Lo que debes saber al cocinar carnes rojas y blancas
Tips de Cocina

Lo que debes saber al cocinar carnes rojas y blancas

Por Kiwilimón - Julio 2011
  Al cocinarlos, estos alimentos, además de higienizarse, coagulan las proteínas musculares lo que hace más fácil la digestión, sobre todo en las carnes. Por otra parte, el colágeno del tejido conjuntivo se ablanda al convertirse en gelatina. Al asar carnes, pescados u otros alimentos no es preciso agregarles aceite, se pueden añadir posteriormente y así se evitan los inconvenientes de las grasas quemadas. Con esta técnica, se forma una costra superficial (las proteínas coagulan) y evita la salida de su propio jugo, sustancias nutritivas que poseen las carnes. La carne deberá hacerse a fuego fuerte para que la superficie quede bien dorada; después, el calor se reduce hasta que la carne quede al punto de cocción que usted prefiera . Las aves Necesitan un fuego más moderado. La cocción en parrilla, por su parte, confiere a carnes y pescados un sabor y textura particular, pero conviene tener algunos cuidados para evitar la producción de hidrocarburos tóxicos, como el benzopireno. Este proceso ocurre cuando las gotas de grasa fundida caen sobre las brasas, para reducir estas sustancias indeseables y que afecta a nuestra salud se recomienda eliminar la grasa visible de los alimentos antes de colocarlos a cocinar y utilizar parrillas con recolector de grasa. Asado al horno Para conseguir una buena cocción en el asado al horno la temperatura interior del alimento no debe superar los 70 grados. Esto se consigue graduando el horno entre 180º y 190ºC. Si se superan los 200ºC, aumenta la formación de sustancias potencialmente tóxicas. Es importante untar la pieza con aceite y dorarla (en plancha o a horno fuerte inicialmente) para que no pierda tanto jugo; evitaremos que el producto se reseque. La carne asada en horno o en parrilla se sala cuando ya esté dorada; si no, la sal hace exudar los jugos de la carne y la reseca demasiado. Estofados o guisados Primero debe estar la carne previamente dorada, luego se mezclan los vegetales junto con la carne para favorecer la formación de una corteza externa que evite la pérdida de jugosidad. Para freír se recomienda el aceite de oliva, conviene utilizar abundante aceite bien caliente cuidando que no alcance el punto de humo. Hay transferencia de grasa entre el alimento y el aceite, por lo que el primero se enriquece en los ácidos grasos insaturados si se utilizan aceites vegetales de calidad. Una vez fritos, se recomienda escurrir bien los alimentos para que retengan la menor cantidad de grasa y para que nos queden crujientes. Si el producto está congelado, se introducirá en abundante aceite y en pequeñas cantidades, para que no descienda demasiado la temperatura. Recetas recomendadas con carne roja y blanca:Guisado de Carne al Vino TintoPollo Horneado al LimonPollo a la Parrilla con Salsa de Jitomates      
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En Perú me enamoré dos veces. La primera fue con las montañas, en el camino de seis meses que tracé de Cusco a Chiclayo. La segunda, más reciente, en una visita de diez días a Lima y Nazca. El motivo era casi contrario: en esta ocasión quería comerme la capital a mordidas. A la par extrañaba el acento, los huaynos, la cerveza Cusqueña, los chifles de la calle; en fin, extrañaba mi Perú. Pasadas las primeras veinticuatro horas de mi llegada no había duda: la cocina peruana me había reconquistado. En ese entonces su gastronomía ya había explotado como bomba ante la crítica mundial: por todos lados era reconocida como una de las más complejas y, claro, como una de las mejores. Después de recorrer prácticamente todo el país entre mi primera y segunda visita, lo que más añoro de la cocina peruana son los sabores del humo de la serranía. La pachamanca (manjar de carnes y verduras cocinadas bajo la tierra) me sabe a los Andes cuando sus picos inasequibles eran la cobija de mis noches. Lo relaciono con el recuerdo de las edificaciones monumentales incas, con su energía mística y abrumadora. Ahí, a más de 2400 m de altura, la cultura podía disfrutarse en un potaje denso donde no faltaba la papa, el ají, el huacatay. Jamás me he comido una palta (aguacate) más grande o una piña más dulce que las que probé allá en las alturas.Pero las regiones en Perú dividen los hallazgos. La accidentada geografía, los asentamientos y las migraciones terminaron por agrupar sus preparaciones: las hay marinas, las hay fusión –chifa y nikkei– andinas, criollas, africanas, amazónicas... Rico por donde se le vea. La más laureada quizá sea la cocina marina:es una ceremonia rendida al inmejorable producto de las corrientes frías de Humboldt en el Pacífico y adicionada casi siempre con toques orientales. Como en todos los países lo esencial se concentra en la capital. Hay que esquivar puestos y personas en las banquetas para llegar al ceviche o la leche de tigre más fresca en el Mercado no. 1 de Surquillo. Para un buen comilón de cocina china se toma camino al centro y se llega a San Joy Lao –imperdible el arroz chaufa de charqui y chanchito–. En barrios como Miraflores y San Isidro están las joyas intelectualizadas de los grandes chefs locales como Virgilio Martínez de Central, Pía León de Kjolle o mi gran favorito, Mitsuharu Tsumura de Maido, que lleva a la cumbre los sabores nikkei (mitad peruanos, mitad japoneses). Imposible dejar de mencionar a Astrid y Gastón de Gastón Acurio, el gran caudillo de la gastronomía peruana por el mundo; los sitios relativamente nuevos como Osso o los de siempre como Fiesta.Atrás nunca se quedan los guisos de las picanterías, los picarones que se consiguen en las tiendas cuando es temporada, y los anticuchos de las esquinas que lo encuentran a uno cuando lleva puesta la madrugada. Su olor a carne especiada hecha al carbón llama lo mismo que un anuncio gigante de neones. En las picanterías convergen los saberes de la cocina popular. Me da nostalgia pensar en sus chicharrones, sus chupes (caldos)– y sus patitas de chancho. En estos pequeños locales generalmente resguardados por una matriarca se recoge el génesis de la gran gastronomía peruana y las técnicas transmitidas por generaciones. Son de tanto valor las picanterías que varios distritos las han declarado Patrimonio Cultural de la Nación. La cocina peruana no se salva de lo exótico, lo intrincado. ¿Alguna vez han probado carne de llama, alpaca o cuy? En algunas zonas de Perú son un manjar. Y es que la textura de la alpaca es inigualable, se deshace a penas se le hinca el tenedor. Para mí era todo lo que pedía –y uno o dos pisco sours– tan pronto volvía al Cusco cada viernes, después de una semana internada en las montañas. A la cuenta faltan mil guisos, decenas de bebidas, postres que hacen suspirar y las preparaciones de regiones como Chiclayo o Arequipa. Trataré de hablar de todo en otras cartas editoriales. Tal vez con palabras pueda expresar todo el amor que siento por esta cultura y su comida. Mientras tanto, les comparto con todo cariño y respeto, una receta originaria de la ciudad de Huancayo y un imperdible de los restaurantes de Lima: la papa a la huancaína. La preparación original lleva obviamente ají amarillo, aunque aquí la hicimos con pimiento amarillo para que las cocineras de casa pudieran encontrarlo fácilmente. ¿Les digo algo? ¡Quedó buenaza!
Si pensabas que Kiwilimón no se podía poner mejor, te equivocaste, ya que tu plataforma favorita de recetas de cocina acaba de estrenar una versión mejorada para facilitarte la vida. ¡Conoce todas las nuevas funciones de la nueva app KiwiPro! Modo offline Podrás disfrutar de tus recetas preferidas sin necesidad de estar conectado a Internet, basta con descargarlas previamente para poder checar los pasos, ingredientes y videos cuando no estés conectado al wifi o no cuentes con datos móviles. Lista del súper Ir de compras al supermercado nunca fue tan fácil como con la app KiwiPro, ya que podrás checar tus recetas favoritas, seleccionar los ingredientes necesarios y hacer tu lista del súper. Lo mejor es que puedes comprimir o expandir las recetas y pasillos del super, revisar un contador de ingredientes y compartirlos como texto o PDF. Modo paso a paso Podrás ver el paso a paso de tus recetas en pantalla completa, ya sea en modo vertical u horizontal, ¡como más te acomodes! Y si tu celular cuenta con sensor de proximidad, podrás controlar el avance de tus recetas sin la necesidad de tocar la pantalla. Modo video PROCon el modo de video mejorado, podrás disfrutar de tus recetas favoritas regresando o adelantando los pasos 15 segundos y en dispositivos disponibles, podrás pausar o activar tus videos con el sensor de proximidad, sin tocar la pantalla, una función ideal y muy necesaria para cuando estás cocinando. No te pierdas de todas estas maravillosas funciones y descarga la nueva app KiwiPro. Podrás disfrutar de un período de prueba gratis por todo un mes y está disponible para Android y iOS. ¡Conviértete un experto en la cocina con la nueva app KiwiPro!
A partir del 20 de noviembre de 2020, sube en www.kiwilimon.com tu mejor receta, ya sea la de tú familia, la que tus amigos te piden en cada fiesta, la más creativa, súbela con el título del platillo, tu nombre y el hashtag: #Larecetadelaño.CONDICIONES GENERALES1. Condiciones para participar: Podrán participar todos aquellos usuarios de la página de Kiwilimón www.kiwilimon.com residentes en los Estados Unidos Mexicanos (México). • Características de la Receta:La receta debe de cumplir con los siguientes lineamientos:La fotografía puede ser tomada con un celular, ya sea en formato vertical u horizontal.Debe estar en formato de recetas de comunidad, con fotografía, receta competa -con ingredientes y procedimiento-, título del platillo, historia del platillo, el nombre del concursante y el hashtag: #Larecetadelaño.La receta debe describir de forma clara y precisa:La descripción del platillo, el por qué consideras que debería ser la mejor receta de Kiwilimón, háblanos de lo importante sobre tu receta, su historia, su sabor. Mencionar los ingredientes y cantidades a utilizar, es decir, la receta debe señalar los ingredientes y las cantidades a utilizar y en su caso, si los ingredientes son sustituibles o si se debe de usar algún utensilio de cocina en particular. Describir paso por paso el procedimiento de elaboración del platillo, es decir, señalar el número de porciones, el tiempo de preparación.2.- Principios Editoriales: A través del presente concurso, en Kiwilimón buscamos fomentar: a) La Honestidad: La fotografía que compartas de tu receta debe ser propia. Buscamos que la receta tenga un toque original y creativo.b) El Respeto y compañerismo: Kiwilimón a través de este y todos sus concursos, busca comunicar a los usuarios entre sí, la búsqueda de un espacio que logre conectar las ideas y creatividad de los usuarios, por lo que agradeceremos, evites dar comentarios negativos a las otras personas que están compitiendo. Por lo anterior, para resguardar dichos principios, Kiwilimón se reserva el derecho de descalificar del concurso a cualquier usuario que presente conductas contrarias a los principios señalados en los incisos a) y b) de este punto, a su sola discreción y sin previo aviso. Asimismo, Kiwilimón se reserva el derecho de descalificar del concurso a todos aquellos participantes que alteren o pretendan alterar o manipular el concurso. 3.- Mecánica del concurso: Para participar en el presente concurso:a) A partir del 20 de noviembre de 2020, sube a la página de Kiwilimón www.kiwilimon.com una fotografía de tu platillo con tu mejor receta ya sea la de tú familia, la que tus amigos te piden en cada fiesta, la más creativa. - Súbela con el título del platillo, tu nombre y el hashtag: #Larecetadelaño.- Describe tu platillo y por qué crees que debería ser la mejor receta de Kiwilimón. Háblanos de lo que consideres importante sobre él: su historia, el por qué es tan especial para ti o para otros, su sabor.- Describe los ingredientes con medidas y el procedimiento paso por paso.b) Podrás compartirnos tu fotografía subiéndola a la página de Kiwilimón www.kiwilimon.com a partir del 20 de noviembre y hasta el 10 de diciembre del 2020. Si tienes alguna dificultad subiendo la Receta a la página web, no dudes en escribirnos tus preguntas a info@kiwilimon.comc) Concluido el periodo para subir las fotografías con las recetas participantes, nuestro grupo de expertos elegirá a las 12 (doce) mejores recetas y finalmente una receta ganadora, quienes serán contactados para recibir los premios asignados más adelante.4.- Criterios de Selección: El finalista será elegido por el equipo Editorial de Kiwilimón, conforme a los siguientes criterios:La descripción y la historia del por qué esa receta es importante o significativa para ti.Tu receta debe ser propia y no copiada: debe ser una receta personal o de familia.¡Debe ser deliciosa!El chef Mau Eggleton, el equipo de cocineros, expertos en gastronomía y editores de Kiwilimón decidirán las 12 recetas del recetario y la Receta Del Año.5.- Vigencia*: • Envío de fotografía con la receta: del 20 de noviembre al 10 de diciembre del 2020. • Anuncio del(os) ganador(es): 22 de diciembre del 2020. *La vigencia del concurso podrá extenderse, a discreción de Kiwilimón. 6.- Premios de los ganadores: Las 12 mejores recetas estarán incluidas en el recetario del año de Kiwilimón, se grabará el video de su receta y se publicará a lo largo de 2021 y recibirán los recetarios de Kiwilimón y una vajilla de la marca Anfora.La Mejor Receta del Año ganará la Vajilla del año de Kiwilimón, elaborada y pintada a mano por Anfora. Además de que su receta será cocinada en clase en vivo con nuestro chef de casa Mau Eggleton el 22 de diciembre y se grabará en nuestros estudios con tu nombre y se publicará a lo largo de 2021.7.- Lugar y fecha de la Transmisión en vivo: La clase en vivo con nuestro chef de casa Mau Eggleton, se emitirá en la cocina de Kiwilimón, el día 22 de diciembre de 2020, en la siguiente dirección: General Mariano Escobedo 555, Piso, 1, Rincón del Bosque, Miguel Hidalgo, CP. 11580.8.- Excluyentes de responsabilidad: Kiwilimón no se hace responsable por fallas o errores que se presenten en cualquier etapa del concurso de videos por caso fortuito o fuerza mayor, incluyendo cualquier falla en el sistema que no le sea imputable ni previsible. 9.- Contacto y Legales: Si tienes dudas o comentarios respecto de este concurso, por favor envía un correo a la siguiente dirección: info@kiwilimon.com o si lo deseas, marca al número (55)21676264, de lunes a viernes en un horario de 8:00 am a 5:30 pm. La participación en este concurso implica la aceptación de las presentes condiciones. El usuario(a) que participe en el presente concurso, reconoce expresamente que la Receta con el cual concursa, no ha sido tomada de otra fuente y/o alterada, sino que es original, por lo que reconoce y garantiza que no viola ningún derecho de propiedad intelectual de terceros; asimismo, se compromete a sacar en paz y a salvo a Kiwilimón de cualquier reclamación, demanda o acción legal de tercero que pudiera generarse, así como indemnizarlo de cualquier gasto erogado por Kiwilimón para el caso de cualquier controversia. Asimismo, se entiende que, al participar en el concurso: (i) el usuario cede expresa e irrevocablemente de manera gratuita a Kiwilimón la totalidad de los derechos patrimoniales derivados de las imágenes que los usuarios envíen a Kiwilimón para participar, así como de la Receta que el ganador del presente concurso realice, no reservándose el usuario ningún derecho. Para tales efectos, se entiende por “derechos patrimoniales” los señalados en los artículos 24 a 29 y demás relativos y aplicables de la Ley Federal del Derecho de Autor; y (ii) el usuario autoriza expresamente a Kiwilimón a reproducir las imágenes de su persona o personas que participen en la Receta, entendidas dichas imágenes como “derechos morales” en términos de los artículos 18 a 23 y demás relativos y aplicables de la Ley Federal del Derecho de Autor, no reservándose el usuario ningún derecho. En virtud de lo anterior, Kiwilimón estará facultada para explotar cualquiera de las imágenes que el usuario comparta para participar en el concurso, quedando incluidos en dicha explotación en forma enunciativa mas no limitativa: la divulgación, difusión, publicación, producción, transmisión, impresión, grabación, edición, exhibición, modificación, instrumentación, comunicación pública, distribución al público (con o sin fines publicitarios), traslación, reproducción, adaptación, compilación, paráfrasis, arreglo, o cualquier otra forma de explotación permitida por la Ley Federal del Derecho de Autor y los artículos 16, 21, 24, 30, 31, 83 bis y demás relativos y aplicables del mismo ordenamiento, así como la legislación de la materia. Dicha explotación podrá realizarse en los Estados Unidos Mexicanos o en el extranjero. En virtud de lo anterior, Kiwilimón será la única titular de los derechos patrimoniales de autor derivados de las imágenes y/o videos; como consecuencia de ello, Kiwilimón podrá a su vez ceder, licenciar, gravar o enajenar en cualquier forma estos derechos, ya sea total o parcialmente cuando lo estime conveniente, sin que la suscrita tenga algún derecho de pago posterior.
Pocos personajes aman la comida tanto como Homero Simpson. ¿Quién como él estaría dispuesto a arriesgar su vida por un bocado de Fugu o por un emparedado gigante? Probablemente sólo él, porque “chocolate, mmm… cola invisible, la rosca prohibida, mmm… lo que sea” es bien recibido para este comelón profesional. Por eso recopilamos algunos de los momentos más emblemáticos de Homero y la comida. Homero y el chile Para el concurso anual de chile con carne de Springfield, Homero hace su entrada triunfal a la feria. Aquí es reconocido como el maestro de maestros, con un estómago a prueba de fuego. Incluso se rumora que su cuchara de degustación la talló él mismo. Tras humillar a Ned Flanders, cuya salsa solo tiene dos alarmas en lugar de las cinco prometidas, llega con el jefe Gorgori quien le tiene preparados los inmisericordes chiles de Quetzalzatenango. En su primer intento, su lengua estalla del picor y es ridiculizado. En su segundo combate, recubre su lengua con cera para comer los chiles más picantes del mundo y alucinar toda una aventura mística guiada por su nahual, el coyote, en busca de su alma gemela. Tenazas, la langostaHomero compra una langosta de ocho dólares con la intención de engordarla y darse un gran festín. Cada día le prepara el desayuno y la consiente con bocadillos. Ya cuando está fuerte y jugosa, lista para ser cocinada, Homero se enternece del nuevo integrante de la familia y decide no comerla. Así disfrutan la vida, entre caminatas en el mar y juegos en el jardín, hasta que Homero al darle un baño caliente la cocina por error. Entre llantos y exclamaciones de placer por su excelente sabor, Homero se come solo a su querida y dulce tenazas.El buffet El Holandés Cocinante promete un buffet de todo lo que puedas comer. Homero emocionado, en lugar de servirse en su plato, se lleva las charolas completas (con todo y baño María). Se come todos los camarones, dos langostas de plástico y sigue engullendo comida hasta el cierre del restaurante. El capitán McCallister, propietario del restaurante, asegura con gran asombro que Homero no es un hombre, sino una auténtica máquina de devorar. Homero desilusionado demanda al lugar y acepta la oferta del capitán de convertirse en la animación del lugar: ¡Pasen a ver el pozo sin fondo, un error de la naturaleza! Amor y amistad, viajes astrales y comidas sin fin son parte de la rutina de este aventurero gastronómico, dispuesto a todo por su amor a la comida.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD