Top 10 citas sobre comida
Tips y Consejos

Top 10 citas sobre comida

Por Kiwilimón - Junio 2015
Muchos grandes pensadores en la historia de la humanidad le han dedicado profundas palabras a la gastronomía. No es para menos, el sustento y felicidad que vienen de la comida se han reflejado en el pensamiento de varios íconos a través de los años, y hoy queremos compartirte algunas de las palabras más famosas que se han dicho sobre este tema. Este es nuestro top 10: citas sobre comida. “El cocinero no es una persona aislada, que vive y trabaja sólo para dar de comer a sus huéspedes. Un cocinero se convierte en artista cuando tiene cosas que decir a través de sus platos, como un pintor en un cuadro.” - Joan Miró, artista catalán
“La única manera de conservar la salud es comer lo que no quieres, beber lo que no te gusta, y hacer lo que preferirlas no hacer.” - Mark Twain, escritor estadounidense
“Nadie puede ser sensato con el estómago vacío.” - George Eliott, novelista inglesa
“El amor es tan importante como la comida, pero no alimenta.” - Gabriel García Márquez, escritor colombiano
“Que la comida sea tu alimento, y el alimento tu medicina.” - Hipócrates, pensador griego
“No hay amor más sincero que el amor a la comida.” - George Bernard Shaw, escritor Irlandés
“El placer de los banquetes debe medirse no por la abundancia de los manjares, sino por la reunión de los amigos y por su conversación.” - Cicerón, filósofo romano
“Abreviar la cena, prolongar la vida.” - Benjamín Franklin, padre fundador de los Estados Unidos
“Dios ha hecho los alimentos y el diablo, la sal y las salsas. ” - James Joyce, novelista irlandés
“Estómago hambriento no tiene oídos.” - Jean de la Fontaine, cuentista francés
Si estás de acuerdo con la pasión por la comida visítanos en nuestra página (www.kiwilimon.com) para conocer las mejores recetas.    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Mitos y realidades sobre el gluten
En los últimos años, muchas personas han dejado atrás los alimentos con gluten a pesar de no padecer la enfermedad celíaca, también conocida como celiaquía, debido a que ha circulado mucha información negativa sobre esta sustancia. En Kiwilimón te contamos los mitos y realidades alrededor de esta proteína, para que determines si debes o no seguir una dieta sin gluten. ¿Qué es el gluten?El gluten es una proteína presente en muchos cereales, tales como el trigo, la cebada y el centeno, así como en alimentos como pasta, pan, pizza y salsa de soya, entre otros productos. En el caso de las personas celiacas, estas no pueden ingerir alimentos con gluten, pues esto les causará inflamación, daño en el intestino y otras reacciones en el cuerpo. También puedes leer: 4 razones por las que el lunes sin carne es una buena idea¿Quién debe adoptar una dieta libre de gluten?De acuerdo con la Facultad de Medicina de Harvard, las personas que deben evitar los alimentos con gluten son aquellas que padecen la enfermedad celíaca, pues esto será esencial para mantenerse saludable. Por otro lado, hay personas que, aunque no son alérgicas, si presentan intolerancia al gluten. Estas personas registran síntomas como inflamación, diarrea y dolor en el estómago cuando ingieren alimentos que contienen esta proteína. Por lo tanto, hay dos grupos que no deben adoptar una dieta libre de gluten: los celiacos y las personas que registran molestias después de comer este tipo de alimentos. En cualquier caso, lo más recomendable es acudir con un especialista, quien determinará si puedes o no comer gluten. ¿Qué tiene de malo el gluten?Según los expertos, el gluten no es malo, pues hasta hoy en día no existen estudios científicos que demuestren que consumir alimentos sin gluten mejorará tu salud o ayudará a prevenir varias enfermedades. También puedes leer: 10 alimentos para reforzar tu sistema inmunitario¿Es malo dejar de comer gluten?Aunque este tipo de dieta puede tener muchos beneficios para ciertas personas, dejar de consumir productos con gluten puede tener un efecto adverso en tu salud, ya que estos alimentos suelen contener vitaminas y minerales tales como el hierro y el ácido fólico. Por otro lado, expertos de la Universidad de Harvard indican que los alimentos libres de esta proteína suelen ser más altos en azúcar y grasa, mientras que contienen menos fibra. Además, estudios recientes señalan que las personas que siguen dietas libres de gluten aumentan de peso. Los beneficios del glutenAunque hoy está de moda optar por todo tipo de alimentos libres de esta sustancia, los cuales son más caros, los estudios científicos confirman los beneficios de comer gluten. Una investigación publicada en 2017, la cual contó con la participación de 100,000 personas sin alergias a esta proteína, no encontró evidencia de que una dieta que incluyera gluten estuviera asociada a enfermedades cardiacas. Por el contrario, el estudio señala que las personas que no consumen este tipo de alimentos tienen más probabilidades de padecer enfermedades del corazón. Por si fuera poco, varios estudios han ligado el consumo de cereales con una mejor salid. Las personas que consumen más granos integrales son menos propensas a padecer diabetes tipo 2, derrames cerebrales y otras enfermedades de cardiacas.Ahora que ya sabes que el gluten no es tan malo como parece y si estás seguro de que padeces la enfermedad celíaca o eres intolerante al gluten, es importante que evites esta proteína. Lo más recomendable es acudir con un especialista y mantener una dieta saludable y rica en vegetales, frutas, proteína, leguminosas, semillas, nueces, proteína animal y alimentos libres de gluten, tales como la quínoa, el arroz integral, el amaranto, el maíz, la avena y el trigo sarraceno. También puedes leer:Los múltiples beneficios de comer col Recetas sin glutenEn Kiwilimón nos preocupamos por tu salud, por eso tenemos para ti una amplia selección de recetas libres de gluten para cualquier ocasión, atrévete a probarlas. Postres sin glutenPanes sin glutenRecetas sin glutenGuarniciones sin gluten
Cómo limpiar tu lavadora usando ingredientes caseros
Aunque parezca difícil de creer, debes limpiar tu lavadora cada cierto tiempo, pues aunque esté en constante contacto con detergente y otros productos de limpieza, te podría sorprender lo sucia que puede estar. En Kiwilimón te decimos cómo limpiar tu lavadora fácil y rápidamente, usando ingredientes que seguramente ya tienes en casa. ¿Por qué es importante limpiar tu lavadora?Según los expertos en limpieza, las lavadoras necesitan una limpieza profunda de vez en cuando, ya que acumulan residuos de detergente, productos de limpieza, grasa y mugre, por lo tanto, es importante remover todo esto, ya que es necesario para que tu lavadora funcione correctamente. Por otro lado, mantener tu lavadora en óptimas condiciones será importante para alargar la vida útil de este electrodoméstico, pues es uno de los más caros. También puedes leer: 7 formas de blanquear tu ropa con ingredientes naturales¿Cada cuándo debes limpiar tu lavadora?La buena noticia es que limpiar tu lavadora es muy fácil, pues no necesitas productos especiales o gastar mucho dinero, ¡en Kiwilimón te decimos cómo! Lo primero es determinar qué tan seguido debes limpiarla, esto dependerá de que tan frecuente la uses y qué tipo de productos utilizas. Si usas detergente, cloro y suavizante convencional, los cuales contienen diferentes químicos, deberás limpiar tu lavadora cada tres meses. Por el contrario, si usas productos amigables con el medio ambiente, los cuales no contienen químicos, solo deberás limpiarla una vez al año. Cómo limpiar tu lavadora con ingredientes caseros¡Tenemos excelentes noticias para ti! Si nunca has limpiado tu lavadora, no te preocupes, aquí te decimos cuáles son los ingredientes que debes usar y el proceso paso a paso, no podrás creer lo fácil que es. Los expertos en limpieza recomiendan utilizar dos ingredientes caseros para dejar tu lavadora rechinando de limpia: vinagre y bicarbonato de sodio. Recuerda que es dos ingredientes naturales tiene muchísimos usos en la cocina, pero también a la hora de limpiar toda tu casa. También puedes leer: Cómo hacer que tu ropa salga bien exprimida de la lavadoraLimpiar tu lavadora con vinagre y carbonatoOlvídate de los malos olores y los residuos en tu lavadora en un dos por tres. Ingredientes Vinagre blancoBicarbonato de sodioTrapo limpio y secoAtomizadorCepillo de dientes nuevoInstrucciones Vierte el vinagre blanco en el atomizador y cierra.Rocía el interior de la lavadora con el atomizador y limpia con el trapo. Esto removerá pelusas, residuos, grasa y cualquier otra sustancia.Aplica un poco de la mezcla en la tapa de la lavadora y limpiar muy bien, seguramente encontrarás cabellos, pelusas y todo tipo de suciedad.Vierte alrededor de 2 tazas de vinagre blanco en el dispensador de detergente y enciende la lavadora en el ciclo más largo y selecciona la opción de agua caliente.Añade media taza de bicarbonato de sodio dentro de la lavadora y vuelve a seleccionar el ciclo más largo y el agua caliente.Una vez que termine el ciclo de lavado, limpia las paredes y la puerta de la lavadora con un trapo limpio.Deja la puerta de la lavadora abierta hasta que esté seca por completo.También puedes leer: Cómo elegir la temperatura de la lavadoraMás consejos para mantener tu lavadora limpiaAdemás de usar vinagre blanco y carbonato para mantener tu lavadora limpia y libre de malos olores, también puedes seguir estas recomendaciones. Saca la ropa de la lavadora tan pronto como termine el ciclo de lavado, de esta manera no se quedará con un olor a humedad.Limpia y enjuaga los dispensadores de detergente, cloro y suavizante cada tres usos.Limpia el interior y el exterior de la lavadora con un trapo limpio y húmedo al menos una vez a la semana.Cuando termines de usar la lavadora, recuerda mantener la puerta abierta para que se seque por completo.
¿Por qué perdemos el gusto y el olfato con COVID y cómo recuperarlo?
Los aromas son toboganes cuánticos que nos catapultan a otra realidad: a la casa de nuestros padres en la infancia, a nuestro primer beso, a las vacaciones de la adolescencia. “No hay memoria tan precisa, tan vívida y evocadora como la que se recupera a través del olfato, y va tan unida a las sensaciones que se experimentaron junto al olor”, confirma Dolores Redondo, en su Legado en los huesos.Quienes hemos atravesado por COVID nos hacemos conscientes de la fiesta que regalan los sentidos al ánimo y la salud, al cuerpo. Tras algunos días sin aroma y sin gusto me di cuenta de que la nariz está íntimamente conectada a las emociones. Tal vez por eso lo extrañaba quizás más que el gusto. La neuróloga Paola Guraieb me explicó que es porque nuestra capacidad olfatoria incluye unos 3 mil olores, mientras la gustativa es mucho menor. “Si dejas de oler, las alteraciones en el gusto serán predominantes. Lo que sucede es que el virus tiene una alta replicabilidad en el pulmón, en el cerebro, en la sangre y en la nariz. Por eso es común que se merme la olfacción”. Y está claro: sin olfato, perdemos el gusto. La doctora Flor Luna, especialista en urgencias médico-quirúrgicas y consultora sobre Salud Ocupacional en empresas trasnacionales, afirma que existe una constante de 53 por ciento en la alteración del olfato, mientras que en el gusto es de 52 por ciento. “Uno de cada cinco pacientes con coronavirus presenta estas alteraciones como primer síntoma de la enfermedad. Aún no se tiene claro si la prevalencia es distinta con otra cepa”, afirma. Para muchos de nosotros el gusto es literalmente la sal de la vida. En la lengua, el techo de la boca y en la garganta se encuentran las células gustativas, unas pequeñas partículas dentro de las papilas gustativas que se cuentan en 10 mil cuando nacemos y que se van perdiendo a partir de los cincuenta años. Probar un mole, por ejemplo, con ageusia (incapacidad de detectar sabores en los alimentos) es llevar a la boca una salsa sedosa y caliente pero desprovista de alma. Con el tiempo –aunado a una dosis de paciencia y amor a mi proceso de sanación– aprendí a valorar las texturas, las temperaturas, las sensaciones que un alimento dejaba a su paso por la boca. Yo recuperé primero el olfato que el gusto, pero según la doctora Luna, varios estudios elaborados en la Unión Europea han observado una recuperación más rápida del gusto que el olfato. Lo común es que a las tres semanas de un diagnóstico positivo comience la recuperación de ambos sentidos. Si la enfermedad fue severa pueden tardar hasta entre seis y ocho meses. Y sí, existen casos en los que no se recuperan los sentidos o quedan dañados. “Depende de muchos factores, por ejemplo, si la persona es fumadora. Ellos ya per se tienen alteraciones en el gusto y olfato, y posiblemente nunca vuelvan a degustar u oler al 100”, concluye la doctora Luna. ¿Cómo recuperar los sentidos?Las estrategias de tratamiento en las alteraciones del olfato dependen si se trata de una pérdida total (anosmia) o parcial (hiposmia) del sentido. “En el caso de que la pérdida sea permanente, está indicado el entrenamiento olfatorio”, confirma la doctora Luna. No hay que dejar que el tiempo pase. Para la neuróloga Guraieb, recuperar a tiempo la olfacción puede representar la salud de nuestro cerebro en el futuro: “Cuando existe anosmia tienes que recuperarte en menos de seis meses, pues los epitelios respiratorios están conectados con la memoria”. Lo que sucede es que los aromas conectan con las cortezas cerebrales en las que se localizan las emociones, la memoria episódica. “Está demostrado que pacientes con enfermedades degenerativas han padecido o padecieron problemas del olfato, también se ha observado en pacientes con problemas de Parkinson o Alzheimer”. La solución está en poner a trabajar nuestra nariz y nuestra lengua; entrenarlas, pues. “Como sucedería en un entrenamiento físico, esta técnica consiste en exponer a los pacientes a diferentes olores concentrados en recipientes individuales a diario y durante el tiempo indicado por el especialista”, afirma la doctora Luna. Ella nos da el consejo de realizar el olfateo deliberado diariamente por tres meses. Necesitarás limón, una rosa o un caballito con agua de rosas, algún alimento ahumado, un caballito de vinagre, un caballito de anís y aceite de eucalipto. Practica oler durante 20 segundos cada uno de estos aromas dos veces al día. “Existe clara evidencia científica de que esta exposición sistemática a determinados olores mejora el olfato en patologías neurodegenerativas o traumatismos craneales”, concluye la doctora Luna.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD