#VIDEO Un truco para recuperar un plátano negro con un secador de cabello
Tips y Consejos

#VIDEO Un truco para recuperar un plátano negro con un secador de cabello

Por Kiwilimón - Julio 2015
Resulta penoso tener que tirar los plátanos maduros a la basura cuando están muy negros porque nadie se los quiere comer. Puede ser que no estén malos realmente pero hay que aceptarlo, no se nos antojan para nada. No obstante, existe una forma casi milagrosa de recuperar un plátano y desaparecer por completo las manchas negras. Este truco fue probado por Brandon Queen quien subió a su canal de YouTube un video donde prueba que este truco funciona. Con solo una bolsa de plástico hermética, dos o tres tazas de arroz y un secador de cabello. Para lograrlo, hay que vaciar el arroz en la bolsa de plástico y luego introducir el plátano de modo que el arroz lo envuelva completamente. Se deja reposar una hora para que el arroz atrape la humedad.  Pasado el tiempo, el plátano seguirá teniendo las machas negras y será momento de —por extraño que parezca— darle aire caliente con el secador de cabello.  Aquí te dejamos el video para que mires con tus propios ojos la forma en la que el plátano vuelve a estar radiante y delicioso. Que lo disfruten. Ver artículo original
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cuando te comes un mango con chile o tomas un vaso de agua de mango, ¿te has preguntado qué es lo que lo hace tan delicioso? Pues resulta que hay una gran variedad de mangos que se utilizan para diferentes platillos; dependiendo de qué tipo de mango se trate, existe un uso específico para explotar mejor su sabor. ¡Conoce los mangos más consumidos en México y para qué puedes usarlos! El mango es una fruta tropical que proviene de Asia, pero llegó para quedarse en México a través de la conquista española. Desde entonces, además de convertirse en parte importante de la gastronomía mexicana, también se volvió en una de las frutas favoritas de las personas, ¿tú qué tipo de mango prefieres? Mango manila Existen más de mil especies de mangos en el mundo y sin duda el mango manila es uno de los favoritos. Esto se debe principalmente a su sabor dulce y poca fibra en pulpa, que además es tierna y suave. El mango manila es ideal para preparar postres, hacer agua y si lo compras verde, su sabor acidito puede servirte para los ceviches de pescado. Mango Kent Si buscas un mango de pulpa suave y poca fibra, el mango kent es el ideal. Este mango lleno de sabor y jugo, es el ingrediente perfecto para preparar ensaladas o comer con yoghurt y granola. Su forma es más redonda que los primeros y su cáscara puede variar entre el verde oscuro y tintes de rojo intenso.Mango ataúlfo El mango ataúlfo es de los mangos más suaves y cremosos que las personas disfrutan de comer en rebanadas. Su forma es pequeña y ovalada pero un tanto puntiaguda y a diferencia del manila, éste si tiene consistencia fibrosa. Este tipo de mangos son los que usualmente venden con chile y limón en las esquinas.  Mango Tommy Atkins En este mango predomina el color rojo oscuro sobre su cáscara, pero su sabor no es tan dule ni intenso; tiene bastante fibra y esto provoca que su pulpa sea más tenue. El mango Tommy Atkins soporta más la manipulación y tiene alta resistencia a los golpes, por ello que tenga una vida más larga que el resto de los mangos en la tiendita. Este mango es ideal para preparar adobos o salsas para pescado, pollo y carnes. Mango Champagne El mango champagne suele confundirse con el mango manila porque su forma y color son muy parecidos, sólo que éste tiene la piel más gruesa y sabor no es tan dulce, por lo que es perfecto para platillos salados y conservas, siempre y cuando esté bien maduro. ¿Habías probado todos estos tipos de mangos? ¿Cuál es tu favorito y para qué lo utilizas comúnmente?
Echando a perder se aprende. Pero ¿será que podemos aprender a ser sanos antes de echar a perder nuestro cuerpo o el de nuestros hijos? Como amar, aprender un idioma o usar picante hasta en la sopa, los hábitos que los niños observan en sus padres son reproducidos como espejo. De la misma forma, un niño que desde pequeño observa a sus papás comer vegetales, tarde o temprano hará de esa rutina una ley. La comida es, a todas luces, bendición. Mal usada es veneno. Su misión es cuidar cada parte del cuerpo y procurar su funcionamiento. Aún así es difícil no obsesionarse con el sonido de la fritanga cociéndose en el aceite, difícil que no nos provoque un panqué en el horno, difícil no quejarse de lo sano cuando no es un hábito. Pero aquí la buena noticia: ser un padre sano no cuesta trabajo cuando se hace por amor propio, por amor a los hijos. Además, visto por el lado goloso, comer saludablemente nos regala un comodín para ser usado sin culpa algún día de la semana. Ese es un buen balance. ¿Nos echamos ese panqué de plátano o esos antojitos el domingo? Como muchos de ustedes, también pertenezco a esa generación que creció viendo comerciales infantiles no regulados en la tele. Ya saben, los maguitos, los payasos y las panteras que nos decían que los dulces nos daban súper poderes. Recuerdo que siempre que iba a casa de mis amigas –ciertamente, con alacenas más coloridas y seductoras– me daban envidia sus postres y, sobre todo, sus padres. Los míos eran raritos. Eran sanos. Hoy sinceramente se los agradezco. No es casualidad que México sea el primer lugar en obesidad infantil y el segundo lugar en obesidad en adultos. Y no, los niños no tienen la culpa. En los años ochenta y noventa estaban de moda los añadidos, los conservadores y los colorantes artificiales. Entre más rápido se preparaba algo, mejor. A algunos alimentos reales incluso se los satanizó públicamente hasta que, con el paso de los años, nos enteramos de que el huevo no era esa máquina productora de colesterol y que los carbs y las grasas no eran del todo malos. Al contrario, según me cuenta la Nutrióloga Clínica especializada en diabetes, Jennifer Asencio, necesitamos los carbohidratos para funcionar y pensar. Claro, ella habla de los carbs complejos, no de los que vienen incluidos en la torta de tamal –que, si la amamos, será el motivo por el que valga la pena cuidarse previamente– . Balance, ¿recuerdan? La doctora Asencio afirma que “la glucosa aporta energía al cuerpo, es decir, es el “combustible “. El cerebro, hígado y nuestros músculos funcionan gracias a ella. La glucosa constituye la única fuente de energía del sistema nervioso y de las células sanguíneas, por lo que una persona sana debe ingerir carbohidratos complejos, como granos, arroz, panes integrales y cereales todos los días pero de forma consciente, en un plato balanceado”. No aplica igual en personas con diabetes.Según la American Academy of Pediatrics, antes de los dos años es cuando se forman los hábitos alimenticios de nuestros hijos así que, sobre todo en este tiempo, debe tomarse decisiones nutricionales inteligentes. Un padre sano evitaría para él mismo y para sus hijos azúcares simples como dulces, caramelos, gomitas o pan dulce y los consumiría sólo en ocasiones especiales, en un sábado por la mañana o un día de toda la semana, sin atracones. Elegiría mejores productos, con etiquetas más limpias –esas en las que pueda pronunciar la mayoría de los componentes–. Aprendería a leer la información nutrimental para distinguir en ella los otros nombres del azúcar (edulcorante, sorbitol, dextrosa, etcétera). Haría un consumo responsable.Sólo con mejores decisiones alimenticias podemos tener hijos con mejores posibilidades de vida. Dejar de ver lo “sano” como un estigma y mejor verlo como lo que es: nuestra mejor herencia, la única vía para vivir más y vivir mejor. ¿Me acompañan? Lo podemos hacer juntos.Ensalada de nopal con frijolesSalmón a la parrila con salsa de aguacateSalmón al pibil
Las recetas de ceviche de pescado no suelen variar mucho en sus ingredientes y su paso a paso, pero lo que sí puede ser diferente es el tipo de pescado que se puede usar.El ceviche es un platillo con mucha historia, perfecto para el verano y muy fácil de hacer, originario de Perú, aunque también tiene versiones en Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, incluso México, pero sólo en Perú es considerado patrimonio cultural.Para preparar este fresco platillo que no se cocina con calor, se requiere de marinar el pescado (aunque también se hace ceviche de mariscos) en cítricos como limón y lima ácida, y se llegó a usar naranja agria también. La mayoría de las versiones lleva además chile, cilantro, cebolla y tomate.Por ejemplo, nuestra receta de ceviche tradicional señala en los ingredientes una taza de filete de pescado, 1/2 tazas de jitomate, dos cucharaditas de cebolla, dos cucharadas de chile serrano, tres cucharadas de cilantro fresco, una cucharadita de pimienta negra molida, el jugo de 5 limones y una cucharada de sal.¿Pero qué pescado es el que se requiere comprar? Los tipos de pescados para comer son varios, por ejemplo, hay pescados azules (como el atún, las sardinas y el salmón), pescados blancos (como el bacalao, la merluza o el cazo) y pescados semigrasos (como la trucha). A continuación, te explicamos cuáles son los ideales para hacer ceviche.Qué pescado comprar para hacer cevicheDe acuerdo con Yamilette González, coordinadora de chefs de Kiwilimón, los mejores pescados para hacer ceviche son el filete de mojarra, mero, tilapia, huachinango, corvina o blanco del Nilo.Cualquiera que elijas, lo más importante es que compres el pescado lo más fresco posible, pues esto hará que tu ceviche tenga un sabor fresco. Otro punto importante es que marines el pescado ya cortado en cubos, que lo dejes reposar en el marinado por lo menos 20 minutos y que lo hagas en refrigeración.Todo esto te asegurará un ceviche delicioso, perfecto para comer en verano y con todo el sabor del pescado que elijas.Pon a prueba estos consejos y prepara uno de estos ceviches en casa:Ceviche de pescado  Ceviche de pescado al tamarindoCeviche de pescado con naranja
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD