Conoce de las sustancias estimulantes y las salsas
Tips de Cocina

Conoce de las sustancias estimulantes y las salsas

Por Kiwilimón - Julio 2011
  Los estimulantes se emplean para excitar el gusto y dar accion á los órganos del apetito, que sin ellos todo seria insípido é insustancial. Obtienen el primer lugar las especias que vienen de Oriente y de América; despues entran las plantas aromáticas indígenas, la sal y cuanto se conserva con ella, los ácidos vegetales y las plantas aperitivas. La pimienta entre las especias es la más común. Hay pimienta blanca y negra, aunque todo sea producto de un mismo árbol; constituye su diferencia la preparacion, porque la blanca no es otra cosa que la negra sin corteza, y no obstante ésta es menos acre y picante, siendo conocida en el comercio con el nombre de pimienta de Holanda y de Inglaterra, reducida á polvo más ó menos sutil , y la venden con el nombre de pimienta fina. Por pimienta molida o negra se extiende la especia preparada con su polvo solamente majada, y ésta se usa para comer las ostras, sopas y ensalada. El clavo de especia despues de la pimienta es lo que más se usa. Se meten en una cebolla quemada para dar color y gusto al caldo : se usa de ellos en muchas salsas y guisados, y en todos los intermedios preparados con legumbres, pues su perfume es bastante agradable y de un gusto casi general; pero es necesario sacarlos antes de servir, pues su olor es lo que agrada. La nuez moscada tambien es parte de las especias que deben hallarse en las cocinas. Se eligen de ellas las más sanas, que se raspan en los guisados á medida que se necesita. Está bien á todas las salsas, y con particularidad á las coliflores y huevos. La flor de moscada, que no es otra cosa que su segunda corteza, se emplea pocas veces en las salsas y guisados; por lo regular se la destina á los intermedios de dulces, á los que da un gusto tan fino y agradable como lo haría la misma nuez. La canela no se emplea tanto en la cocina como en las confituras y licores; pero puede tener algun uso en ciertas circunstancias. La de Ceylan es la mejor y la única que se debe emplear. El jenjibre, raíz de una planta originaria de las Indias y de las Antillas, que nos la trasmite el comercio seca, es acre, aromática, ardiente, y de un. olor bastante agradable, aunque fuerte. Tal es, poco más ó menos, el número de las especias que se usan en la cocina reducidas á polvo muy fino, del que se echa la dosis conveniente, que se varia segun el empleo que quiere hacerse de ellas; siendo éstas las cuatro especias que conviene usar para los guisados, á fin de que no salgan demasiado insípidos o sobradamente aromáticos. Síguense despues los estimulantes que crecen naturalmente en nuestros países, ya sean arbustos, plantas, granos o raices de huertas, pues en otro tiempo sustituian entre nosotros á todas las especias de que nos provee la América. El primero de todos es el laurel; sus hojas aromáticas sirven muy á menudo para perfumar diferentes guisados; pero es necesario usarle con mucha sobriedad. Se conoce otro laurel, llamado de cereza, del cual no se usa sino para dar á la leche el gusto y olor de las almendras; pero como debe esta propiedad al ácido prúsico, veneno el más violento, debe usarse en muy pequeña dósis, y lo más una o dos hojas, siendo lo bastante para poco menos de media azumbre.
  • El tomillo entra tambien entre los adherentes. Su olor fuerte y demasiado aromático impide que se use en grandes dósis.
  • La mejorana, planta muy aromática, tiene un olor tan tuerte como el tomillo, y da los mismos resultados.
  • La ajedrea, cuyo uso no es tan común como el del tomillo, tiene poco más ó menos sus propiedades.
La ajedrea y mejorana se usan frescas; el laurel y tomillo se conservan durante mucho tiempo, pues áun secos no pierden su sustancia aromática. Deben contarse entre estas diversas sustancias aromáticas el estragón, perejil, hierbabuena, cebolleta, perifollo, apio, cebolla y ajo; pero aunque no se les considera como particularmente llenos de un aroma capaz de estimular las órganos de la digestión, no obstante esto son inexcusables entro todas las preparaciones alimenticias, especialmente el perejil, que casi es de primera necesidad, y no hay guisado, por más simple que sea, en que no se emplee. Lo más esencial para todos los que están encargados de las cocinas es no abusar de los estimulantes, que pudieran ser muy nocivos, principalmente á las personas delicadas. Recetas recomendadas con especias:Jitomates horneados al AjilloPimientos Rellenos de Carne y ArrozPollo Tikka Masala      
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
“Dale, dale, no pierdas el tino, porque si lo pierdes, pierdes el camino”. ¿Quién no ha cantado estas notas con la alegría de ser el siguiente en la fila para romper la piñata. Y es que las piñatas son inherentes a las fiestas decembrinas, como lo es el ponche o los villancicos. En México, las fiestas navideñas son el resultado del sincretismo entre las fiestas prehispánicas, cristianas y populares. Y las posadas, que se celebran del 16 al 24 de diciembre, son una culminación de procesiones, cánticos y, por supuesto, piñatas. Como señala el Museo de Arte Popular: “En México, antes de la conquista española se celebraba el advenimiento de Huitzilopochtli en el mes Panquetzaliztli, el cual coincidía con la época en que los europeos festejaban la Navidad. Esto hizo que las posadas o jornadas, fueran una de tantas ceremonias de carácter profano-religioso que utilizaron para sustituir los antiguos ritos de los indígenas, por la fe católica. Durante los primeros años de la Colonia la costumbre era concurrir a los atrios; pero los indígenas ya evangelizados y encariñados con las tradicionales ceremonias, las trasladaron a sus casas. Ya en 1808, las posadas se desarrollaban con entusiasmo desbordante, principalmente en la Ciudad de México, en casi todas las familias y con más o menos lujo, según sus posibilidades.” Las posadas son parte de los festejos decembrinos en México. Durante ocho días las iglesias y los patios de las casas se visten con piñatas de cartón o barro muy coloridas, de siete picos o de los personajes en tendencia. Las piñatas aguardan a aquel que va a romperla con un palo que representa la virtud y nosotros nos emocionamos cuando llega nuestro turno para romperla o bien para lanzarnos a la rebatinga para elegir las mejores frutas o dulces con lo que haya estado rellena. ¿Qué significa hacer una piñata?Julio Pérez es la tercera generación de piñateros mexicanos. Su abuelo y su padre le enseñaron el oficio, mismo que él ha conservado durante toda su vida y ha transmitido a sus hijos y nietos. Para él, el secreto de una piñata es que esté hecha con el corazón: “No tengo palabras para describir lo que representa para mí el hacer piñatas, porque cada que haces una, pones un pedacito de tu corazón. Todo lo que aprendiste con el paso de los años lo vas poniendo en cada hojita que vas poniendo o en la combinación que decides utilizar en cada creación”. Julio vende cada año sus piñatas en el Mercado de Jamaica, sobre Avenida Morelos. En su casa, cortan el papel cada vez que se acerca la temporada y las arma junto con su familia ya en el mercado. Cuando no es temporada decembrina, vende flores y fruta, pero su mayor ilusión es cuando llega la temporada de piñatas porque así puede compartir con todos los que los visitan el oficio que le aprendió a su padre y este, a su vez, a su abuelo. En su puesto, uno de los más coloridos de Avenida Morelos, podrás encontrar piñatas de hasta tres metros. Hay de papel y periódico, de olla y de papel picado, de siete, ocho y hasta nueve picos, así como de burritos y tus personajes favoritos. Todas son una delicia a la vista porque son reflejo del corazón de la familia Pérez, que lleva tres años al servicio de la alegría y las piñatas mexicanas. Una probadita de las mejores piñatas Si te gustan las piñatas, visita hasta el 12 de diciembre el patio del Museo de Arte Popular, en Revillagigedo 11, en el Centro Histórico. Aquí podrás ver las piñatas ganadoras de la 15a edición del Concurso de Piñatas Mexicanas del MAP, en el que participaron 230 piñatas de artesanos, colectivos y público en general de todo el país. O bien, atrévete a prepararlas en platillos festivos que serán la alegría de todos en la mesa, como en una rica gelatina de piñata o un pastel de piñata. ¡Disfruta tus posadas con un ponche calientito y no pierdas el tino!
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
Durante la época de frío, es esencial cuidar tu piel, pues esta puede resecarse debido a las bajas temperaturas. Además de lavarlas con agua y jabón, usar protector solar aplicar crema, también es importante que consumas frutas, verduras y otros alimentos que la mantengan hidratada y eviten otros daños. Si quieres cuidar e hidratar tu piel de manera natural y a través de lo que comes, aquí te decimos cuáles son los alimentos que debes consumir. Por otro lado, recuerda que la piel seca no solo es un problema estético, pues puede enfatizar la falta de ciertas vitaminas en tu dieta:SelenioVitamina AVitamina C Vitamina DVitamina EZincTambién puedes leer: Crema humectante de chocolate paso a pasoAlimentos para hidratar tu pielCuidar tu piel es muy fácil y económico, pues no necesitas comprar cremas caras. Al contrario, lo mejor es adoptar una dieta sana y ricas en frutas, verduras, semillas, nueces y proteína. Si tu piel es seca, esto puede empeorar aún más durante el otoño y el invierno, por eso te aconsejamos incluir todos estos alimentos en tu dieta, notarás la diferencia de inmediato. Aquí te aconsejamos cómo hidratar tu piel a través de tu dieta, te sorprenderás.PepinoEl pepino no solo es un alimento ideal para preparar todo tipo de ricas botanas, también tiene muchos beneficios para nuestra piel. Gracias a que contiene más de 95% de agua, es una excelente opción para mantener nuestra piel hidratada.Chocolate oscuroSi te gusta el chocolate, tenemos grandes noticias para ti. Gracias a que la cocoa es rica en antioxidantes, este alimento te ayudará mantener tu piel hidratada y a fortalecerla. Por otro lado, un estudio científico reveló que las personas que comían alrededor de 20 gramos de chocolate oscuro al día resistían dos veces más la radiación UV que las personas que consumían este tipo de chocolate. Así que ya lo sabes, si quieres tener una piel hidratada y mucho más resistente, prepárate un chocolate caliente o come chocolate oscuro, pero recuerda, este debe contener al menos 70% de cacao y no contener azúcar.Alimentos ricos en vitamina B3Esta vitamina, también conocida como niacina, ayuda a retener la hidratación en la piel por más tiempo, así como a mejorar la textura de tu piel y a tratar las manchas y la hiperpigmentación. Si quieres aprovechar todos estos beneficios, debes consumir alimentos ricos en niacina:PolloChampiñonesAtúnChícharosAguacateEl aguacate es un ingrediente esencial en la cocina mexicana, pues con él podemos preparar el delicioso guacamole y otras salsas. Sin embargo, el aguacate no solo es delicioso, también es un alimento rico en omega-3, complejo B, vitamina C, vitamina E y minerales, por lo que se convierte en una excelente opción para nutrir tu piel, mantenerla hidratada y fortalecerla. Ahora que ya sabes todos los beneficios que el aguacate tiene para ti, procura añadir un poco a todos tus platillos, serán aún más deliciosos y nutritivos.PepitasAdemás de ser un snack muy accesible y delicioso, las pepitas de calabaza son tu mejor opción si quieres mantener tu piel hidratada de manera fácil y sencilla, ya que es una semilla rica en vitamina A, un nutriente asociado con la hidratación de la piel y con la prevención de la aparición de los signos de la edad. También puedes leer: Cómo hacer polvo de arroz para que la cara no se vea brillosaFrutas con un alto porcentaje de aguaComer frutas que contienen una cantidad importante de agua es buena idea si quieres tener una piel bien hidratada, ya que además contiene vitaminas, minerales y nutrientes. Las frutas ideales para ti son las frambuesas, moras azules, zarzamoras, fresas y kiwis.NuecesLas nueces no solo son ideales para mejorar tu memoria y combatir los niveles altos de colesterol, también son excelentes para cuidar tu piel y mantenerla hidratada. Debido a que son ricas en omega-3, antioxidantes, minerales y vitaminas A, B y E, las nueces serán tu mejor aliado para el cuidado de la piel.HuevoSi te gustan los huevos para el desayuno o el almuerzo, aquí tenemos otra gran razón para consumirlos de manera regular. Los huevos contienen una buena cantidad de proteína y luteína, los cuales mantendrán tu piel bien hidratada.Cítricos ¡En kiwilimón te damos otra excusa para preparar una rica limonada! Como ya sabes, todos los cítricos son ricos en vitamina C, un nutriente que promueve la producción de colágeno, una sustancia que hidrata la piel y previene la aparición de arrugas. Ya lo sabes, para tener una piel radiante, incluye más toronja, naranja, limón y mandarina en tu dieta.Aceite de oliva extra virgenSi estás buscando los mejores alimentos para cuidar de tu piel, el aceite de oliva extra virgen te sorprenderá con todos los beneficios que tiene para ti. Gracias a que es rico en vitamina E y grasas buenas, este tipo de aceite hidratará tu piel de manera natural.CamoteEl camote no solo es un ingrediente ideal para preparar dulces y ensaladas, también es uno de los alimentos más saludables que existen, pues es rico en vitamina A y C. Estos nutrientes mantendrán tu piel hidratada durante la época de frío.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD