Top 5: cuentas de twitter que te ayudan a bajar de peso
Tips y Consejos

Top 5: cuentas de twitter que te ayudan a bajar de peso

Por Kiwilimón - Julio 2015

Las redes sociales tienen una infinidad de posibilidades y mientras algunos bloggeros y twitteros usan sus respectivas plataformas de forma personal, hay quienes tratan de ayudar a sus seguidores. Ese es el caso de algunos usuarios de Twitter que están dedicados a hacerte bajar de peso y mantener una vida saludable. Éstas son 5 de las cuentas que debes seguir si deseas motivarte durante tu dieta.

También te compartimos algunas recetas sanas y deliciosas que te motivarán y harán gran equipo con las cuentas de Twitter que elijas seguir.

Slimming world (@SlimmingWorld)

Aunque esta organización se situa en Inglaterra, tiene seguidores en todo el mundo. Ellos tratan de ayudar a quien puedan a bajar de peso y llevar dietas saludables. A través de comer sano, actividades y trabajo en grupo han logrado 119, 000 seguidores, y tienen más de 12,300 tweets que incluyen fotos de antes y después, recetas, tips, consejos, y asesorías, todo en menos de 140 caracteres.

Licuado de manzana light: http://www.kiwilimon.com/receta/saludables/licuado-de-manzana-light

Alimentación sana (@comersano)

Esta cuenta no sólo da consejos para bajar de peso, sino que incluyen un sinfín de ligas y tips para quienes de verdad quieran mantenerse sanos a través de la gastronomía. Ya sea que tu problema sea de gastritis, diabetes o simplemente sobrepeso, ellos tienen alguna solución y guía para tratar de resolverlo. A la fecha tienen un poco más de 14,000 seguidores con apenas 1,572 tweets.

Hot cakes integrales: http://www.kiwilimon.com/receta/desayunos/hotcakes/hot-cakes-integrales

Weight Loss Tips (@samomidi)

Aquí proveen consejos reales y certeros sobre cómo comer sano, hacer ejercicio, pérdida de peso y rutinas de acondicionamiento intensas. Además de compartir recetas desintoxicantes también tienen muchos mensajes de fitness que se centran en una zona del cuerpo específica: abdomen, piernas, glúteos, brazos, etc. Sus 120, 000 seguidores comprueban su éxito.

Gelatina de limón y pepino: http://www.kiwilimon.com/receta/postres/gelatina-de-limon-y-pepino

Everyday Health (@weightloss)

Si lo que te interesa no tiene que ver con el ejercicio, sino que quieres seguir una cuenta 100% gastronómica que hable de recetas y consejos sólo para llevar una vida más sana, entonces ésta es tu cuenta. Tiene consejos vegetarianos, veganos, sin gluten y mucho más que puedes usar para comer más sano día a día. Al día de hoy tienen 128,000 seguidores.

Tomates con albahaca: http://www.kiwilimon.com/receta/ensaladas/tomates-con-albahaca

Vive Sanamente (@dietaypeso)

Esta cuenta ya tiene unos impresionantes 273,000 seguidores, y no es por cualquier cosa. Sus consejos van directamente al objetivo de bajar de peso y lograr que las dietas funcionen. Por supuesto, también tienen tips de salud para encaminarte diariamente por el buen camino. Son de Querétaro, por lo que sus consejos son muy específicos hacia el estilo de vida mexicano.

Taquitos de surimi y jícama: http://www.kiwilimon.com/receta/pescados-y-mariscos/taquitos-de-surimi-y-jicama         

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Una de las formas más prácticas de hacer un cheesecake sin horno es usar la olla de presión. Puedes prepararlo de la forma original o al estilo New York y además, con varias ventajas como estas cinco que te mostramos.Por ejemplo, el tiempo de cocción de tu cheesecake se reduciría 10 minutos y obtendrás la misma consistencia que si lo hubieras horneado a baño María. Descubre lo fácil que es hacer esta Delicia de la Cocina con una olla Magefesa que puedes encontrar en Liverpool.1. Tu cheesecake tendrá más sabor El diseño hermético de la olla a presión permite que los sabores se desarrollen más rápido y con mayor profundidad. Además, cuando se reduce el tiempo de cocción, también disminuye el tiempo que los alimentos permanecen en la estufa hirviendo, perdiendo el sabor natural o evaporando los nutrientes principales.2. Ahorrarás gasLa cocción a presión es mucho más eficiente que encender un horno de gas y puede reducir por mucho el tiempo de cocción y el uso de energía. Además, la cámara de cocción (la olla interior) está completamente aislada, por lo que la olla no necesita ejercer tanta energía para calentarse.3. Reducirás el tiempo de cocciónEn comparación con otros métodos de cocción, como hornear, la olla a presión puede reducir el tiempo de cocción y el uso de energía hasta un 70 por ciento.4. Tu cheesecake tendrá mejor aparienciaCocinar en recipientes abiertos, sin importar si tienen tapa, expone los alimentos al oxígeno y al calor, lo que puede resultar en una comida con colores apagados. Sin embargo, la cocción a presión satura los alimentos con vapor, lo que permite la retención de colores brillantes y fitoquímicos, o sea, los compuestos químicos que le dan el color a las frutas y verduras.5. Tu cheesecake estará libre de microorganismos dañinosUna olla de presión crea un entorno que permite que el agua hierva a más de 100 °C, por lo que es una forma excepcional para destruir eficazmente las bacterias dañinas. Pero no sólo eso, si usas una olla de presión hecha con acero inoxidable 18/10 (el mismo que se usa en los instrumentos quirúrgicos), como esta de Magefesa, entonces también evitarás la acumulación de moho, gérmenes y bacterias gracias a su estructura poco porosa.Las ollas de presión son segurasLas ollas de presión de acero inoxidable son utensilios de cocina muy confiables, pues cuentan con varios sistemas de seguridad que evitan la acumulación de exceso de presión, como las válvulas y los sensores que tienen las de Magefesa.Ahora que sabes que puedes hacer cheesecake y cocinar muchos otros platillos, además de acortar el tiempo para hacer deliciosos frijolitos, aprovecha que Delicias de la cocina llegó a Liverpool para perderles el miedo y tener una olla de presión o renovar la tuya. Consulta los ingredientes que necesitas para tu cheesecake, prepara la mezcla y ponlo a cocerse de la manera más rápida, práctica y sencilla en tu olla de presión Magefesa disponible ya en Liverpool.
Para cerrar la semana patria hablemos del elefante verde, blanco y rojo del cuarto: la cocina nacional es insuperable. Mientras el taco roba la atención internacional hace falta ser paisano para comprender la complejidad, amplitud y delicia de nuestra gastronomía; los entrañables guisos regionales, las tradiciones patronales, las sazones cocinadas en olla de barro, bajo el calor del pib o en la incandescencia de la brasa. Ya lo dijo la UNESCO hace justamente diez años, la cocina tradicional mexicana es patrimonio del mundo, cultura que vale la pena preservar por los siglos de los siglos. Basta ver al ajonjolí de todos los moles: el mole. Su complejidad resuena en la infinidad de ingredientes que lo componen –algunos de ellos tan improbables como unas galletas de animalitos–, en sus acepciones regionales, en las sutilezas que se modifican de acuerdo con las festividades como Día de Muertos, en su amplitud cromática que abarca casi todos los colores del arcoíris. El mole, salsa densa que nos recubre tanto la memoria como la cucharada de arroz más humilde, debe su honor, más que a sus recetas, a la tradición alrededor de su preparación.Así como en el mole, el mestizaje y la cultura se mezclan como pinturas al óleo en las cocinas tradicionales de México tanto, que hace diez años la UNESCO nombró a su totalidad como un patrimonio de la humanidad. En la declaratoria no había que ser esfinge: había que presentar un caso de estudio, reunir un sinfín de requisitos e información por parte de un grupo multidisciplinario de cocineros, historiadores, antropólogos y hasta ingenieros en alimentos con el fin de perseverar. El resultado fue una condecoración como nunca se le había otorgado a otro país. La cocina tradicional mexicana es nuestra Muralla china, nuestro Machu Picchu cultural. Según el escritor e historiador de cocina mexicana José N. Iturriaga, no es que no se hayan honrado a otras cocinas antes o después. En los últimos años se han protegido otras maravillas culinarias como, por ejemplo, la etiqueta en la cocina francesa, la dieta mediterránea y la tradición japonesa en la cocina, pero no así a un país. A diez años del fallo de la declaratoria en la que se reconocen las prácticas, rituales y elaboraciones vinculadas a nuestra cocina, merece volver a celebrar el mérito. Celebrar que en México no sólo hay 32 estados, sino una infinidad de tradiciones que se preservan en el fuego de los comales, las ollas, las vasijas de barro. Celebrar por supuesto a las cocineras tradicionales que, según Iturriaga, “son el objeto mismo de la declaratoria”, el libro atemporal de los saberes culinarios de cada región. José N. Iturriaga, escritor de libros como 'Saberes y delirios' o 'Confieso que he comido', afirma que parte de la responsabilidad de tener una cocina protegida por la UNESCO es la de rescatar, salvaguardar y promocionar la tradición “más que a un platillo o a un ingrediente; preservar la cocina de nuestros pueblos, la cocina de los mercados, de las abuelas”.Para lograrlo se creó el Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, un organismo consultor de la UNESCO que lleva a cabo reuniones nacionales anuales, foros mundiales de gastronomía mexicana, seminarios académicos y hasta encuentros de cocineras tradicionales. “A los platillos y tradiciones hay que estarles dando nuevo vigor. Preservarlos y salvaguardarlos para que no caigan en desuso y se mantengan vivos. El sentido principal de la organización es la conservación de las tradiciones”. Lo que nos toca hoy en casa es aprender y enseñar sobre cocina mexicana a las generaciones venideras. Desempolvar el tortillero y echarle leña al fuego. Poner literalmente las manos en la masa y extender los hilos de la tradición hasta el infinito. Hoy te invito a tomar alguna de nuestras recetas tradicionales y prepararla en familia. Además de cincelar recuerdos harás historia, harás cultura, serás parte de este ritual iniciático que puso a suspirar a los primeros mexicanos.
Para cerrar la semana patria hablemos del elefante verde, blanco y rojo del cuarto: la cocina nacional es insuperable. Mientras el taco roba la atención internacional hace falta ser paisano para comprender la complejidad, amplitud y delicia de nuestra gastronomía; los entrañables guisos regionales, las tradiciones patronales, las sazones cocinadas en olla de barro, bajo el calor del pib o en la incandescencia de la brasa. Ya lo dijo la UNESCO hace justamente diez años, la cocina tradicional mexicana es patrimonio del mundo, cultura que vale la pena preservar por los siglos de los siglos. Basta ver al ajonjolí de todos los moles: el mole. Su complejidad resuena en la infinidad de ingredientes que lo componen –algunos de ellos tan improbables como unas galletas de animalitos–, en sus acepciones regionales, en las sutilezas que se modifican de acuerdo con las festividades como Día de Muertos, en su amplitud cromática que abarca casi todos los colores del arcoíris. El mole, salsa densa que nos recubre tanto la memoria como la cucharada de arroz más humilde, debe su honor, más que a sus recetas, a la tradición alrededor de su preparación.Así como en el mole, el mestizaje y la cultura se mezclan como pinturas al óleo en las cocinas tradicionales de México tanto, que hace diez años la UNESCO nombró a su totalidad como un patrimonio de la humanidad. En la declaratoria no había que ser esfinge: había que presentar un caso de estudio, reunir un sinfín de requisitos e información por parte de un grupo multidisciplinario de cocineros, historiadores, antropólogos y hasta ingenieros en alimentos con el fin de perseverar. El resultado fue una condecoración como nunca se le había otorgado a otro país. La cocina tradicional mexicana es nuestra Muralla china, nuestro Machu Picchu cultural. Según el escritor e historiador de cocina mexicana José N. Iturriaga, no es que no se hayan honrado a otras cocinas antes o después. En los últimos años se han protegido otras maravillas culinarias como, por ejemplo, la etiqueta en la cocina francesa, la dieta mediterránea y la tradición japonesa en la cocina, pero no así a un país. A diez años del fallo de la declaratoria en la que se reconocen las prácticas, rituales y elaboraciones vinculadas a nuestra cocina, merece volver a celebrar el mérito. Celebrar que en México no sólo hay 32 estados, sino una infinidad de tradiciones que se preservan en el fuego de los comales, las ollas, las vasijas de barro. Celebrar por supuesto a las cocineras tradicionales que, según Iturriaga, “son el objeto mismo de la declaratoria”, el libro atemporal de los saberes culinarios de cada región. José N. Iturriaga, escritor de libros como 'Saberes y delirios' o 'Confieso que he comido', afirma que parte de la responsabilidad de tener una cocina protegida por la UNESCO es la de rescatar, salvaguardar y promocionar la tradición “más que a un platillo o a un ingrediente; preservar la cocina de nuestros pueblos, la cocina de los mercados, de las abuelas”.Para lograrlo se creó el Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, un organismo consultor de la UNESCO que lleva a cabo reuniones nacionales anuales, foros mundiales de gastronomía mexicana, seminarios académicos y hasta encuentros de cocineras tradicionales. “A los platillos y tradiciones hay que estarles dando nuevo vigor. Preservarlos y salvaguardarlos para que no caigan en desuso y se mantengan vivos. El sentido principal de la organización es la conservación de las tradiciones”. Lo que nos toca hoy en casa es aprender y enseñar sobre cocina mexicana a las generaciones venideras. Desempolvar el tortillero y echarle leña al fuego. Poner literalmente las manos en la masa y extender los hilos de la tradición hasta el infinito. Hoy te invito a tomar alguna de nuestras recetas tradicionales y prepararla en familia. Además de cincelar recuerdos harás historia, harás cultura, serás parte de este ritual iniciático que puso a suspirar a los primeros mexicanos.
La gastronomía típica de un país no sólo incluye sus platos fuertes, sino que también trae consigo la variedad de postres famosos característicos de una región, así que si sólo tenías conocimiento de Perú por su ceviche, ahora tendrás oportunidad de descubrir sus increíbles postres.Aunque Perú tiene una gran gama de deliciosos postres increíbles, elegimos presentarte algunos de los más populares, que también incluyen toda su historia y tradición con sus ingredientes y sabores dulces.Suspiro a la limeñaQuizá este sea el postre peruano más famoso, pues es casi un estandarte de la capital del país. Consiste en manjar de yemas hecho con huevo, leche, vainilla y azúcar, cuya base está en el manjar blanco (una crema dulce), y merengue italiano hecho con las claras de huevo, azúcar y un poco de vino oporto.PicaronesParecidos a los buñuelos, estos dulces fritos tienen forma de anillo, se hacen con masa de harina de trigo con calabaza y a veces con camote, y van bañados con miel de piloncillo. Aunque son muy representativos de la gastronomía de Perú, también se preparan en Chile.Mazamorra moradaLa mazamorra es el estandarte de los postres de Perú, pues es quizá el más famoso y suele ir acompañada de arroz con leche. La mazamorra se prepara con maíz morado concentrado con fécula. Se come sobre todo durante las fiestas del Señor de los Milagros, en octubre.SanguitoEl sanguito es parecido a un budín y se prepara con harina de maíz, miel de piloncillo, anís, clavo de olor y mantequilla. Aunque quizá ya no es un postre que se prepara en las casas, es tradicional de las ferias.CamotilloEl camote es muy popular en Perú, así que este postre, típico de la provincia de Chincha, es uno de los más famosos y consiste en sancochar el camote y luego licuarlo con leche, azúcar y una miel hecha con ralladura de limón, esa pasta después se decora con chochitos azucarados. Arroz zambitoEl arroz zambito es una variante del arroz con leche, pero su principal característica es que se le añade chancaca o piloncillo, también conocido como panela, el cual le da un color característico y diferente al que conocemos. Además, se le agregan pasas y a veces nueces.Ya sea que pruebes ir a un restaurante con comida peruana o tengas la oportunidad de viajar a este increíble país, no dejes de probar estos postres y dejarte seducir por su increíble sabor dulce y típico.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD