Top 10: tweets graciosos sobre comida
Tips y Consejos

Top 10: tweets graciosos sobre comida

Por Kiwilimón - Febrero 2016
Las redes sociales sirven para muchísimas cosas. Pueden ayudarte a despegar tu negocio, mandar mensajes a personas queridas, conectarte alrededor del mundo y por supuesto, hacer comentarios graciosos sobre comida. En las redes hay millones de mensajes que seguro te sacan una sonrisa o dos por su ingenio y humor. Hoy te compartimos diez de los que más nos han hecho reír. A mi mamá puedo no darle nietos pero es obligatorio devolverle los tuppers. - @aceitunaninja Recomendamos: Spaghetti a la bolognesa   Sos más lindo que sentir olor a panadería a las 7 am. -@pvpaulina Recomendamos: Madeleines   ¿Por qué cortarías mi pizza en pedazos tan desiguales? Si estás tratando de separar mi familia los estás logrando… -@KyleMcDowell86 Recomendamos: Pizza napolitana   No puedo convertir el agua en vino, pero puedo convertir el helado en desayuno. -@LouisPeitzman Recomendamos:  Galletas rellenas de helado   Es mucho más fácil dejar de comer carbohidratos una vez que aceptas llevar una vida sin alegría y llena de rencor y tristeza. -@Smug_Lemur Recomendamos:  Pan de calabaza   ¿Se supone que debo saber que no se puede comer el exterior de una piña como si fuera algún tipo de científica? -@audipenny Recomendamos:  Piña colada   El 90% de una relación es averiguar día a día dónde comer. -@IamEnidColeslaw Recomendamos:  Pastel de sushi   ¿La dieta paleo es en la que comes dinosaurios? -@Swishergirl24 Recomendamos:  Dieta paleo   Odio cuando trato de ordenar una ensalada y mi boca dice: “una hamburguesa doble con queso por favor.” -@JimGaffigan Recomendamos:  Hamburguesa de tocino y queso   Si sabes exactamente cuántas calorías hay en tu roll de canela, lo estás comiendo mal. -@JessObsess Recomendamos:  Rollos de canela    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La dieta cetogénica, o dieta keto, consiste en bajar tu consumo de hidratos de carbono en tu alimentación diaria y sustituirlos por grasas buenas para poder generar un proceso metabólico llamado cetosis, el cual ayuda a que el cuerpo utilice sus reservas de energía, o sea, la grasa corporal y lograr perder peso. Beneficios de la dieta keto Lo maravilloso de la dieta cetogénica para algunas personas es que permite perder grasa con mayor velocidad. Algunos de sus beneficios se han demostrado para tratar enfermedades metabólicas como resistencia a la insulina, problemas hormonales y hasta neurológicas como la epilepsia. Como puedes darte cuenta, la dieta keto puede traer consigo múltiples beneficios para la salud, si se lleva con responsabilidad y se acude con un especialista. ¿Qué no comer en la dieta keto? Recuerda que en la dieta cetogénica debes evitar comer cualquier alimento alto en carbohidratos, por lo que seguramente tendrás que despedirte de varios de estos: Alimentos que contengan azúcar añadida como refrescos, jugos, pasteles, helados y dulces.Almidón, que puedes encontrar en cereales, productos derivados del trigo, maíz, arroz, quinoa, así como en tubérculos como papa, camote.Leguminosas: habas, garbanzos, lentejas, edamamesFrutas, por su contenido de azúcar.Grasas saturadas, aceites refinados.Alcohol, especialmente la cerveza y licores por su alto contenido de carbohidratos.Uno de los grandes retos de las dietas cetogénicas es evitar el estreñimiento, por lo que hay que incluir fibra, así que NO se te olvide consumir tus verdes: espinacas, lechugas, pepinos, nopales, brócoli e hidratarte muy bien. ¿Ya sabías qué alimentos se deben evitar en la dieta cetogénica?
El prestigioso cocinero mexicano Gerardo Vásquez Lugo, del restaurante Nicos, en CDMX, reinterpreta dos recetas creación de su mamá, María Elena Lugo Zemeño y su abuela, Catalina, fáciles de preparar en casa, con un maridaje muy especial, como un homenaje a las cocineras que lo inspiraron en su carrera culinaria. Para Gerardo Vázquez Lugo, la cocina tradicional mexicana es una cocina de herencia, una cocina comunitaria, que se hace en equipo, en familia, en la cual cada platillo sabe a casa. Y para rendir homenaje a esa premisa, el internacionalmente reconocido chef celebra el Día de las Madres en familia, reinterpretando un par de platillos que remiten al amor y recuerdos de nuestras madres y abuelas.Para llevar a cabo este festejo de una forma sin igual, el icónico dúo de madre e hijo, Gerardo Vázquez Lugo y Maria Elena Lugo Zermeño, decidieron compartir dos recetas icónicas en su familia, que maridan perfecto con el sake mexicano Nami, en donde cada una cuenta una historia memorable y excepcional.Memorias de la abuelaEl primer plato, “Pepián de la abuela Cata”, es una receta casera de su abuela Catalina, originaria de Aguascalientes y que vivió unos años en Chihuahua. Este plato sencillo y de sabores muy simples, lo preparaba en vigilia y se caracteriza por el uso de pepita de calabaza tostada con todo y su cáscara, pues el secreto está en el interesante sabor que ésta última le brinda, aunque de cualquier modo se cuela para eliminar su excesiva presencia. Para Gerardo, elegir este plato lo remonta a un momento sumamente especial, de compartir la cocina con su madre, María Elena. “Hace aproximadamente 25 años, le preguntamos a Catalina que le gustaría comer de especial para su Santo, y su respuesta fue: mi propia receta de pepián, acompañado con pollo. Esa noche recuerdo haber empezado a cocinar esta pepián junto a Maria Elena hasta la madrugada”, rememora Gerardo.Producto de su consumo durante las décadas de los 30s y 40s en donde los platos eran veganos en su mayoría, este pepián se sirve con papas y vegetales, por ello su popularidad al ser retomado durante periodo de vigilia, retomando a la vez la costumbre de la cocina tradicional mexicana respecto el uso de vegetales de temporada.Esta receta, además, tiene por ingrediente especial el pollo, y para cocinarlo Gerardo pone énfasis en la técnica de masajear y sabotear con un poco de ajo, aceite, sal y pimienta, para penetrar la carne con el condimento -una técnica que su mamá le enseñó, y que volvió a observar cuando estudió en Nueva Delhi, India. De acuerdo con los principios gastronómicos de Gerardo, cada producto, cada vegetal, tiene un tratamiento especial de modo que sea posible sacar lo mejor posible de cada uno: algunos vegetales deben ir asados, otros fritos, y otros simplemente blanqueados; cada vegetal tiene un tratamiento diferente.Las dulces memorias de ElenaLa segunda receta es para los amantes del dulce: “Fresas al Brandy”, una receta de su madre, María Elena. Aunque María Elena describiría sus postres como “rústicos” o “básicos”, Gerardo reconoce que estas recetas tienen una complejidad digna de reconocer, pues vienen de una época en donde el mayor pasatiempo era preparar dulces en casa, dando una vida más larga a la fruta de cada temporada, como en este caso, las fresas con un añadido muy sencillo de licor.Originalmente esta receta lleva una crema a base de yemas cuya preparación suele ser compleja, creación de la Tía Lupe, hermana de la abuela Catalina, quién era propietaria de una sofisticada y fina repostería, cuyas recetas han sido conservadas cariñosamente por María Elena y que ambos siguen incluyendo en el menú de Nicos. Para poder replicarlo en casa, el dúo eligió una receta más simple, mientras que en el restaurante los comensales podrán disfrutarla con una espuma especial la cual, en contrario al vino, marida perfectamente con Nami, por su sabor sutil que le permite adaptarse y mezclarse con varios licores, como si se tratara de un buen cóctel. Aquí te presentamos la receta de fresas al brandy de Elena: FRESAS AL BRANDYINGREDIENTES:500 gr de fresas300 gr de azúcar2 oz de brandyPROCEDIMIENTO:Limpiar y desinfectar las fresas quitándole sus hojasEn un coludo colocamos las fresas limpias, azúcar y un poco de agua y cocinar a fuego bajo sin dejar de mover para evitar que se hagan grumos, retirar del fuego hasta que las fresas estén suaves.Enfriar y después colocar las onzas de brandy.¡Disfruta esta receta en casa o pruébalas en Nicos este fin de semana, si llevas a tu mamá obtendrá una copa de cortesía de Nami, el primer sake hecho en México!
El rosé combina bien con las madres. Explico: el vino de esta colorimetría es un goce hasta de ver, es conciliador, se lleva bien con casi todos en la mesa y nunca cae pesado. ¿Casualidad? Lo salomónico no se le escapa al gusto: el rosé generalmente no es tánico como un tinto y tiene más estructura que un blanco. Va bien con el pollo, con las pastas, con los postres, y saca lo mejor de la comida especiada, como la mexicana. Pescados, mariscos y arroces, todos le aguantan el paso.Hay rosés de todo tipo: existen los ligeramente abocados para los que prefieren los sorbos dulces y los hay secos, para quienes prefieren armonizar la comida salada. Los rosados son ligeritos, crujientes en acidez y perfectos para la temporada primavera-verano, como en la que nos encontramos.El proceso de vinificación también es una suerte intermedia. Su jugo nace del prensado de uvas tintas que se dejan macerar con los hollejos (pieles) el tiempo necesario para dotarle del característico color, que va del salmón al durazno, del rosa claro al frambuesa. Tras remover el hollejo, el caldo se vinifica como se haría normalmente en un vino blanco: se le da una sola fermentación sin envejecimiento y se traslada directo a la botella para conservar la frescura y las notas a fruta. A mí me gusta el rosado para las noches con amigas, para la comida asiática, para los atardeceres con terrazas. Me gusta el rosado para tomarlo con mi mamá a las seis de la tarde, la inconfundible rosé o’clock. Mejor que haya rosas de por medio y un postre –cursi, meloso– para demostrarle lo que me hace sentir. Si lo sirves en casa, no olvides enfriarlo a unos 11 o 12 grados y de preferencia, asirte con alguno de estos: Taittinger Prestige RoséSi vamos a hablar de celebración, destapemos unas burbujas. Esta champaña de color rosa intenso brilla por sus aromas a frutas salvajes, cereza y grosella. En boca es elegantísimo, fresco y frutal. Yo lo destaparía para acompañar una bruschetta con queso y frutas o para el postre, mientras recordamos con mamá aventuras de otro tiempo. MarellaEl color rosa con ribetes naranja de este vino proveniente de la grenache y la zinfandel es para admirarse. En la nariz se destacan notas a frutas frescas como fresa y hasta algo de chicle. Hay algo de mineralidad en cada sorbo y también, un poco flores que maridan bien con un arreglo de rosas y un risotto de hongos hecho desde cero. Ocho RoséDe una de las bodegas favoritas de Valle de Guadalupe, Vinícola Bruma, sale esta versión rosé proveniente de la uva sangiovese. Si vas a preparar algo con cerdo, este será tu vino. Encuentra en él notas a fresa verde, cáscara de toronja, jazmín, té de limón y un toque ligero de guayaba verde. ¿Qué tal un chamorro al pibil para celebrar a mamá con manteles largos?Ru Rosa de Uva de Bodegas del VientoYo no sé tu mamá, pero a la mía le encantan los mariscos. Si le vas a cocinar algo como camarones con coco o rebozados, te recomiendo este vino de la Sierra de Arteaga en Coahuila. A cada sorbo encontrarán notas a melón, durazno y cáscara de naranja que sacan lo mejor de tu receta marina.PolenLas notas a fresas, cítricos y sandía se destacan en este vino de la grenache y la syrah. Sus uvas crecen en el Valle de Guadalupe, específicamente en los campos orgánicos de Finca la Carrodilla. En boca el resultado es sutil y elegante y hasta un poco juguetón, perfecto para una de las recetas más emblemáticas de Kiwilimon: la pasta con pollo Alfredo. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD