Haciendo salsas dip
Tips de Cocina

Haciendo salsas dip

Por Kiwilimón - Octubre 2011
  El dip es diferente de una salsa común porque con él no se bañan los alimentos, sino que el alimento es untado o bañado con la salsa elegida. El dip es una salsa que tanto puede presentarse fría como caliente dependiendo del tipo de ingredientes con el que se prepara y el acompañamiento, es sólo ser creativo pues las variaciones son muchas. Pueden servirse diferentes tipos de dips en pequeñas cazuelas y colocar a su alrededor los alimentos que se utilizaran para untar. No es complicado preparar un dip, es sólo mezclar distintos ingredientes que combinen en sabor y textura y luego acompañarlo con galletes, papas fritas, tostadas, vegetales, etc. Existe el tipo de dip más suave y también el más picante sin olvidarnos de las combinaciones agridulces. Las bases para este tipo de salsa son viarias pueden utilizarse por ejemplo :
  • - Queso requesón
  • - Nata
  • - Mayonesa
  • - Aceites saborizados
Cualquiera de estos ingredientes lo mezclaremos con alguna sustancia más líquida como jugo de limón, naranja, jugo de tomate, aceite. También puede realizarse una pasta con berenjenas cocida y condimentadas con aceite de oliva, o un dip de aguacate también mezclado con aceite de oliva o nata condimentada con sal y pimienta. Un dip de berenjenas. Puede prepararse de la siguiente manera: Mezclar 500 grs. de pulpa de berenjenas cocidas, con una cucharada de aceite de oliva, una cucharadita de cebolla picada bien fina, 100 grs, de aceitunas verdes picadas, ¼ taza de requesón, sal y pimienta a gusto. Recetas de cocina recomendadas:GuacamoleDip de EspinacaDip de alcachofa con espinacaDip de GarbanzosDip de Yogurt y Pepino
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Cómo limpiar tu horno usando bicarbonato de sodio?
Sabemos que como eres una gran cocinera y repostera, tu horno podría necesitar una limpieza profunda para que quede rechinando de limpio. Lo mejor de todo es que seguramente tienes todos los ingredientes en casa para preparar este fácil y práctico remedio casero para tu horno. ¿Cuál es el mejor ingrediente para limpiar mi horno?Aunque parezca difícil de creer, no necesitas comprar productos llenos de químicos para limpiar tu horno, pues solo necesitas tres ingredientes: bicarbonato de sodio, agua y vinagre. También puedes leer: ¿Qué alimentos no deben guardarse en el refrigerador?Bicarbonato y aguaEn el caso de carbonato, este ingrediente es muy efectivo a la hora de remover la grasa, pues su composición química neutraliza las partículas de grasa, lo que lo hace el ingrediente perfecto para remover restos de comida que ya están secos o muy pegados. Lo mejor de todo es que tu horno lucirá como nuevo en tan solo 15 minutos. Para limpiarlo solo necesitarás los siguientes ingredientes: 3 cucharadas de agua½ taza de bicarbonato de sodioMezcla el agua y el carbonato en un recipiente hasta obtener una mezcla espesa, aplica la pasta en las zonas más sucias y deja reposar por 15 minutos. Una vez que haya pasado este tiempo, usa un trapo mojado para remover la mezcla de bicarbonato. Una vez que hayas removido esta pasta, usa una mezcla de agua y un poco de vinagre para que tu horno quede aún más limpio y sin olores. También puedes leer: ¿Cómo limpiar tu hogar con canela y vinagre blanco?Bicarbonato y vinagreEn caso de que tu horno esté muy sucio y la mezcla anterior no surta efecto, puedes aplicar esta mezcla con un poco de vinagre. Los expertos en limpieza recomiendan seguir los siguientes pasos para que tu horno quede libre de cochambre en un dos por tres: Espolvorea bicarbonato de sodio por todo el horno, especialmente en los lugares que estén más sucios.Mezcla tres cucharadas de agua con una cucharada de vinagre. Transfiere esta mezcla a un atomizador y aplica sobre el carbonato.Deja reposar por 15 minutos.Usa un trapo limpio y mojado para remover la mezcla.Una vez que este limpio, aplica la mezcla de agua y vinagre otra vez y limpia con un trapo.Después de estos sencillos pasos, tu horno rechinará de limpio. Ya lo sabes, los ingredientes naturales son excelentes opciones para limpiar tu cocina y cualquier rincón de tu casa. También puedes leer: Sencillos pasos para quitar cochambre de una estufa
12 platillos representativos de la gastronomía de Francia
La gastronomía francesa es una de las más sofisticadas y codiciadas de todo el mundo, pues se caracteriza por combinar una variedad de sabores de manera muy refinada. Además de darnos joyas culinarias como la champaña y los quesos más deliciosos del mundo, también es cuna de algunos de los chefs más importantes de la historia, como Alain Ducasse, Dominique Ansel, Pierre Hermé, Dominique Crenn, Anne-Sophie Pic, Alain Passard y Hélène Darroze, entre muchos otros. La comida francesa es deliciosa y compleja, lo que ha llevado a muchos, como en el caso de la chef Julia Child, a dedicar su vida a perfeccionar sus recetas francesas. Si vas a viajar a Francia o simplemente quieres aprender a cocinar recetas de este país europeo, aquí te contamos más sobre los platillos que tienes que probar.Bœuf bourguignonEl bœuf bourguignon es uno de los platillos franceses más famosos y populares. Este estofado francés se prepara con carne de res, vino tinto, caldo de res, cebollas, papas, zanahorias y champiñones. Este plato francés se originó en la región de Borgoña, en donde era una comida económica que era consumida por los campesinos, sin embargo, hoy en día se considera un platillo gourmet y se ofrece en los mejores restaurantes del mundo.Sopa de cebollaNo hay nada más reconfortante que una sopa de cebolla con mucho queso. La clásica sopa francesa se prepara con caldo de res, cebollas caramelizadas, pan crujiente y queso. Aunque esta deliciosa sopa se creó durante la Edad Media, no se popularizó hasta el siglo XIX. Anímate a preparar la receta de sopa de cebolla que kiwilimón tiene para ti y acompáñala con una copa de vino.OmeletEste plato francés es perfecto para el desayuno. También conocido como tortilla francesa, el omelet se requiere de huevos batidos y mantequilla, para después rellenarse con queso, jamón o todo tipo de verduras.SouffléEl soufflé es uno de los más dignos representantes de la gastronomía de Francia, pues su sabor y textura son inigualables. Este platillo, el cual puede ser salado o dulce, surgió alrededor del siglo XVIII, enamorando a cualquiera que lo prueba. Aunque todos los soufflés son deliciosos, debes probar el de queso y el de chocolate, no te arrepentirá.Croque monsieurEste decadente sándwich francés es una delicia que no te puedes perder. Esta joya de la gastronomía francesa se prepara con pan de caja, jamón y queso gruyère, emmental o comte, el cual se agrega encima del pan y se gratina. Suele acompañarse con ensalada ypapas fritas.Crème brûléeEl crème brûlée se convertirá en tu postre favorita gracias a su textura cremosa y a la crujiente cubierta de azúcar caramelizada que lo corona. La receta tradicional es de vainilla, pero actualmente existen versiones de todo tipo de sabores.También puedes leer: 7 recetas francesas fáciles para hacer en casaPollo al vinoEl famoso coq au vin es otro imperdible de la gastronomía de Francia, ya que la combinación de pollo, tocino, mantequilla, cebolla, ajo, zanahoria y champiñones es simplemente exquisita, aunque cabe mencionar que existen muchas variaciones de este platillo dependiendo de la región.Quiche LorraineSi quieres adentrarte en el mundo de la cocina francesa, el quiche Lorraine, un plato que nació en la región de Lorena, en el noroeste de Francia, es el platillo perfecto para comenzar. Esta tarta salada se rellena con una mezcla de huevo, leche y una variedad de verduras, aunque también se le puede agregar jamón o tocino.Tarta TatinLa tarta Tatin es la versión francesa del pay de manzana, pero es aún más deliciosa, ya que la manzana se carameliza con mantequilla y azúcar, lo que le da un toque extra de sabor a este tradicional postre francés. Además, a diferencia de otras tartas de manzana, esta se sirve al revés, es decir, las manzanas caramelizadas están arriba de la masa crujiente.CassouletEl cassoulet es un platillo clásico dentro de la gastronomía de Francia, el cual se prepara con pato, ajo, salchicha, frijoles, aunque a veces se usa carne de cerdo. Este clásico platillo era consumido por los campesinos de la región de Toulouse, Carcassonne y Castelnaudary.CrepasLas crepas son una gran opción para la hora del postre, pues es un postre muy versátil. Este clásico de la gastronomía francesa nació en la región de Bretaña y luego llegó a toda Francia. Las crepas suelen ser redondas y se rellenan con crema, chocolate, fruta y dulces.ProfiterolesLos franceses son famosos por su gran variedad de decadentes postres, hasta podríamos decir que son los mejores del mundo. Entre sus muchos postres están los profiteroles, unas pequeñas bolas de pasta choux rellenas de diferentes cremas y coronados con chocolate. Este es el postre ideal para cualquier ocasión. Anímate a probar estos increíbles platillos franceses, seguramente varios de ellos se convertirán en tus nuevos favoritos.
3 maneras de hacer exfoliantes caseros y sencillos
Exfoliar la piel no es algo que tengamos que hacer diario, pero de vez en cuando, el órgano que recubre nuestro cuerpo puede beneficiarse mucho de esto y qué mejor si podemos hacerlo con ingredientes naturales y de forma casera.La exfoliación puede ayudar a mejorar la salud y la apariencia de la piel de varias maneras, por ejemplo, puede darle a la piel un aspecto más brillante porque elimina la capa superior de células muertas y también puede estimular la producción de colágeno, para que la piel se mantenga firme y radiante.Otro beneficio de la exfoliación casera es que puede mejorar la eficacia de cualquier crema que uses posterior a hacerlo, así que si exfolias tu piel antes de aplicar una crema, esta penetrará profundamente en lugar de asentarse en la superficie.Por último, estas opciones para hacer exfoliantes caseros y sencillos te permitirán tener un momento de relajación, para poder masajear tu piel, cualquier día que estés cansada o estresada. La forma más fácil aplicar un exfoliante corporal es durante el baño y sólo implica masajear suavemente el exfoliante sobre la piel con movimientos circulares y enjuagar bien con agua tibia.Exfoliante casero con azúcar morena o mascabadoEl azúcar moreno o mascabado es un ingrediente económico y accesible que es más suave para la piel que la sal marina o la sal de Epsom, lo cual lo hace un ingrediente ideal para pieles sensibles. Asegúrate de enjuagarte bien después de exfoliarte, para que tu piel no se sienta pegajosa.1/2 taza de azúcar morena o mascabado1/2 taza de aceite de coco (también puedes usar aceite de oliva o de almendra)Mezcla bien el azúcar moreno con el aceite en un tazón. Si es necesario, agrega más azúcar o aceite para obtener la consistencia correcta; también puedes añadir una o dos gotas de un aceite esencial en la mezcla. Cuando estés satisfecha con la consistencia y fragancia del exfoliante, pásalo a un recipiente con tapa, para conservarlo más tiempo.Exfoliante casero de té verdeRico en propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, el té verde tiene varios beneficios para la piel, además de que se puede agregar fácilmente a un exfoliante corporal casero junto con otros ingredientes nutritivos.2 bolsas de té verde1/2 taza de agua caliente1 taza de azúcar moreno o mascabado1/4 taza de aceite de coco derretidoColoca las bolsitas de té en el agua caliente y deja reposar hasta que se enfríe. Mientras el té se enfría, coloca el azúcar moreno en un tazón y mezcla con el aceite de coco derretido. Agrega el té frío a la mezcla (es importante que el té esté frío para que el azúcar no se disuelva).Si la mezcla se desmorona demasiado, añade más aceite de coco; si está demasiado líquida, agrega más azúcar morena. Cuando hayas alcanzado la consistencia deseada, coloca el exfoliante en un frasco.Exfoliante casero de caféEl café es uno de los ingredientes más comunes entre los exfoliantes corporales caseros, pues los gránulos son suaves para la piel, pero siguen siendo eficaces para eliminar las células muertas de la superficie de la piel. 1/2 taza de posos de café2 cucharadas de agua caliente1 cucharada de aceite de coco, tibioMezcla los posos de café con el agua caliente y luego agrega el aceite de coco. Si es necesario, agrega más café molido o más aceite para obtener la consistencia correcta y finalmente, pasa la mezcla en un recipiente.Es importante mencionar que estos exfoliantes caseros sólo deben usarse en el cuerpo, no en la cara, pues esta es más sensible que la piel del resto del cuerpo. Además, evita exfoliar la piel si está quemada por el sol, agrietada o rota, enrojecida, hinchada, o recuperándose de una exfoliación química.Si decides agregar algún aceite esencial a tu exfoliante corporal casero, primero haz una prueba de parche con el aceite diluido en la piel para asegurarte de que no te hará reacción en la piel y si tienes la piel sensible o muy seca, habla con tu médico o dermatólogo para averiguar si la exfoliación con un exfoliante corporal es adecuada para ti.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD