Consejos de cocina de la semana

Por Kiwilimón - Julio 2011
  Aquí te dejamos algunos de los consejos de cocina más recomendados de esta semana: Pescado a la plancha. Para evitar que el pescado a la plancha se queme antes que se cueza o simplemente no tienes una plancha, tienes dos soluciones:
  1. Si tienes plancha, marca el pescado por un lado y por el otro y colócalo en una bandeja y al horno. Te queda blanco y bien hecho por dentro.
  2. Colócalo en una bandeja, en crudo, y mételo en el horno bien caliente, cuando esté dorado por encima voltéalo y una vez dorado baja la temperatura del horno hasta que esté hecho.
Ablandando la carne. Si tu carne de res no se ablanda pónle hielo cuando este hirviendo. Esto ayuda a que quede bien blandita. Adereza tus ensaladas. Adereza las ensaladas de vegetales crudos en el momento de servirlas. De esta manera el ácido del vinagre o el limón no las marchitará. Ahorro de aceite. Si cocinas para ti sola (o para dos), compra un sartén chino (tiene forma de sombrero vietnamita invertido). Ahorrarás mucho aceite, y cocinarás más rápido. Las mejores alcachofas. Para que las alcachofas que preparas no se ennegrezcan, luego de cortarlas y prepararlas, frótalas con limón o ponlas en un recipiente con agua acidulada con zumo de limón Aromatizando los caldos y sopas. Los caldos y sopas pueden aromatizarse agregándoles, durante la cocción, hierbas aromáticas o condimentos (clavo de olor, pimienta en grano, entre otros). Arroz bien blanco. Para que el arroz quede bien blanco, se le añade al agua de cocción unas gotas de jugo de limón. O también puedes añadir al agua de cocción unas cuantas gotas de vinagre. Arroz esponjadito. Para que el arroz te salga muy esponjadito y no batido lavalo tres veces, y cada vez que lo laves frótalo con tus manos como si lo tallaras; notarás que a la tercera vez que lo laves el agua ya estará transparente, eso quiere decir que lo desalmidonaste y estará listo. También lo que puedes hacer es que por cada taza de arroz usa 2 de agua déjalo hervir y al momento de que hierva le bajas la flama y lo tapas. Sólo espera a que se evapore el agua restante. Si quieres que no se pegue el arroz. Se recomienda agregar una cucharada de jugo de limón al agua con que se hervirá el arroz, para evitar que éste se pegue a la olla. Recetas de cocina recomendadas por Kiwilimon:Arroz Chino con VerdurasArroz para SushiRes a la Parmesana
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cuántas veces has llegado a tu taquería de confianza y piensas ¿cómo se armará un buen trompo al pastor?, ¿cuál es la clave para que la tortilla no se rompa? o ¿cuál será el secreto del “güero” para preparar la salsa que te hace sudar más que un día caluroso?Si te has hecho estas preguntas más de una vez, nosotros nos dimos a la tarea de buscar las respuestas en #Metate, el Festival de Tacos al que todo mexicano debió asistir un domingo en familia. Y claro, comprometidos con nuestra labor, encontramos los mejores talleres para ayudarte a ser el mejor taquero de tu familia. Esto es lo que aprendimos en Taller Mundet, una serie de 4 talleres que nos dejaron valiosos aprendizajes: Cómo hacer un buen trompo al pastor (Artesano del Pastor) La clave es, sin dudarlo, crear cuadros perfectos, que queden acomodados y muy compactos. Debes colocarlos en forma de torre y cuando termines, darle forma al trompo con un cuchillo bien afilado. Un gran tip es cortar dos cebollas de los extremos, para que queden parejas y sean un buen soporte. ¿Sabías que necesitas aproximadamente 5 kg de carne para preparar 100 tacos? Además, para que esté bien servido debes calcular entre 40 o 60 gramos por porción. El arte de la mejor tortilla (La Tortillería) Este taller no sólo fue sencillo, sino muy preciso, ya que, aunque no lo crean, cualquier movimiento errado puede arruinar una tortilla. Los cálculos básicos indican que para hacer 18 tortillas caseras necesitarías 2 tazas de harina, 300 mililitros de agua, dos pizcas de sal y amasar hasta lograr una masita homogénea. Claro, no olvides que la maquinita clásica para hacer tortillas con su respectiva bolsita de plástico es fundamental. El secreto de las salsas (Salsa con esfuerzo) Una buena salsa martajada necesita orden, ¿la razón? Porque agregar en desorden los ingredientes, le dejaría acidez innecesaria y consistencia equivocada. Así que procura revisar los siguientes pasos: asar todos los ingredientes, comenzando por el ajo y terminando por el cilantro. Martajar todo en un molcajete previamente curado con arroz y claro, añadir suficiente sal. Un gran tip para esto es, sin duda, que ases los tomates a la perfección, ya que esto elimina acidez. ¿Sabías que para medio litro de salsa necesitas 2 jitomates, 2 tomates, 1 chile serrano, 1 chile cuaresmeño, una mitad de cebolla y una rama de cilantro?Todo sobre la cocción de la carne (Asado Perfecto) Si cada que escuchas “se va a armar la carnita asada” piensas en que se te puede quemar, en este taller aprendimos que, sin lugar a duda, con fuego no se juega. Y es que lo más importante es seguir las instrucciones que te daremos a continuación y así nada podrá salir mal: asegúrate de mantener el fuego en buen nivel en un asador con tapa. Coloca los vegetales en las orillas de la parrilla para que su cocción sea lenta. Usa carne de res o cerdo, que deberás poner en el punto más caliente de tu parrilla. Si cocinarás carne adobada, mantén vigilado el fuego, ya que es más fácil que se queme por el adobo con el que está marinada. ¿Dónde aprendimos todos estos secretos? En METATE, el primer Festival de tacos de la CDMX, organizado por Coca-Cola y Mundet y en el que reunieron a 50 de las mejores taquerías del país. Este Festival no sólo fue original y para toda la familia, sino que las secciones de tacos estuvieron divididas en minibarrios con nombres especiales: La avenida principal, El barrio Costeño, Tianguis, El barrio Norteño, El barrio Nocturno, Callejón del Pastor y Mercado.Con suerte, el próximo año se repite y si te lo perdiste, tendrás la oportunidad de vivir todo lo que más te apasiona de una de las comidas favoritas de los mexicanos: los tacos.
La cena de Navidad es toda una experiencia de sabores y olores, los cuales impregnarán tu casa con risas y alegría. El toque mágico y dulce de esta velada sin duda se encuentra al final de la cena y no nos referimos al intercambio, sino al bendito postre, que al igual que los platillos de las fechas, sólemos comer sólo en diciembre.Luego de comer las delicias que se acostumbran en la velada navideña como el pavo, romeritos, bacalao, ensaladas y guarniciones, aunque seguramente no nos quedará un hueco, siempre podemos hacer espacio para una rebanada de pastel, pay o gelatina para poner el toque final de la cena y seguir con el ambiente que se vive dentro de nuestros hogares.Pero entre los postres postres más tradicionales para estas celebraciones, los buñuelos de piloncillo no pueden faltar, acompañados de un buen ponche o atole. Estos buñuelos se preparan con huevo, azúcar, aceite, harina blanca, sal, canela. Ya que la masa está lista, se deberán freír con aceite. Una vez que salgan del caso se espolvorean con azúcar y canela y se bañan con miel de piloncillo.Por otra parte, aunque no es precisamente navideño, el pastel es uno de los postres más comunes y puede ser de diferentes sabores. El que más se acostumbra a comer en Navidad es el tronco navideño, un bizcocho con relleno cremoso y una deliciosa cubierta de chocolate, el cual se decora con cerezas rojas.Para los que prefieran algo más sencillo, la gelatina mosaico (mezcla de fresa, limón, mango) bañanada con una mezcla de leche y leche condensada, con cerezas es infalible. Un postre sencillo, cumplidor y muy rendidor. Esta versión de Gelatina Mosaico de Ponche de Frutas funcionará bien en tu mesa navideña.Si hablamos de postres sencillos, unas fresas con crema se pueden preparar en menos de cinco minutos; sólo necesitas un kilo de fresas, dos tazas de crema, una lata de leche condensada y una cucharada de vainilla. Además de fresas, puedes preparar este platillo dulce con cualquier otra fruta, como uvas o duraznos.Intenta con estas Fresas Navideñas como postre para tu reunión o cena.Un toque lindo y un dulce detalle suelen ser las galletas de mantequilla, las cuales puedes decorar con betún de colores navideños (verde, rojo y dorado) o con alguna figura representativa de la época como Santa Claus, renos, arbolitos, bastoncillos...Lo más importante de una cena es con quién la compartes, aunque también lo es el postre, así que esperamos que estas ideas te hayan inspirado y que puedas hacer tus propias y dulces creaciones.
La comida es uno de los negocios más redituables en el mundo, pues no sólo todos los seres humanos necesitamos alimentarnos para mantenernos con vida, sino que probablemente sea una de las cosas en las que más gastamos.Así que poner un negocio de comida no es una idea loca y si lo estabas considerando, pero no sabes ni por dónde empezar, estas son algunas de las cosas básicas que debes saber antes de empezar y tomar en cuenta, como inversión, lugar, tipo de comida.ConceptoEn nuestro país existe una enorme variedad de negocios de comida enfocados a diferentes sectores socioeconómicos, por lo que debes saber a qué tipo de público enfocarás tu negocio.Si te gusta la comida mexicana, no tienes que limitarte a un solo platillo, para que de esa forma los clientes tengan una gran variedad para escoger su alimento, al igual que en las bebidas.La importancia de definir un concepto es con el fin determinar tu inversión, aunque esta no es exacta, ya que los insumos varían en sus costos, por ejemplo, en negocios con comidas extranjeras la materia prima suelen ser de exportación.CostosUna vez que tengas establecido el tipo de negocio que tendrás, debes establecer los costos, los cuales se dividen en fijos y variados.Los costos fijos serán los gastos que realizarás y los cuales no cambiarán, por un tiempo, tales como la renta del local o sueldo de los empleados. Así sabrás cuánto dinero corresponde a esos gastos y cuánto te corresponde a ti.Los gastos variables son aquellos que dependen de las ganancias o pérdidas de tu negocio. Por ejemplo, si vendes tacos, el costo del kilo de bistec es de 160 pesos aproximadamente, mientras que el de tortilla es de 13 pesos y contiene alrededor de 35 pieza, por lo que más o menos saldrían 20 tacos en los que utilizarías entre 50 y 80 gramos de carne y dos tortillas, dependiendo del gusto del comensal.A estos gastos debes agregar platos, servilletas, además de los ingredientes para salsas, guacamole u otros ingredientes como papas, frijoles o nopales para complementar el plato fuerte, por lo que busca comprar los insumos al por mayor.PublicidadLo primero que debes hacer es darte a conocer, por lo que podrías reducir los costos o realizar promociones, todo aquello que te ayude a publicitar tu negocio. Una vez que seas sólido, podrás aumentar los costos.Recuerda que la comida es un negocio redituable pero muy competitivo, así que tienes que tener una buena planeación y, sobre todo, un gran sabor acompañado de calidad y buenos precios.
¿Alguna vez te has puesto a pensar por qué comemos? ¿Cómo es el mecanismo de nuestro cuerpo que nos avisa cuando necesita comer? ¿Conoces la diferencia entre hambre y apetito? Para saber por qué comemos, es importante que tengas claro qué son el hambre y el apetito, dos conceptos diferentes y que muchas veces no sabemos diferenciar, incluso pensamos que son sinónimo y no lo son.El hambre es el instinto de supervivencia que impulsa a alimentarnos cuando el organismo lo requiere. El apetito es la sensación de comer, influenciada por aspectos psicológicos de la persona como el deseo de comer por placer, felicidad, aburrimiento, tristeza, ansiedad.Como todo en nuestro organismo, el apetito va cambiando conforme vamos creciendo y es preciso conocer sus etapas, para así aprender a comer mejor. Primer decenio, de los 0 a los 10 añosEn esta etapa es cuando se experimenta un mayor y rápido crecimiento. Es cuando los niños pueden adquirir los hábitos que, posiblemente, los acompañen toda su vida, es por eso que es muy importante que los pequeños aprendan a distinguir la comida que verdaderamente los nutre, pues lo que aprendan durante los primeros años de su vida determinará qué tan saludable será de adulto. Segundo decenio, de los 10 a los 20 añosYa en la adolescencia, con los cambios fisiológicos viene un aumento de apetito. Durante esta etapa, la relación con la comida suele ser más vulnerable, pues es cuando llega la pubertad, los jóvenes suelen estar más influenciados y son propensos a caer con comida que pueda provocar desnutrición u obesidad. Durante esta edad del apetito, las mujeres son más propensas a padecer deficiencias nutricionales por su biología reproductiva. Tercer decenio, de los 20 a los 30 añosEn la edad adulta joven, se producen cambios importantes que pueden causar un aumento de peso, por ejemplo, la vida universitaria, vivir en pareja o tener hijos; es cuando nos relajamos y no somos tan estrictos en la alimentación. También es la edad en la que podemos caer en excesos. Cuarto decenio, de los 30 a los 40 añosLa vida laboral en la edad adulta trae consigo los efectos del estrés, que según se ha demostrado, ocasiona cambios en el apetito y los hábitos alimentarios en 80% de la población. Esos efectos pueden consistir tanto en despertar un apetito voraz, como en ocasionar una pérdida de este. Quinto decenio, de los 40 a los 50 añosLa Organización Mundial de la Salud destaca que el tabaquismo, la dieta poco saludable, la falta de actividad física y el problema de la bebida son los factores del estilo de vida que más repercuten en la salud y la mortalidad. Es en estos años cuando los adultos deben cambiar su comportamiento en función de las necesidades de salud, pero con frecuencia los síntomas de la enfermedad son invisibles.Sexto decenio, de los 50 a los 60 añosEn este periodo comienza la pérdida progresiva de masa muscular y continúa de manera constante a medida que avanzamos en edad. Este fenómeno se denomina sarcopenia.Mantener una dieta saludable y variada, y practicar actividad física es fundamental para reducir los efectos del envejecimiento.Séptimo decenio, de los 60 a los 70 años y másLa vejez conlleva la falta de apetito y de hambre, lo que da lugar a una pérdida de peso involuntaria y una mayor fragilidad. La disminución del apetito también puede ser consecuencia de una afección concreta, como, por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer.La alimentación es una experiencia social, por lo que factores como la pobreza, la pérdida de la pareja o un familiar, y el hecho de comer sin compañía, afectan la sensación de placer que se obtiene al comer.Otros efectos de la vejez, como las dificultades para tragar, los problemas dentales y la pérdida de gusto y olfato también interfieren en el deseo de comer y en los beneficios que obtenemos de esa práctica.Se dice que lo que no se conoce, no se puede mejorar, así que una vez que conoces las etapas del apetito y cómo van cambiando las situaciones y requerimientos de cada edad, puedes saber cómo llevar una vida más saludable y comer mejor.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD