El uso del microondas en la cocina
Tips de Cocina

El uso del microondas en la cocina

Por Kiwilimón - Agosto 2011
  Si eres de las personas que hacen uso del microondas para cocinar, te dejamos algunos tips para que le saques todas las ventajas que te ofrece este aliado de la cocina.
  • - La energía de los microondas se distribuye de forma desigual (calienta de fuera hacia dentro). Es por ello que los alimentos se suelen calentar más por unas zonas que por otras. Así, es aconsejable colocar las porciones más densas en las partes exteriores del recipiente.
  • - Es muy importante utilizar materiales adecuados para el microondas, que dejen pasar las ondas hasta llegar a los alimentos. Son apropiados los recipientes de vidrio, de porcelana, de loza, de cerámica y de plástico (siempre que indiquen explícitamente su compatibilidad).
  • - No se deben usar plásticos no preparados pues se ha demostrado que éstos, al calentarse, pueden desprender parte de sus componentes y resultar tóxicos. Tampoco se deben usar recipientes con decoración metálica, pues reflejan las ondas y podrían dañar el microondas.
  • - Es fundamental respetar los tiempos de cocción, así como los tiempos de reposo de los alimentos. (En caso de duda, calcular la cuarta parte del tiempo que emplearía por el procedimiento tradicional. Es mejor quedarse corto, ya que los alimentos se siguen cocinando un rato más aunque ya estén fuera del micro).
  • - Es conveniente elegir piezas del mismo tamaño para que se hagan al mismo tiempo.
  • - Para la cocción de las verduras son mejores los recipientes anchos y bajos para favorecer la rapidez y la evaporación: de esta forma las verduras mantienen su color y sabor natural.
  • - Para que las carnes queden tiernas se han de cocer tapadas y sazonarlas en el último momento.
  • - Puedes utilizar el micro para ablandar rápidamente chocolate, mantequilla, miel, un helado demasiado frío, entre otros.
Recetas de cocina recomendadas:Tartaleta de PeraEntomatadas de PolloPollo con Nueces de la IndiaEnchiladas Suizas Sencillas

     
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cada vez es más común que las mujeres busquen remedios o ingredientes naturales para cuidar su piel, pues se ha descubierto que muchos tratamientos para la piel contienen sustancias dañinas, por lo que las plantas que nos da la madre naturaleza se convierten en la mejor opción para cuidar tu salud y belleza. Hoy en día, el agua de rosas se ha convertido en una de las mejores opciones para cuidar tu piel de manera fácil, rápida y sin gastar mucho. Recuerda que puedes encontrar agua de rosas para el rostro en cualquier farmacia. En Kiwilimón te contamos sobre los increíbles beneficios del agua de rosas y por qué es el aliado perfecto para tu rutina de belleza. ¿Qué es el agua de rosas?El agua de rosas se produce mediante un proceso de destilación de los pétalos de la flor a través de vapor. El resultado final será un producto con un aroma delicioso, con muchos beneficios para la piel y que además es una buena alternativa a los perfumes convencionales. Según los expertos, el agua de rosas comenzó a producirse hace cientos de años, en la región que ahora conocemos como Irán. Aunque en esta ocasión estamos hablando de los beneficios que tiene en la piel, este ingrediente también se utiliza en la preparación de alimentos y bebidas.¿Para qué sirve el agua de rosas?Los beneficios del agua de rosas son muchos, pues ayuda a combatir problemas en la piel, alivia la garganta irritada, previene y cura infecciones y combate el dolor de cabeza. En esta ocasión te contaremos más sobre los beneficios que este aromático líquido tiene en la piel y el rostro. Agua de rosas para una piel radianteGracias a que el agua de rosas contiene un gran número de antioxidantes, esto la convierte en un gran aliado para el cuidado de la piel, pues ayuda a proteger las células contra muchos factores que la dañan. No más irritaciónDebido a sus propiedades antiinflamatorias, el agua de rosas nos ayuda a calmar la irritación en la piel, la cual puede ser causa por enfermedades como la dermatitis o la rosácea. Por otro lado, también podría ser de mucha ayuda para prevenir la aparición del acné. Dile no a las arrugasSegún los expertos, este refrescante líquido tiene propiedades antienvejecimiento y también ayuda a reducir la aparición de arrugas y líneas de expresión. CicatrizaciónOtra de las grandes propiedades del agua de rosas es que es un antiséptico y antibacterial natural, por lo tanto, ayuda a que el proceso de cicatrización sea más rápido y además mantiene limpia la herida. Puedes usar agua de rosas en cortadas, cicatrices y quemaduras. ¿Cómo usar el agua de rosas?La mejor opción es comprar una botella de esta agua en tu farmacia más cercana, colocarla dentro de un atomizador y rociar tu piel. También puedes aplicar el agua de rosas es un pedazo de algodón y luego aplicarlo en el rostro. Así que ya lo sabes, el agua de rosas no solo sirve para la cara, también tiene muchos beneficios para la salud.
La verdolaga, también conocida como portulaca oleracea L., es una planta comestible que suele añadirse a distintos guisos típicos de la gastronomía mexicana, pues le da un toque especial a cualquier receta. Además de ser muy ricas, las verdolagas también son muy nutritivas, aquí te contamos todo sobre los beneficios que aporta para la salud. De acuerdo con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, las verdolagas tienen un gran número de beneficios, por lo que es importante que la incluyas en tu dieta. ¿Cuáles son los beneficios de las verdolagas? Esta planta comestible es una importante fuente de vitaminas A, B y C, aunque cabe resaltar que también es rica en minerales como hierro, potasio, magnesio y calcio. Por si fuera poco, además cuenta con 92% de agua y tiene muy pocas calorías, lo que hace a las verdolagas un ingrediente perfecto para sopas, ensaladas y guisados. Vitaminas presentes en las verdolagasVitamina A: Es esencial para la formación y el buen funcionamiento de los dientes, tejidos óseos y blandos, así como para las membranas mucosas y la piel. Vitamina B: Es indispensable para el buen crecimiento y desarrollo del cuerpo humano y también ayuda en la producción de glóbulos rojos. Vitamina C: Es un importante antioxidante, el cual es benéfico para los dientes y las encías. Además, esta vitamina ayuda a absorber el hierro y a la cicatrización de heridas. Minerales presentes en las verdolagasHierro: Ayuda en la producción de hemoglobina y mioglobina, las cuales ayudan a transportar y almacenar oxígeno en el cuerpo. Potasio: Este mineral ayuda a que los nutrientes lleguen a las células, al correcto funcionamiento de los nervios, la contracción de los músculos y a mantener el ritmo cardiaco estable. Magnesio: Es esencial para el buen funcionamiento de los músculos y nervios, ayuda a mantener al sistema inmune saludable, a que nuestros huesos estén fuertes y a ajustar los niveles de glucosa en la sangre. Calcio: Este mineral es muy importante para la salud, ya que ayuda a mantener los huesos y dientes sanos y fuertes. ¿Las verdolagas son ricas en omegas?Por otro lado, los expertos aún se encuentran explorando las muchas propiedades de esta planta, pues todo parece indicar que también es rica en omegas. Por su parte, la Conabio indica que las verdolagas tienen el contenido más alto en antioxidantes y ácidos grasos omega 3 de todas las verduras verdes, por lo tanto, es una excelente idea aumentar su consumo. Usos medicinales de la verdolagaDe acuerdo con los expertos, las verdolagas también se pueden usar para tratar infecciones intestinales, estreñimiento y contra los parásitos intestinales. La Universidad de Texas en el Paso señala que la verdolaga se usa para tratar la deficiencia de vitamina C y para tratar enfermedades de los pulmones, riñones e hígado. En el caso de las semillas de verdolaga, la universidad ha informado que estas pueden disminuir los niveles de glucosa en la sangre y que además han mostrado citotoxicidad contra cierto tipo de células cancerosas. Datos curiosos sobre las verdolagas*La gente se colgaba ramas de verdolaga como un amuleto para ahuyentar a los espíritus malos en el Imperio Romano. *Se dice que los médicos persas llevaron las verdolagas a Occidente durante la época del Renacimiento. *Aunque en México y algunos países ubicados en el Mediterráneo se le considera como una planta comestible rica en vitaminas y minerales, en Estados Unidos se considera como maleza. *Los estados que producen verdolaga son el Estado de México, Morelos, Ciudad de México y Baja California.
La caspa es un problema que afecta a millones de personas a nivel mundial, pues no solo es molesto, también puede afectar la autoestima de aquellos que la padecen. Sin embargo, es importante no sentirse avergonzado por ser víctima de la temible caspa, pues existen muchas formas de deshacerse de ella. En Kiwilimón te recomendamos 5 remedios caseros para acabar con este problema. ¿Qué es la caspa?Según los expertos, la caspa es un problema que se presenta en el cuero cabelludo y que causa que este produzco escamas, aunque cabe mencionar que no es un padecimiento grave y no es contagioso. Los principales síntomas de la caspa son las escamas y la picazón en el cuero cabelludo. De acuerdo con los expertos, este padecimiento puede ser un síntoma de dermatitis seborreica. Actualmente existen un sinfín de productos que prometen eliminar la caspa, sin embargo, también existen una serie de remedios caseros que te pueden ayudar a resolver este molesto problema. Remedios caseros contra la caspaEstos son los cinco remedios caseros para deshacerse de la caspa que más te recomendamos.BicarbonatoEl bicarbonato de sodio es un ingrediente que todos tenemos en casa, por lo que es muy fácil de incorporar a tu rutina de baño y ponerle fin a la caspa. De acuerdo con los expertos, se cree que el carbonato sirve como exfoliante y retira las células muertas, lo que reduce la aparición de escamas y la picazón. Por otro lado, todo indica que también tiene propiedades antifúngicas, lo que hace de este ingrediente en un tratamiento ideal para combatir todos los tipos de caspa. Lo único que debes hacer es aplicar el bicarbonato sobre el cuero cabelludo cuando estés dentro de la regadera y masajear por varios minutos, luego aplica champú y enjuaga.Aceite de árbol de téEste aceite es conocido como "tea tree" en inglés y aporta muchos beneficios a la salud, pues se usa para tratar la caspa, el pie de atleta, los piojos, el acné y además es antibacteriano. En el caso específico de la caspa, se ha demostrado que aplicarlo durante cuatro semanas es una forma eficaz de tratar este padecimiento. Por si fuera poco, también ayuda a aliviar la picazón. Así que ya lo sabes, busca en champú que contenga aceite de árbol de té y termina con la molesta caspa para siempre.Vinagre de manzanaAunque se le atribuyen una serie de beneficios al vinagre de manzana, tal como ayudar a perder peso, este producto también se recomienda como remedio casero para terminar con la caspa, pues se dice que la acidez del vinagre estimula la descamación de las células muertas del cuero cabelludo. Por otro lado, el vinagre de manzana balancea el pH, lo que reduce la aparición de hongos y, por ende, previene la aparición de la caspa. Agrega unas cucharadas de vinagre a tu champú y notarás la diferencia. Aloe VeraOtra de los remedios naturales más eficaces para combatir la caspa es aplicar aloe vera. Aunque usualmente se usa para tratar quemaduras o como hidratante facial, el aloe también sirve para combatir la caspa, pues los expertos señalan que cuenta con propiedades antibacterianas y antifúngicas. Aunque los científicos aún se encuentran investigando los beneficios del aloe vera, puedes incorporar esta sustancia a tu rutina de baño como un remedio casero para eliminar este molesto padecimiento. AspirinaAunque parezca difícil de creer, las aspirinas son de mucha ayuda en la guerra contra la caspa, ya que uno de sus principales compuestos, ácido salicílico, también se encuentra en la mayoría de los champús anticaspa. Según los expertos, está sustancia ayuda a eliminar las escamas presentes en el cuero cabelludo, por lo que es una excelente opción. Tritura dos aspirinas y agrega el polvo a tu champú, seguro te desharás de la caspa en unas cuantas semanas.
Ramen: la menos delicada y la más aguda de las sopas. Grasosa, salada, cremosita, profunda, explosiva, llena de umami y de calorías, el ramen es una sopa curativa, pero hardcore. Es ideal para esos deliciosos momentos en los que nada nos importa y simplemente nos damos el gusto. Comerlo es fácil: tomar los fideos con los palillos, acercarlos con la cuchara y aspirarlos; luego sorber el caldo hirviente, morderle al puerco, romper el huevito y dejar que la yema suavice todo. Detenerse unos segundos para apreciar las capas de sabor y texturas que forman ese gestalt precioso (como dicen en Tampopo). Hay sabor a océano, a pollo, a puerco, a vegetales, a tierra, a umami, quizá a algo fermentado y vivo. Sorber, aspirar, beber, masticar, todo rapidito antes de que se enfríe. Por último, tomar el tazón con ambas manos y no soltarlo hasta que la última gotita haya entrado al cuerpo. En pocos minutos la panza, la boca, la garganta y hasta el alma —si es que existe— quedan calientes y satisfechas. Los labios pegajosos por la grasa y el colágeno del caldo cárnico, la barbilla mojada por las gotas derramadas, la panza inflada y la mente relajada. Igual y hasta cabe un eructito aquí.Si se come, el ramen es cómodo, fácil, accesible y apapachador; pero si se cocina, el ramen es caótico, complejo, inasible y enajenante.Cocinarlo es más difícil de lo que parece: hay que lograr un caldo transparente y puro, unos fideos suaves pero con gran cuerpo, un tare poderoso y sápido. Aguanten, falta comprender primero la estructura básica del ramen: el tare, el caldo, los fideos y los toppings. El tare (o kaeshi) es una reducción salada que se sirve antes del caldo y que determina el sabor del ramen: de soya (shôyu), de sal (shio), de miso (miso) o de puerco (tonkotsu). El caldo es, por lo general, una mezcla de huesos de cerdo, pollo, pescado y vegetales, aunque cada quien tiene su propia receta. En los fideos hay que cuidar el tipo de agua (su mineralidad), las harinas, el amasado, el tiempo de reposo y la cocción al momento. Y con los toppings hay que fijarse en que el cerdo esté en lonchas finas (unos 3 mm), el huevo tierno, los brotes de bambú crujientes y, sobre todo, que cada elemento sume a la umamidad del ramen.La umamidad, o sea: la cualidad de umami, el sabor que está en las comidas más sabrosas del mundo, ha sido explorado y entendido en la cocina japonesa desde hace más de un siglo, pero las personas occidentales apenas podemos describirlo. El umami es esa intensidad profunda que invade desde la garganta y crea una sensación de cubrir la boca, de plenitud, de satisfacción, de saciedad. Es esa deliciosidad que quién sabe de dónde viene. El umami es casi un sabor emocional y es la mera esencia del ramen.El reto es encontrar umami en todas sus capas. El problema es que es un sabor sutil y resbaladizo. Lo fácil es usar glutamato monosódico en polvo, pero lo divertido está en buscar ingredientes que aporten ese sabor de manera natural. Está en los hongos, en los tomates, en la carne y en las algas, por ejemplo. Ivan Orkin, pionero de las ramen shops en Estados Unidos, se hizo famoso en Tokio y en Nueva York por lograr una copulación de sus raíces judías neoyorquinas con la receta tradicional japonesa. Invirtió 20 años en Japón para lograr ese ramen que es suyo. Tiene jitomate rostizado y todo Internet cuenta que es delicioso.Hacer un buen ramen como el de Orkin, con dimensión de sabor y una historia personal, requiere maestría y, por eso, necesita la entera dedicación de quien cocina. Kazuo Yamagishi, quien inventó el ramen en los 50, le dedicó más de la mitad de su vida. Entrenó a cientos de cocineros (sí, la gran mayoría fueron hombres), quienes heredaron sus técnicas, pero construyeron sus propias recetas. Así inició la vocación del ramen. Tampopo (1985) lo explica así: para conseguir el más esplendoroso plato de ramen, quien cocina debe, primero, dominarse y llenarse de vida y de agallas. No es por algún tipo de pensamiento mágico, sino para tener la fuerza emocional para nunca conformarse y enfocarse a una sola misión: perfeccionar su oficio y su platillo. Dedicarse, pues, como Picasso a su genialidad cubista o Mozart a su requiem.Lo hermoso es que el ramen no es categórico, así que hay mucho espacio para la creatividad. Contrario a la naturaleza de la cocina japonesa, el ramen es libre y se estira hasta donde el ingenio humano alcance.En México, donde todavía caben más opciones, tenemos el de curry y berenjena tatemada de Koku, el picante con kimchi y queso americano de Send Ramen, el birriamen de Caldos Ánimo y hasta el mexican ramen de camarón de Gori Gori. Habrá quien dude de que estos dos últimos sean ramen y no caldos mexicanos con fideos, pero ante eso digo que quizá el ramen es como el taco: ya no es un platillo, es una forma de comer. Además, el ramen no es japonés de sangre limpia, así que no podemos exigirle que se estacione en un solo país. Los fideos (la mein) son chinos. Japón construyó su propia narrativa con ellos, así que quienquiera puede hacer lo mismo con el ramen, pues su canon —como todos los cánones— es vulnerable al cambio.El título de este texto promete un secreto y aquí va: para conseguir el ramen perfecto es necesario comprender su estructura y dominar las técnicas, pero es imperativo volcar atención e intención en el proceso y sobre todo, narrarse en él, pues el ramen es personal.Pónganse chingonas y chingones, compren un montón de huesos de puerco (patitas, sobre todo), pollo, vegetales, dashi, mirin, sake, miso, jengibre, ajo, nori y lo que se les antoje del súper japonés y del mercado mexicano. Exploren sin miedo. Si les sirve de inspiración, esta es mi receta (que está lejísimos de ser la perfecta):Tare: shio, una reducción de caldo de hongos (de varios, los que haya, en época de lluvias se pone buena la selección) y un sofrito de cebolla, ajo y jengibre con bastante mantequilla y grasa de puerco. A la hora de servir le pongo tantito dashi.Caldo: de puerco (con huesos, codillo, cabeza y vegetales varios).Fideos: nunca los he hecho, pero compro los frescos de Mikasa.Toppings: muchos hongos sazonados, lonchas delgaditas de pancita de puerco, espinacas frescas, ajonjolí, cebollín y unas gotitas de aceite de ajo y chiles rojos.Maridaje: mezcal o sake mientras se cocina y un vino rosado seco para comer.Para cocinarlo hay que planear y bloquear al menos un día completo de su agenda, así que por ahora, por lo que más quieran, provoquen un momento para dejarlo todo y vayan por un ramen ya.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD