Tips para cocinar con Almendras
Tips de Cocina

Tips para cocinar con Almendras

Por Kiwilimón - Agosto 2011

Seguramente más de una vez hemos escuchado que las almendras “engordan” a quienes las consumen, y si bien, es cierto que aportan ciertas cantidades calorías ya que están compuestas por un 52% de grasas, también es verdad que la grasa que aporta es de tipo monoinsaturada, es decir, que reduce el colesterol y previene enfermedades cardiovasculares. Además, el consumo de almendras aportan grandes beneficios para salud; contienen grandes cantidades de vitamina B, vitamina E, minerales esenciales como el zinc y calcio, proteínas vegetales, aminoácidos y hierro. Como podrás ver, las aportaciones que las almendras brindan a nuestra salud son increíbles, por eso a continuación de damos algunos tips para que cocinarlas te sea más fácil.

Para tostar almendras

Al horno

Precalienta el horno a 177° C y forra una bandeja para horno de papel aluminio. Rebana aproximadamente ½ taza de almendras en laminas y extiende una capa de ellas sobre la bandeja, ten cuidado de que no se encimen unas con otras. Deja que se tuesten en el horno de 10 a 12 minutos. Presta atención al color marrón que deben tomar y al aroma a frutos secos del que tu cocina se impregnará cuando estén listas. Por último deja enfriar.

En microondas

En una taza, vierte ½ cucharadita de mantequilla y ½ taza de almendras de modo que se cubran por completo; a continuación extiende las almendras en un plato apto para el uso de microondas y forma una capa plana. Programa el microondas por un minuto en un nivel alto. Retira y revuelve. Puedes volver a repetir en caso que sea necesario, ten cuidado con el tiempo, pues las almendras se tuestan rápidamente. Finalmente deja enfriar.

Para salarlas

Al horno

Coloca agua con sal en un tazón y calienta. Procura usar unas 4 cucharadas por litro. Cuando el agua del tazón comience a hervir, retíralo del fuego y agrega las almendras, éstas deben quedar cubiertas por el agua. Deja reposar de 5 a 7 minutos, escurre y vierte en una bandeja para horno, cuando comiencen a hacer un pequeño ruido como de choque entre ellas dale unas vueltas ayudándote con una cuchara de madera para evitar que se peguen entre ellas. Retira y deja enfriar cuando estén cocidas.

En microondas

Coloca las almendras crudas y peladas en una taza apta para microondas, sala a gusto y tápalas. Programa el microondas unos 2 minutos. Asegúrate de darle vueltas para lograr una uniformidad. Vuelve a calentar por 2 minutos. Retira y deja enfriar.

Pélalas fácilmente

Pon abundante agua al fuego, cuando ésta hierva introduce las almendras, deja que es escalden alrededor de un minuto. Escurre y comienza a pelar almendra por almendra. Con ayuda de tus dedos índice y pulgar da pellizcos en el extremo para romper la cutícula, mueve los dedos en direcciones contrarias. Así la piel de la almendra se soltará con mucha facilidad.

También te recomendamos las siguientes recetas con almendras:

Pastel de Almendras: http://www.kiwilimon.com/receta/postres/pasteles/pastel-de-almendras?id=762&categoria=Postres&titulo_corto=pastel-de-almendras  

Panqué de Almendra y Moras: http://www.kiwilimon.com/receta/postres/panques/panques-con-frutas/panque-de-almendra-y-moras

Arroz con Champiñones y Almendras: http://www.kiwilimon.com/receta/guarniciones/arroz-con-champinones-y-almendras?id=212&categoria=Guarniciones&titulo_corto=arroz-con-champi%C3%83%C2%B1ones-y-almendras Spagetti con Crema de Limón y Almendras: http://www.kiwilimon.com/receta/pastas/spagetti-con-crema-de-limon-y-almendras?id=622&categoria=Pastas&titulo_corto=spagetti-con-crema-de-limon-y-almendras  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El Hummus es una preparación de Medio Oriente que hoy en día se consume mucho. Se usa como dip para triángulos de pan pita, o verduras, y también como base para algunos guisos.Nutricionalmente, es muy bueno porque tiene alto contenido en grasas sanas y minerales. Es bajo en carbohidratos y alto en proteínas y fibra de origen vegetal. Además, es delicioso y te hace sentir satisfecho.Básicamente, el hummus está hecho a base de garbanzos. De hecho, la palabra hummus quiere decir garbanzo. Tiene también tahini o pasta de ajonjolí molido, y otros complementos como ajo, aceite de oliva y jugo de limón.Prueba estas Botanas Saludables con HummusExisten versiones muy diferentes de este alimento por todo el mediterráneo, norte de áfrica y medio oriente. Algunas tienen berenjena, jitomate, alubias o huevos cocidos o mezclas de especias. Después de todo, es una base bastante neutra abierta a muchos sabores.Para prepararlo en casa, necesitas empezar por los garbanzos. Los puedes conseguir enlatados y ya cocidos, lo cual es muy práctico. Si deseas cocerlos, hay que remojarlos toda una noche, descartar el agua del remojo y cocerlos en suficiente agua con sal. Puedes agregarles cebolla, zanahoria y hierbas de olor para lograr un mejor sabor. Déjalos a fuego bajo o en olla de presión hasta que estén muy suaves.Una vez cocidos, hay que molerlos en un procesador de alimentos o licuadora con tahini, la cual es una pasta de ajonjolí molido que se consigue en casi todos los supermercados y también en tiendas de comida árabe. El tahini tiene un sabor fuerte, por lo que un par de cucharadas son suficientes para agregar mucha personalidad. Su sabor se balancea muy bien con jugo de limón, sal y aceite de oliva, pero si no deseas agregar tahini, un poco de yogurt griego o jocoque seco aportarán acidez y cremosidad.Ajusta la consistencia de tu hummus casero con el agua que te haya quedado de la cocción. Algunas personas prefieren molerlo hasta que esté completamente terso, pero también puedes dejarlo con un poco de textura.Finalmente, para darle sabor, lo tradicional es un poco de ajo crudo, aunque también puede ser rostizado. Si usas ajo crudo, muélelo con el jugo de limón para domar un poco su sabor. Es delicioso con una pizca de comino y está de moda agregar otros ingredientes que le den colores interesantes, como betabel rostizado, aguacate, pimientos asados, calabacitas asadas o berenjena tatemada.Para servirlo, es tradicional ponerlo en un plato y marcar un canal con la parte de atrás de la cuchara, agregar más aceite de oliva y espolvorea un poco de pimentón, zaa’tar o chile en polvo.Te recomendamos estas 6 nuevas maneras de comer hummusPor otro lado, el hummus no solamente funciona como dip. Es una gran opción para la lonchera con verduras. Es delicioso también en lugar de mayonesa para tu sándwich. Además, lo puedes usar para rellenar portobellos, o combinado con arroz, para rellenar pimientos al horno. Es riquísimo encima de pollo asado, en tu avocado toast o con pimientos y cebollas sobre tu hamburguesa o en pita con carne asada.Visita la historia antigua en un plato que está muy de moda y agrégale toques interesantes a tu gusto. Después de todo, así es como se crean los grandes platillos.
A lo largo de nuestra vida hemos escuchado muchos mitos alrededor de la necesidad de bajar de peso. Una de las teorías que de un tiempo para acá ha cobrado importancia es sobre que el alcohol engorda pero, ¿qué pensarías si te decimos que esto no es un mito, sino verdad? Aquí te va una verdad que puede doler: las bebidas alcohólicas no sólo están saboteando tu dieta, además te están haciendo engordar y todo esto tiene una explicación que nos lleva directo al alcohol que contienen, pues este interrumpe la oxidación de las grasas e hidratos de carbono y, en lugar de quemarlos, los almacenemos. Además, el alcohol contiene etanol, una sustancia nociva para el sistema nervioso central si se consume en grandes cantidades, la cual afecta el funcionamiento del hígado. Por ejemplo, cada gramo de etanol aporta 7 Kcal y las bebidas además pueden contener azúcares y otras fuentes de calorías que también impactan en el organismo. Así que si estás buscando bajar de peso, considera moderar y, de ser posible, evitar el consumo de alcohol, porque además de las calorías vacías que te aporta, solemos tener malos hábitos alimenticios cuando consumimos este tipo de bebidas y eso es una bomba para nuestro cuerpo.Y si toda esta información no te ha bastado para dejar el alcohol, aquí te dejamos datos que te harán pensar dos veces antes de tomarte esa copita:● Una cerveza regular tiene aproximadamente 150 calorías por un vaso de 355 ml.● Una cerveza light, aproximadamente 100 calorías por un vaso de 355 ml.● El vino contiene aproximadamente 100 calorías por una copa de 145 ml.● El alcohol destilado (ginebra, ron, vodka, whiskey), aproximadamente 100 calorías por 45 ml.● Un martini tiene aproximadamente 140 calorías por una copa de 65 ml.● Una piña colada, aproximadamente 500 calorías en 205 ml.Y a algunas de esas bebidas hay que sumarle las calorías de las sustancias con las que se mezclan, como jugos, refrescos, jarabes.Por último, recuerda que la mejor manera de controlar las calorías es limitar la cantidad de alcohol que tomas. Antes de salir, establece un límite y apégate a él. Es válido rechazar una bebida que no quieres o negarse a que te sirvan una segunda copa de vino, todo está en tus decisiones y en la conciencia de ellas.
A veces, las sopas pueden quedar un poco más ligeras de lo que nos gusta. Pero aquí tenemos la solución. Después de todo, no hay como una sopa espesita para satisfacer el apetito y llenar el corazón.Déjala hervirMuchas veces, lo único que hace falta para que tu sopa tenga más consistencia es un poco de paciencia. Déjala hervir y así se evaporará el exceso de líquido. Muévela de vez en cuando para cuidar que no se pegue, checa que no se concentre demasiado y que no se pase de sal.Un poco de puréSi la sopa tiene como base caldo con verduras picadas, como la sopa minestrone, añade puré de jitomate, o licúa un poco de las mismas verduras con el mismo caldo.Te recomendamos esat rica Sopa de Pasta con VerdurasOtro gran espesante es el arroz cocido, que puedes licuar con una tercera parte de la sopa; de igual manera sirve el puré de papas o las hojuelas de puré de papa. El arroz cocido licuado con un poco del líquido es una buena forma de espesar sopas de mariscos o de verduras como coliflor o brócoli. No añade sabores adicionales, deja una textura y brillo muy diferentes y si no te gusta añadir lácteos, es una buena solución.Si se trata de sopa de tortilla, licúa algunas tortillas con tu base de jitomate para que tenga más cuerpo, también le añadirás sabor.Crema o yogurUn poquito de crema o yogur estilo griego sin endulzar no sólo aportará textura, sino que dará un sabor delicioso. Prueba primero la marca de crema que usas, hay algunas que al hervirlas, en lugar de espesar, diluyen. Si es una sopa de lentejas con curry o sopa de pollo o mariscos con sabores orientales, la crema o leche de coco es una gran opción.Harina o féculasUna solución muy rápida es un poco de maicena o fécula de maíz. Recuerda combinarla con agua fría en un recipiente pequeño e incorporarla después a la sopa. Déjala hervir varios minutos antes de agregar más. Se espesa muy rápido.Prueba con esta Sopa de Pasta con PolloDe la misma manera, puedes agregar harina disuelta con agua, pero ésta necesita hervir más tiempo para que no tenga sabor a crudo, al menos diez minutos. Una manera de evitarlo es cocinar la harina con la misma cantidad de mantequilla en un sartén pequeño hasta que esté pálida y huela como a galleta horneada. Esto se llama un roux. Incorpora el roux usando un batidor de globo, así te asegurarás de que no se formen grumos. Déjalo hervir unos cinco minutos para asegurarte de que esté cocido a fondo.Si es una sopa rústica, especialmente a base de jitomate, puedes agregar también un poco de pan molido.Y si no tienes mucho tiempo, los croutones siempre absorberán el exceso de líquido y a todo mundo le gustan. Prueba tostarlos con aceite y hierbas de olor para agregar otra capa de sabor.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD