Mitos y realidades sobre los jugos vs. smoothies
Tips de Cocina

Mitos y realidades sobre los jugos vs. smoothies

Por Kiwilimón - Julio 2016
El jugo ha sido un acompañante matutino para tener energía y llenarse de vitaminas desde hace muchísimos años. Hoy en día, el smoothie va ganándole terreno pues puede resultar en una mezcla bastante saludable y además contundente. Pero, ¿cuál es mejor? Ambos tienen sus beneficios y hoy te decimos cuáles son para que sepas cuál te funciona mejor para tu día a día. Jugo Es más vitamínico, al contener sólo frutas y verduras en un estado puro acarrea las vitaminas de mejor manera a tu cuerpo y se asimila más fácilmente. Smoothie Es más proteínico, a un smoothie le puedes meter casi cualquier cosa, y añadirle leche de almendra o de soya ayuda mucho a aumentar el conteo de proteína en tu desayuno. Jugo Es mucho más hidratante, si lo que necesitas es refrescarte ligeramente sin dejar a un lado los nutrientes y vitaminas entonces el jugo es tu opción Smoothie Puede ser un desayuno completo, si tu smoothie lleva no sólo fruta, sino lácteos, proteína y hasta incluso huevo entonces no necesitas nada más para empezar tu día. Jugo El jugo es una bebida que debe tomarse de inmediato, las frutas recién exprimidas nunca son mejores que cuando acaban de salir de la cáscara, mientras más tiempo tomes en beberlo, menos nutrientes tendrá. Smoothie El smoothie puede durarte más tiempo, es como llevarte un licuado a trabajar, y ya que usualmente es más pesado, puede usarlo como un desayuno en el coche. Jugo El jugo de frutas y vegetales llevan fibra soluble, lo cual hace que sean mucho más fáciles de digerir y que pasen rápido por tu sistema. Smoothie Licuar una fruta o vegetal mantiene las fibras no solubles también y por lo mismo se necesita más tiempo para hacer la digestión. Lo bueno, es que te hacen sentir más lleno por más tiempo. Para que no tengas que elegir, aquí te dejamos algunas recetas tanto de jugos como de smoothies para tus mañanas:  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La gastronomía mexicana es rica, variada y consta de sabores muy complejos, es tan maravillosa que fue nombrada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2010. Sin embargo, no debemos confundir la comida mexicana con la comida prehispánica, pues la primera se refiera a nuestra cocina actual, la cual es el resultado del mestizaje entre los nativos y los colonizadores españoles, así como la influencia de migrantes de todas partes del mundo. En el caso de la comida prehispánica, esta se refiere a recetas de comida creadas por los pueblos originarios, las cuales se consumen desde hace cientos o miles de años. Aunque parezca difícil de creer, hoy en día existen platillos prehispánicos que sobrevivieron a la colonización y al surgimiento de nuevas técnicas y recetas, aquí te contamos cuáles son.Platillos de comida prehispánica que aún disfrutamosComo seguramente ya sabes, la cocina prehispánica se basaba en tres principales ingredientes: maíz, el chile y el frijol. Estos alimentos no solo eran nutritivos y accesibles, también tienen una infinidad de beneficios y propiedades. Aunque no todos los platillos prehispánicos se preparaban con estos tres ingredientes, si eran los más populares. A continuación, te contamos sobre las recetas de comida prehispánica que aún disfrutamos hasta nuestros días, ¡te sorprenderás!También puedes leer: El pipián, un platillo prehispánico con mucha historiaChileatoleEl chileatole es un atole salado que se prepara con masa de maíz, elote, chiles verdes y epazote. Aunque este platillo data de la época prehispánica, hoy en día existen nuevas versiones, las cuales incluyen carne y verduras.PozoleEl pozole es otro de los platillos prehispánicos que sobrevivió a la colonización. La palabra proviene del náhuatl pozolli, que significa “espumoso”. Durante la época prehispánica, este caldo se preparaba con carne de itzcuintlis, un roedor que hoy conocemos como tepezcuintle. Los expertos también señalan que, en algunas ocasiones, los aztecas preparaban pozole con carne humano, aunque cabe señalar que esta no era una práctica común. Con la llegada de los colonizadores, también llegó la carne de cerdo a nuestro territorio, por lo que el pozole comenzó a prepararse con maíz cacahuacintle y este tipo de carne. Años más tarde, surgieron recetas de pozole rojo, verde y blanco, los cuales se acompañan con pollo, mariscos y carne de cerdo.TlacoyoEste delicioso antojito también data de la época prehispánica. La palabra tlacoyo proviene del náhuatl nacatlaoyo. De acuerdo con Fray Bernardino de Sahagún, “usaban también muchas maneras de tortillas para la gente común. Una manera della se llaman tianquiztlacualli; quiere decir 'tortilla o tamal que se vende en el tiánguez'. Otra manera del tiánguez, que se llama íztac tlaxcalli etica tlaoyo, quiere decir 'tortilla muy blanca que tiene de dentro harina de frijoles no cocidos'”. Hoy en día se preparan con masa de maíz azul o blanca, para luego rellenarse con requesón, frijoles, haba o chicharrón. Suele acompañarse con ensalada de nopales, queso fresco, requesón y salsa.También puedes leer: Bebidas prehispánicas: delicias de maíz y cacaoTamalesEl tamal, del náhuatl tamalli, que significa envuelto, es otro de los platillos de origen prehispánico. Según los expertos, los nativos comenzaron a preparar tamales alrededor del año 250 a. C. y solían disfrutarse durante fastuosos banquetes. En la época prehispánica, los tamales se preparaban con masa de maíz y chile, pero a veces también se rellenaban con frijoles o camarones, para luego envolverse en hojas de maíz y cocerse al vapor.Pipián¿Sabías que el pipián era uno de los platillos favoritos de Moctezuma? Esta receta de comida prehispánica se preparaba a base de pepitas de calabaza tostadas, chile y pescado o gallina. Con los años, comenzaron a añadirse especias y carne de cerdo al guiso, pero este es 100% de origen prehispánico.MemelaLa memela es otra receta de comida prehispánica que aún disfrutamos hoy en día. La palabra proviene de los términos tlaxcalmimilli y mimilli en náhuatl, lo que se traduce como tortilla larga. Según Fray Bernardino de Sahagún, las memelas prehispánicas se preparaban masa de maíz y chile. Hoy en día, las memelas se preparan con muchas maneras, aunque es común comerlas con un poco de manteca de cerdo, frijoles, salsa y queso.También puedes leer: 7 recetas fáciles de comida mestizaRecetas de comida prehispánica para preparar en casaSi quieres experimentar los sabores auténticos de nuestros ancestros, pon manos a la obra y prepara estas recetas de comida prehispánica que kiwilimón tiene para ti:Chileatole Fácil7 formas diferentes de preparar pozole3 Bebidas Prehispánicas3 Tlacoyos MexicanosTamales3 Recetas con Pipián
Existe una realidad: el cuerpo se intoxica. Lo intoxicamos. Los eufemismos nos alcanzan: “No, no es nada”, decimos cuando los órganos comienzan a quejarse. Ignoramos que se comunican a través de sensaciones para que los miremos, para que observemos el foco rojo que nos prenden. Nos lo dice también la piel manchada y opaca. Nos lo anuncia el sueño que se fuga entre episodio y episodio surrealista. Nos lo indica la falta de energía. El inicio de año es quizás la mejor orilla para aventarse a las nuevas aventuras. Hay que comenzar de nuevo. Un cumpleaños, una luna nueva, un lunes: todo sirve. Los puntos de partida nos empoderan para alejarnos de lo tóxico en nuestras vidas –a la pareja desinteresada, a esa perversa muletilla, al amigo que nos quita paz, a los alimentos que nos podrían estar envenenando sin siquiera detenernos a mirar su mal–.  Israel Chirino, experto en trofología, indica que lo ideal es someter al cuerpo a un détox tres veces al año, pero que si no se puede, con una vez está bien. “Las 24 horas del día estamos en contacto con toxinas, ya sea a través de la alimentación, a través de la respiración, a través del contacto con algún cosmético, alguna crema que vaya en la piel”, confirma el también llamado Trofoamigo. Para nuestra experta en nutrición clínica, Jennifer Asencio, es recomendable hacer desintoxicación después de las comilonas de fin de año, pues lo que conseguiremos mediante una restricción es atajar el camino hacia nuestras metas de salud anuales: bajar de peso, liberarnos del colesterol, dejar atrás el hígado graso. La desintoxicación ayuda a liberar las toxinas de aquellos órganos dedicados a eliminar sustancias del cuerpo, por ejemplo, los pulmones, el hígado, los riñones o el colón. Cuando existe en ellos una acumulación de toxinas comienzan también los malestares o, peor aún, las enfermedades. No lo podemos negar. Algunas veces tomamos decisiones incorrectas sobre lo que ponemos sobre el plato. A veces no es a veces, es siempre. Y ponemos carnes procesadas, azúcares en exceso, sal yodada, harinas refinadas o grasas trans que al no poder ser procesadas por el organismo –por su cantidad, por su frecuencia– el organismo deja de asimilarlos y de desecharlos. Esto produce reacciones inmunitarias en nuestro sistema. “Es necesario neutralizarlos para que no nos causen otro tipo de problemas como mutaciones celulares, que a la larga podrían desarrollar tejidos cancerígenos, etcétera”, asevera Israel. Pasa igual en la afinación y el balanceo de los automóviles. Hay que realizar un détox habitualmente para mantener el correcto funcionamiento de los órganos, el metabolismo, la piel, el sueño y mejorar la calidad de vida. La forma de conseguirlo es restablecer la armonía biológica del cuerpo, “se trabaja mucho con el balance ácido-alcalino para lograr una homeostasis. Lo que busca la desintoxicación es recuperar ese equilibrio entre ambos”, afirma Israel. Existen varios tipos de desintoxicación, pero lo que el Trofoamigo recomienda es que sea biocompatible al organismo, que aquello que elijamos sea una fuente de enzimas y nutrientes vivos. Otros métodos incluyen suplementos, pero según sus recomendaciones, hay que elegir lo más natural. No se trata de comer aire. En la viña de la desintoxicación existen alimentos bondadosos, elementales, que nos ayudan a eliminar lo que al cuerpo le sobra. Chirino recomienda lo verde: las lechugas, las acelgas, las espinacas. Recomienda que sean orgánicas, de cultivos locales.Nos pide poner suma atención a la hidratación, porque no toda el agua es buena: para hacerla potable algunas veces se somete a un exceso de cloración que podría dañar los riñones. Lo mejor es el agua ligeramente mineralizada, ionatada y viva. “Actualmente en el mercado existen filtros para lograr este tipo de agua. Existen incluso en versión portátil”, dice. Nos insta a comer ingredientes crudos, o al menos ligeramente cocidos, que todavía se sientan crocantes a la mordida, evitar los alimentos procesados y el alcohol. No disfrazar la comida con aderezos excesivos o demasiada miel, hacer la desintoxicación en plena conciencia. Por su parte, Jennifer Asencio recomienda comenzar con un ayuno de 12 a 16 horas, tomar té verde, pues “ayuda muchísimo a limpiar las vías urinarias, las vías hepáticas y biliares, así como acrecentar la microbiota del intestino. Esto produce cambios en el pH del organismo y mejora las condiciones para que haya más bacterias buenas y benéficas para el intestino”. Adicionalmente, afirma que tomar vinagre de manzana en ayunas mejora la motilidad del intestino y ayuda a limpiar más fácil las vías urinarias y hepáticas. Con un juguito en la mañana el détox no demostrará todas sus bondades. Según lo que nos cuentan los expertos, hay que hacer un tratamiento completo, un cambio de hábitos por algunos días que reinicie el organismo de pé a pá. No estás solo en tus metas de salud. Nuestras nutriólogas de casa elaboraron este reto détox para que empecemos el año de forma más saludable. Lo comenzaremos juntos el 10 de enero y dura diez días, ¿nos acompañas? 
Nuestros pies son una parte del cuerpo muy fuerte, nos permiten andar, pararnos y hacer mil cosas más, desde bailar, hasta dar brinquitos de alegría, así que ponerles un poco de atención y tratarlos con ingredientes naturales es una buena manera de agradecerles por tanto.Aunque son una parte primordial para nuestro día a día, es posible que no les pongamos la atención suficiente y muchas veces, nuestros talones están agrietados, tenemos dolor en los pies o piel vieja y seca que ninguna cantidad de humectante podría reparar.Si quieres probar con formas sencillas y caseras, estos exfoliantes con ingredientes naturales le darán a tus pies todo lo que necesitan.Exfoliantes caseros para los pies con ingredientes naturalesExfoliar tu piel con regularidad puede ayudar a que se hidrate mejor y puedes hacer tu propia versión ecológica en casa con ingredientes sencillos y naturales, como los que te dejamos a continuación.Exfoliante con lecheEste exfoliante es un tratamiento completo para hidratar tus pies y deshacerte de las partes ásperas, así que necesitarás una piedra pómez y una muy buena crema humectante. 1 taza de leche5 tazas de agua tibia4 cucharadas de azúcar o sal1/2 taza de aceite de bebéMezcla la leche con el agua tibia en un recipiente grande y remoja tus pies de 5 a 10 minutos.En un bowl, mezcla el aceite de bebé con el azúcar o la sal hasta formar una pasta espesa y aplicala en tus pies con un masaje de movimientos circulares. Después puedes usar la piedra pómez en los talones, si lo deseas. Enjuaga y seca tus pies con una toalla y palmaditas suaves.Por último, aplica una crema hidratante espesa o vaselina en la planta de los pies, coloca unos calcetines gruesos y cómodos, y descanse con los pies en alto durante varias horas o duerme con los calcetines puestos.Exfoliante de café rico en antioxidantesEl café contiene muchos antioxidantes que no sólo puedes beberte, así que prepara este exfoliante para aprovecharlos en tu piel.1/2 taza de café molido1/4 taza de azúcar morena1/2 taza de aceite de coco1 cucharadita de extracto de vainilla realCalienta el aceite de coco hasta que esté en forma líquida.Mezcle el café con el aceite de coco y el extracto de vainilla.Una vez que la mezcla se haya enfriado, agregar el azúcar morena, de esta manera evitarás que se derrita.Masajea tus pies con la mezcla y después enjuague o retira con un paño. Si limpias tus pies con un paño, los residuos de aceite de coco que quedan en la piel seguirán funcionando.
Nuestros pies son una parte del cuerpo muy fuerte, nos permiten andar, pararnos y hacer mil cosas más, desde bailar, hasta dar brinquitos de alegría, así que ponerles un poco de atención y tratarlos con ingredientes naturales es una buena manera de agradecerles por tanto.Aunque son una parte primordial para nuestro día a día, es posible que no les pongamos la atención suficiente y muchas veces, nuestros talones están agrietados, tenemos dolor en los pies o piel vieja y seca que ninguna cantidad de humectante podría reparar.Si quieres probar con formas sencillas y caseras, estos exfoliantes con ingredientes naturales le darán a tus pies todo lo que necesitan.Exfoliantes caseros para los pies con ingredientes naturalesExfoliar tu piel con regularidad puede ayudar a que se hidrate mejor y puedes hacer tu propia versión ecológica en casa con ingredientes sencillos y naturales, como los que te dejamos a continuación.Exfoliante con lecheEste exfoliante es un tratamiento completo para hidratar tus pies y deshacerte de las partes ásperas, así que necesitarás una piedra pómez y una muy buena crema humectante. 1 taza de leche5 tazas de agua tibia4 cucharadas de azúcar o sal1/2 taza de aceite de bebéMezcla la leche con el agua tibia en un recipiente grande y remoja tus pies de 5 a 10 minutos.En un bowl, mezcla el aceite de bebé con el azúcar o la sal hasta formar una pasta espesa y aplicala en tus pies con un masaje de movimientos circulares. Después puedes usar la piedra pómez en los talones, si lo deseas. Enjuaga y seca tus pies con una toalla y palmaditas suaves.Por último, aplica una crema hidratante espesa o vaselina en la planta de los pies, coloca unos calcetines gruesos y cómodos, y descanse con los pies en alto durante varias horas o duerme con los calcetines puestos.Exfoliante de café rico en antioxidantesEl café contiene muchos antioxidantes que no sólo puedes beberte, así que prepara este exfoliante para aprovecharlos en tu piel.1/2 taza de café molido1/4 taza de azúcar morena1/2 taza de aceite de coco1 cucharadita de extracto de vainilla realCalienta el aceite de coco hasta que esté en forma líquida.Mezcle el café con el aceite de coco y el extracto de vainilla.Una vez que la mezcla se haya enfriado, agregar el azúcar morena, de esta manera evitarás que se derrita.Masajea tus pies con la mezcla y después enjuague o retira con un paño. Si limpias tus pies con un paño, los residuos de aceite de coco que quedan en la piel seguirán funcionando.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD