trucos de cocina

Cómo quitar las manchas de grasa de los tópers
trucos de cocina
Si de por sí la grasa que se acumula en la estufa o las alacenas puede ser difícil de quitar, cuando se queda pegada en un tóper e incluso lo mancha parece una pesadilla. No importa si guardaste pasta o mole, esa capa naranja se queda en tu recipiente de plástico y tú no tienes ni idea de cómo quitar manchas de grasa.El vinagre puede ser un gran aliado para quitar grasa, pero no puede usarse en superficies porosas y el plástico es una de ellas, entonces ¿qué se puede usar para quitar las manchas naranjas de los tópers?Para ganar esta batalla contra las manchas de grasa en los contenedores de plástico, tenemos dos formas muy útiles que puedes utilizar, sin necesidad de comprar utensilios o productos, pues para una sólo necesitas jabón para trastes, agua caliente y una toalla desechable y para la otra, bicarbonato.Empecemos por la manera más sencilla de quitar manchas de grasa de tópers usando bicarbonato de sodio. Una vez que hayas desocupado tu tóper, antes de intentar lavarlo, espolvorea bicarbonato de sodio en las áreas afectadas del plástico y déjelo reposar por al menos media hora. Luego simplemente límpialo con una toalla de papel.Este truco para quitar la grasa funciona porque el bicarbonato de sodio se adhiere a la grasa y entonces al limpiarlo, el recipiente queda libre de la macha. Después sólo lávalo con agua y jabón, y listo.La segunda forma de quitar la grasa de tu tóper la aprendimos en TikTok, dónde uno puede encontrar trucos muy útiles para la cocina, como el de evitar que un aguacate se oxide, o este, de cómo quitar las manchas de grasa de los tópers.Con un video que ya tiene más de 500 mil visitas, fácilmente podemos deducir que quitar manchas de grasa de tópers de plástico es un problema común para todos, así que vale la pena compartirlo porque además es muy simple.Sólo tienes que poner un poco de jabón para platos directamente en el tóper que quieres limpiar, añadir agua caliente suficiente para cubrir la zona manchada y un pedacito de toalla desechable de papel. Cierra el tóper con todo esto adentro y comienza a agitarlo por unos 45 segundos, recomienda la usuaria que subió el video, @adikempler, y listo.Prueba ambos trucos y cuéntanos cuál fue más efectivo o si tú tienes un método más sencillo para deshacerte de las manchas naranjas en los tópers de plástico.
El mejor truco para guardar un aguacate sin que se oxide
trucos de cocina
Increíbles trucos de TikTok para usar en la cocina ¡ya!
trucos de cocina
Los videos de TikTok pueden hacerte pasar horas riendo, pero también pueden enseñarte muchos trucos en la cocina, desde cómo quitarle tendones al pollo, hasta la mejor manera de cerrar tus cajas de cereal.No cabe duda de que esta nueva red social tiene de todo para nosotros, pero sus videos cortos son en especial útiles para estos tips o minitutoriales que te cambian la vida muchas veces, porque se tratan de cosas muy sencillas de la vida diaria, así que aprovecha estos.Cómo quitarle tendones al polloDe este truco ya te habíamos contado aquí, pero es tan bueno, que merece la pena ser recordado. Mandy Klentz (@raising_krazies) demostró cómo quitar de manera sencilla sólo con un tenedor y una toalla de papel el tendón de las pechugas de pollo con un solo movimiento.Todo lo que tiene que hacer es colocar las puntas de un tenedor a cada lado de un extremo del tendón, usar la toalla de papel para sujetarlo con la otra mano, empujar hacia abajo con el tenedor y deslizar el tendón hacia afuera.Cómo exprimir un limón sin abrirlo en dosUno de los trucos más populares y que ponen en práctica mucho ingenio es el de exprimir el jugo de un limón, como este, que sólo requiere de una brocheta.Utiliza la brocheta (de preferencia de metal) para perforar y hacer un agujero en un extremo del limón, luego sacas la brocheta y puedes exprimir el jugo de inmediato. (Mira el video aquí.)Cómo cerrar una caja de cereal con un doblez fácilLas cajas de cereal suelen abrirse todo el tiempo, pero para evitarlo, hay una manera mucho mejor de mantener fresco el contenido simplemente doblando la parte superior de la caja, como lo demostró Mandi Padda-Kandola en su cuenta de TikTok (mira el video aquí).Cómo pelar un huevo cocidoEn lugar de pelar un huevo duro poco a poco, el usuario Zach Crean (mira el video aquí) mostró cómo puedes sacar prácticamente todo de una sola vez haciendo un pequeño agujero en el extremo más puntiagudo, un agujero más grande en el otro y soplando el huevo con fuerza para sacarlo.Qué hacer si olvidaste sacar la mantequilla del refriVas a preparar un pastel y ya tienes todo listo, pero te das cuenta de que olvidaste sacar la mantequilla para que esté a temperatura ambiente. La buena noticia es que ya no tendrás que esperar a que se suavice, pues hay una manera fácil de evitar esto: rallar la mantequilla. (Mira el video aquí.)Cómo mejorar el sabor de un pepinoEste truco es bien conocido por los mexicanos, pero en TikTok (mira el video aquí) se ha viralizado porque no es tan común en Estados Unidos, donde se refieren al proceso como “ordeñar” al pepino.Si tampoco conoces la técnica, simplemente se trata de cortar el extremo del pepino y luego frotarlo con el otro trozo.Definitivamente, TikTok es un gran lugar para entretenerte, pero también para aprender dos o tres trucos útiles.
3 formas de cocinar más fácil y rápido
trucos de cocina
A medida que los años pasan, muchas costumbres van quedando atrás o se mantienen, pero con un destello de modernidad. Tal como sucede con las personas que tienen gusto por cocinar, por la repostería o por la mixología, que ven una pequeña luz en el camino en cómo pueden optimizar el tiempo en la cocina e incluso perder el miedo a que un gran desastre ocurra.Y es que, quién no sueña con formas rápidas y fáciles de cocinar, con controlar mejor los tiempos de cocción y el plus de todo: texturas espectaculares. Así que, ahora es momento de afrontar que la cocina tiene un gran reto: conquistar a las nuevas generaciones, y eso se ha ido logrando gracias a los electrodomésticos fáciles de usar, llamativos, y hasta dignos de colocar en una foto para redes sociales.De hecho, en un informe publicado en 2019 por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) se reveló que "los millennials consumen alimentos en un restaurante o bar un 30 por ciento más a menudo que cualquier otra generación” y es que claro, seguramente no habían encontrado nada tan llamativo dentro de las paredes coloridas de una cocina, hasta que las marcas de electrodomésticos tocaron fibras sensibles como la nostalgia o los colores que enamoran hasta el más inexperto en temas de cocina.Estos son los 3 mejores aliados para cocinar más fácil y rápidoTomando esto en cuenta, entre algunas cosas que no pueden faltar en cocinas de toda casa, para cocinar fácil y rápido, podemos mencionar cosas más allá de licuadora o batidora. Por ejemplo, hoy en día, si alguien quiere lograr platillos como los del restaurante favorito, es posible gracias al término de cocción que puede tener un salmón, un pescado, pizzas e incluso el gratín de pastas, que da el potente Hamilton Beach® Horno de Mostrador con Convección y Rostizador, en el que puedes cocinar hasta dos pizzas de 30 cm, dos cacerolas de 23 x 33 cm, o dos moldes para tortas. Además, con este perderás el miedo a hornear, ya que su función de convección hornea más rápida y uniformemente que el horno tradicional. Pizza al pastor Pero, como lo hemos dicho antes, los electrodomésticos se han ido adaptando a las necesidades de los usuarios y formas de vida de cada hogar, y si en tu casa lo que más predomina son las cocciones libres de grasa sin dejar a un lado el sabor perfecto, entonces puedes optar por el Hamilton Beach® Deshidratador de alimentos que, gracias al flujo de aire continuo con el que trabaja, proporcionará un secado uniforme y eliminará la necesidad de girar las bandejas, en las que puedes secar frutas, verduras, carne seca y más. ¿Quién no sueña con preparar esos platanitos crujientes, pero más saludables?Chips de Kale Y, como sabemos que a medida que pasa el tiempo ya no es suficiente tener un electrodoméstico clásico que licúe todo, una opción que ha tomado relevancia son, sin duda, los procesadores de alimentos, como el Hamilton Beach® Stack & Snap™, que te permitirá rallar o rebanar de más de 3 formas, debido a que sus dos velocidades más el pulso te permiten conseguir las texturas adecuadas en tus platillos. Dip de tres chiles Así que, ahora que tienes ideas de cómo sacarle provecho a todos los electrodomésticos que están conquistando el mercado y te permiten cocinar fácil y rápido en el día a día, ¿qué otros platillos te gustaría preparar? Visita Liverpool y encuentra todo lo necesario para cocinar más fácil y rápido.
Cómo mantener en buen estado la licuadora en 3 pasos
Consejos de Hogar
En estos momentos en los que todos estamos en casa lavando nuestros platos, literalmente, se ha dado a conocer que muchas personas no saben lavar la licuadora o que, al parecer, lo han estado haciendo mal todo este tiempo.¿Hay una manera correcta para limpiar el vaso de la licuadora? Quizá no existen una sola forma de lavar este electrodoméstico, pues todos hemos desarrollado diferentes técnicas (ya sea durante la cuarentena o en la vida), pero lo que sí tenemos para ti, son tres pasos sencillos para mantenerla en óptimas condiciones.1. Enjuágala con agua inmediatamente después de usarlaEste primer paso es básico para evitar que la licuadora guarde olores y es el más sencillo, pero puede pasar desapercibido en la premura de los tiempos si estás cocinando. Aunque no es necesario que la laves con jabón, puedes limpiar el vaso de la licuadora echando un par de tazas de agua, unas gotas de jabón en la jarra, y luego ponerla a trabajar durante unos 30 segundos. Retira el agua jabonosa y enjuaga con agua y listo. Lo importante es asegurarte de quitarle cualquier rastro de la preparación que hayas hecho y si puedes, usar agua caliente.2. Desarma el vasoAunque pueda parecerte una gran sorpresa, el vaso de la licuadora se puede desarmar y así evitas jugar a la ruleta rusa con tus dedos al lavarlo con las aspas puestas. Lava cada parte por separado y con cuidado. Desenrosca el conjunto de la cuchilla y lava a mano con agua tibia y un trapo suave o una esponja los componentes. Luego seca con un paño suave.Asegúrate de que la licuadora está realmente seca y vuelve a ensamblarla. Por fortuna, no tienes que hacer esto cada vez que usas la licuadora, pero para mantenerla en buen estado, es recomendable hacerlo al menos una vez al mes.Sigue estos consejos para limpiar a profundidad tus platos.3. Arregla las fugasSi tu pobre licuadora gotea o notas que sale líquido alrededor del fondo del vaso, lo más probable es que haya un pequeño espacio entre la base de la unidad de la licuadora y la jarra. Para arreglarlo, sólo tienes que asegurarte de que el empaque de plástico esté firmemente en su lugar y que no esté desgastado o agrietado.Con estos tres consejos, tu licuadora llevará una mejor vida, pero no olvides revisarla periódicamente y, de ser necesario, llevarla a servicio con el proveedor.
3 métodos sencillos para descongelar pollo
trucos de cocina
Saber cómo descongelar pollo de manera fácil siempre es útil, porque esta es una carne muy popular y fácil de cocinar, conservarla en el congelador es una práctica muy común y quizá no lo sabías, pero hay formas sencillas e higiénicas para descongelarla.Tener en el refrigerador esta carne blanca magra no solo es una opción saludable para las comidas, también es una versátil y se puede preparar de muchas maneras diferentes. Porque una vez que descubres que congelar pollo te ahorra tiempo e incluso quizá dinero, no hay vuelta atrás.Por suerte, hay varios métodos para descongelarlo, lo único que debes tener en cuenta es no descongelar tu pollo dejándolo en el mostrador o sumergiéndolo en agua caliente, ya que esto permitirá que las bacterias se multipliquen rápidamente.1. En el refrigeradorEste método requiere de planificación anticipada, ya que toma al menos un día completo para que el pollo se descongele, pero también es el más seguro y el más recomendado. Para descongelar el pollo con este método, simplemente pasa el pollo del congelador al refrigerador.Mantén el pollo envuelto y en un recipiente, bandeja o plato que evite que los jugos se filtren a otros alimentos.2. Agua fríaEste método es más rápido (alrededor de una hora) que la descongelación en el refrigerador, pero requiere más atención. Primero, tienes que colocar el pollo en una bolsa de plástico que pueda ser cerrada sin peligros de fugas, así evitarás que se introduzcan bacterias en el aire o el entorno circundante al pollo y también que el agua dañe el tejido de la carne. Luego llena un tazón grande con agua fría y sumerge la bolsa que contiene el pollo en el agua. Cambia el agua cada 30 minutos para que continúe descongelándose.El pollo que se descongela por el método de agua fría debe cocinarse inmediatamente, o si se vuelve a congelar, debe cocinarse antes de colocarlo en el congelador.3. En el microondasSi tienes poco tiempo, el microondas es el método más rápido para descongelar pollo. Para descongelar de manera segura el pollo en el microondas, retira cualquier cubierta plástica antes de colocarlo en un plato o recipiente apto para microondas y cubre el plato sin apretarlo. Usa la configuración de descongelación de tu microondas para descongelar en periodos de dos minutos a la vez; verifica la carne y voltéala periódicamente para garantizar una descongelación uniforme. Dependiendo de la potencia del microondas y del tamaño y grosor del pollo, descongelarlo tomará entre siete y ocho minutos, pero si tu microondas no tiene una configuración de descongelamiento, configúralo entre el 20 y el 30 por ciento de su potencia máxima.Una cosa importante para recordar es que el pollo que se descongela en el microondas siempre debe cocinarse inmediatamente después de descongelar.Estos tres métodos son infalibles para descongelar el pollo de manera segura, así que ahora sólo te harán falta ideas para cocinarlo, aquí te dejamos algunas.Trompo de pollo al pastorEnsalada césarPollo adobado con champiñones
¿Por qué me quedan duras las galletas? Los dos errores más comunes
trucos de cocina
Puede que no seas una experta en repostería, pero aunque ya hayas horneado antes, a veces el resultado te deja preguntándote ¿¡que diablos estoy haciendo mal y por qué me quedan duras las galletas?!A pesar de tener una receta muy sencilla, las galletas suelen ser uno de los alimentos que más complicados nos resultan a la hora de hacerlos, porque en su paso a paso, necesitamos encontrar el equilibrio perfecto para que no queden demasiado gruesas, o demasiado pastelosas o muy duras.Para sabe qué salió mal con tus galletas, tienes que fijarte en varias cosas, por ejemplo, la consistencia de las galletas o de la masa antes de hornearlas. Así, entre los errores más comunes al hacer galletas se encuentra no agregar suficiente harina o usar demasiada; usar una cantidad mayor de huevos o incluso de azúcar… Y más que enlistamos a continuación:Usar polvo de hornear en lugar de bicarbonato de sodioMezclar todos los ingredientes al mismo tiempo en lugar de seguir las instrucciones paso a pasoAgregar huevos extraOlvidar los huevos por completoEmbutir la harina y usar demasiadaNo usar suficiente harinaBatir en exceso la masaUsando demasiada mantequillaNo usar suficiente mantequillaNo usar suficiente azúcar¿Por qué me quedan duras las galletas?Cuando horneas galletas y te quedan duras, lo más seguro es que hayas caído en dos de los errores más comunes: te faltó mantequilla o no usaste suficiente harina.Algunas galletas son crujientes y de consistencia más dura, pero otras, como las de chispas de chocolate o avena, pueden ser suaves o crujientes. El secreto para lograr una textura esponjosa en lugar de una textura delgada y crujiente está en la humedad.Por ejemplo, formar las galletas en montículos altos en lugar de aplanarlas con la palma de la mano y cocinarlas por un minuto o dos ayudará a retener densidad y las hará más suaves. Para agregar más humedad a la masa, puedes hacerlo en forma de mantequilla adicional, yemas de huevo o azúcar morena, esto hará queden aún más suaves.Para hacer las galletas más suaves, puedes agregar de 2 a 4 cucharadas de mantequilla ablandada, o 1/4 taza de azúcar a la masa.Cuando usas poca harina, las galletas salen planas, marrones, crujientes, frágiles y grasientas; además, se cocinan mucho más rápido.El resultado son galletas duras y frágiles, igual que cuando usas mantequilla demasiado suave o ligeramente derretida a la masa también puede dar como resultado galletas planas. La solución fácil es agregar más harina a la masa, poco a poco, hasta que la mezcla se pegue bien a la batidora.Prueba con estas pequeñas modificaciones en tus recetas de galletas, porque sólo a prueba y error encontrarás la forma perfecta de hacer galletas que no te queden duras.
5 formas eficaces para quitar el mal olor en el congelador
trucos de cocina
Los olores en el tu refrigerador pueden quitarse, aunque parezca imposible que ese aroma penetrante de congelador que todos hemos percibido pueda dejar de impregnarse en tu fruta congelada.Porque aunque quizá aun con olor te comas lo que has congelado, ese aroma de congelador no es placentero y arruina cualquier bebida a la que le añades hielos. Muchas cosas pueden hacer que el congelador desarrolle olores y pasarlos a los alimentos congelados almacenados en su interior, pero las bacterias generalmente son las culpables de los olores persistentes, y estos patógenos pueden residir en su refrigerador y congelador en varios lugares y formas. También te puede interesar Cómo conservar mejor hierbas y vegetales en el refrigeradorAfortunadamente, los olores del congelador son fáciles de eliminar y se pueden prevenir con un simple mantenimiento.1. Limpia la bandeja de hielosLa bandeja para hacer cubos de hielo que incluye tu congelador es un lugar donde las bacterias pueden acumularse fácilmente, aunque no lo parezca, pues la humedad queda atrapada en las grietas, a lo largo de los bordes y las esquinas de ella fábrica, además del depósito de hielo, lo que hace que el hielo tenga un sabor extraño y haga que el congelador huela raro. Limpiar la bandeja y el depósito de hielo con frecuencia con un limpiador antibacteriano eliminará las bacterias existentes, ayudará a evitar que crezcan más y a que haya un olor extraño.2. Saca la comida echada a perder A veces, se nos olvidan los alimentos que congelamos y si no están almacenados correctamente, pueden echarse a perder incluso congelados. Los alimentos en mal estado en el refrigerador también pueden causar olor a congelador, con olores que se mueven de una parte del electrodoméstico a otra. Revisa los alimentos almacenados con frecuencia y deséchalos o haz composta con ellos cuando veas signos de deterioro.3. Limpia con bicarbonato Crea una mezcla con una cucharada de bicarbonato con medio litro de agua y el jugo de un limón y con ella, limpia el interior de tu congelador con un trapo. Una vez que termines de limpiar con la mezcla, puede dejar la mitad de un limón dentro o también puedes colocar un tazón con bicarbonato de sodio en el congelador con la puerta abierta durante un par de horas para que se absorban los olores.4. Vinagre con aguaMezcla una porción de vinagre de manzana con 3 de agua y calienta hasta que comience a hervir. Entonces retira del fuego, vierte la mezcla en un recipiente resistente a las temperaturas y colócalo en el congelador por 6 horas. Cuando saques en recipientes, tu congelador quedará con un aroma afrutado.5. Café molidoColoca un tazón de café molido en el congelador con la puerta cerrada durante un par de horas, con este método, se absorberán los olores desagradables.Estos 5 tips son sencillos, pero te aseguramos que serán eficaces a la hora de erradicar el olor a congelador y nunca más tendrás que lidiar con él.Lee también Cómo tener alimentos sanos en tu refrigerador  y aprende a planear y no gastar en comida.
Ver más
PUBLICIDAD
Lo Más leído
El don de mi abuela era cocinar. Cada domingo religiosamente, casi un centenar de comensales se formaba alrededor de su restaurante en Tlalnepantla para probar la barbacoa. No sé si es cosa del amor, pero no he probado una de mejor sabor que la que preparaba apenas amanecía el sábado y cobijaba entre pencas en el hoyo de piedra hasta el día siguiente. Pero hoy no toca hablar de los secretos de su barbacoa sino de su plato más célebre: el mole verde. Mi abuelo subió a mi abuela a un caballo flaco cuando ella no pasaba de los catorce años. A Celia no le quedó de otra que dejar las muñecas y tomar, en cambio, los sartenes y las ollas. De la bisabuela María heredó talentos como los de percibir el sabor de los guisos usando la nariz y el de usar las cocciones como sazonador. El mole verde vino años después, en su época de oro. Doña Celia, mujer empoderada de seis hijos, hizo prolíficos negocios alrededor de la cocina. Cuando llegaba el día de su cumpleaños, el patio de su rancho se convertía en el lugar más festivo de San Andrés Timilpan. Aún recuerdo la tambora, las mesas con manteles que ella había bordado en punto de cruz, las salsas al centro y las señoras palmeando tortillas ante el inmenso comal. En medio del jolgorio y de nietos jugando a las “traís” salía la gran olla de mole verde. Como en una suerte de milagro, de esa vasija de barro, Doña Celia saciaba a sus seis hijos y a sus familias, a todos sus amigos, a todos sus compadres, a todo el pueblo. El desfile de platos cubiertos por su guiso color verde aceituna comenzaba desde un rincón del patio y corría, a veces, más allá del portón. El mole verde de ella era especial. Nadie lo dudaba. No le ponía pepitas como generalmente se usa en el Estado de México o Hidalgo. El de ella llevaba almendras. Ya saben: moles hay tantos como sazones y a mi abuelita no le gustaban las reglas; su receta es tan única como ella. Eso sí, advierto que le hace falta algo que no se contabiliza en un ingrediente o en un paso del procedimiento. Yo misma la he preparado al pie de la letra junto con mi mamá y mis tías y aunque el resultado es muy bueno, no sabe al “Mole verde de Doña Celia”. Quizá deba esperar otro rato y otra dimensión para probarlo junto a ella como me sabe en el recuerdo.Hoy que escribo esto se me antoja poner una canción de José Alfredo y hacer mis propias combinaciones frente a la olla de barro. Que desde lo lejos mi abuela sepa que la recuerdo y que por el olfato cuántico detecte si mi mole quedó rico. Lo de ella era agasajar a otros aunque no pertenecieran a su familia. Estoy segura de que la pondría feliz que ustedes prepararan su receta o cualquier otra para festejar a sus abuelos. Brindar juntos por el regalo que es su presencia. Poner la tambora, aunque sea en la grabadora, o los boleros o las de Luismi para celebrarles que, sea cual sea su don, el de los abuelos es amar incondicionalmente a sus nietos. Sí, así como Doña Celia.Mole verde estilo fiesta de Doña Celia250 g de ajonjolí100 g de almendras6 pimientas gordas +-10 clavos de olor2 pizcas de comino1 bolillo frito en aceite1 tortilla frita en aceite2 kg de tomate verde manzano, peladoChile verde jalapeño (al gusto, depende del picor que se aguante)1 pollo entero, verduras, hierbas de olor y aguaSalaceiteDesde muy temprano se pone a cocer el pollo junto con unas hojitas aromáticas, un trozo de cebolla y algunas verduras. Una vez listo, se reserva lejos de la ventana. En una olla con poca agua y algo de sal se agregan los tomates. Basta que se pongan ligeramente suaves para sacarlos de la lumbre. En otra olla, hay que poner a calentar bastante aceite y dorar el ajonjolí con las almendras peladas. Una vez listos se retiran y se ponen a freír los chiles. Hay que poner todos los ingredientes a moler junto con las especias y con un poco del caldo de pollo. Los tomates, no. Esos se dejan reservar pacientemente. En seguida, se pone a calentar una gran olla de barro, que de preferencia tenga varios años de uso. Hay que vaciar el mole y no dejar de moverlo ni un segundo para que no se pegue o se queme –de preferencia que sea la misma persona la que lo mueve y que los movimientos vayan en dirección a las manecillas del reloj para que “no se corte”–. Ahora sí se le agrega el tomate ya molido y al final, un poco de caldo, dependiendo de la consistencia que le guste a la familia. Lo último, y haciendo uso de la nariz y del buen gusto, hay que ajustar lo más importante de la receta: la sazón.
“¿Qué hago de comer hoy?” es una de las preguntas más comunes entre las personas y es que no hay nada más pesado que tener hambre y no saber qué cocinar porque hacerlo requiere mucho tiempo y esfuerzo; pero no te preocupes, porque a continuación te presentamos 7 recetas fáciles y rápidas que puedes preparar con poco dinero. Milanesa Rellena de Rajas con Queso Comienza la semana con una rica milanesa rellena de rajas con queso, un guisado fácil de preparar que no te tomará más de 20 minutos. Pescado en Salsa Morita Si buscas un platillo delicioso y saludable, este pescado en salsa morita te encantará. Te tomará 5 minutos preparar la salsa y 10 más cocinar el pescado. Tacos de Nopales con Salsa Martajada Para una comida o cena ligera, prueba estos sabrosos tacos de nopales con salsa martajada. Además de ser fáciles de preparar, son súper rendidores. Gratín de Calabacita a la Mexicana Ya sea como guarnición o plato fuerte, déjate sorprender por este suculento gratín de calabacitas a la mexicana. La mezcla de verduras, queso gratinado y puré de tomate es increíble y muy sencilla de hacer. Tacos Dorados de Atún con Guacamole Dale un giro a los típicos tacos dorados con esta opción crujiente y rellena de atún, acompañada de una salsa de guacamole. En 20 minutos tendrás un plato digno de reyes, Sandwichón de Jamón y Queso Este delicioso sandwichón de jamón y queso cubierto con aderezo de chipotle será una opción increíble que no necesita cocción y rendirá para toda la familia. Rollos de Ensalada de Atún Estos ricos rollos de ensalada de atún son el paquete completo, un platillo saludable, fácil y rápido de hacer que además de todo, es súper económico. ¿Qué esperas para probarlo? ¡Esperamos que estas 7 recetas fáciles y rápidas de preparar te ayuden con tu menú semanal!
La barbacoa, esa deliciosa comida mexicana que se creó hace más de 500 años con la llegada de los españoles a Mesoamérica, es un platillo insignia dentro del ámbito nacional y no nos debe sorprender que existan pequeñas variaciones en su preparación, dependiendo de la región en la que se consuma pero inevitablemente, eso nos lleva a preguntarnos, ¿de dónde es la mejor barbacoa de México? Difícilmente podríamos encontrar la respuesta a esa pregunta, pues todas las versiones de barbacoa son exquisitas y existe una para todos los gustos, pero a continuación te presentamos 3 diferentes formas de hacer barbacoa para que tú nos cuentes cuál se te antoja más. Barbacoa hidalguense Considerada como la cuna de la barbacoa, en Hidalgo se prepara la auténtica barbacoa de borrego en horno tradicional, la cual se cocina dentro de un hoyo de 10 metros bajo tierra, envuelta en penca de maguey y acompañada con garbanzo, arroz, chile y hojas de aguacate. Barbacoa oaxaqueña En el estado de Oaxaca, la barbacoa se prepara en un horno cubierto con hojas de aguacate y tierra. La carne se cocina con almendras y aceitunas, y se condimenta con chile ancho, cebolla, ajo, clavo, pimienta, manteca de cerdo y sal. Barbacoa de Veracruz A diferencia de otros estados, la barbacoa de pollo de Veracruz, especialmente en Córdoba, es preparada con carne de pollo marinado en salsa de chile ancho, chile mulato, ajo, cebolla, comino, clavo y pimienta gorda, aunque esta versión también se cocina al vapor. Existen infinidad de recetas diferentes para preparar barbacoa, pero si quieres saber cómo cocinarla en tu propia casa, no te pierdas el próximo episodio de Talleres de Cocina Kiwilimón con la chef Yolo, el sábado 5 de septiembre a la 1 pm, dónde aprenderás los mejores secretos para cocinar barbacoa como un experto. ¡No te lo pierdas!
Para cerrar la semana patria hablemos del elefante verde, blanco y rojo del cuarto: la cocina nacional es insuperable. Mientras el taco roba la atención internacional hace falta ser paisano para comprender la complejidad, amplitud y delicia de nuestra gastronomía; los entrañables guisos regionales, las tradiciones patronales, las sazones cocinadas en olla de barro, bajo el calor del pib o en la incandescencia de la brasa. Ya lo dijo la UNESCO hace justamente diez años, la cocina tradicional mexicana es patrimonio del mundo, cultura que vale la pena preservar por los siglos de los siglos. Basta ver al ajonjolí de todos los moles: el mole. Su complejidad resuena en la infinidad de ingredientes que lo componen –algunos de ellos tan improbables como unas galletas de animalitos–, en sus acepciones regionales, en las sutilezas que se modifican de acuerdo con las festividades como Día de Muertos, en su amplitud cromática que abarca casi todos los colores del arcoíris. El mole, salsa densa que nos recubre tanto la memoria como la cucharada de arroz más humilde, debe su honor, más que a sus recetas, a la tradición alrededor de su preparación.Así como en el mole, el mestizaje y la cultura se mezclan como pinturas al óleo en las cocinas tradicionales de México tanto, que hace diez años la UNESCO nombró a su totalidad como un patrimonio de la humanidad. En la declaratoria no había que ser esfinge: había que presentar un caso de estudio, reunir un sinfín de requisitos e información por parte de un grupo multidisciplinario de cocineros, historiadores, antropólogos y hasta ingenieros en alimentos con el fin de perseverar. El resultado fue una condecoración como nunca se le había otorgado a otro país. La cocina tradicional mexicana es nuestra Muralla china, nuestro Machu Picchu cultural. Según el escritor e historiador de cocina mexicana José N. Iturriaga, no es que no se hayan honrado a otras cocinas antes o después. En los últimos años se han protegido otras maravillas culinarias como, por ejemplo, la etiqueta en la cocina francesa, la dieta mediterránea y la tradición japonesa en la cocina, pero no así a un país. A diez años del fallo de la declaratoria en la que se reconocen las prácticas, rituales y elaboraciones vinculadas a nuestra cocina, merece volver a celebrar el mérito. Celebrar que en México no sólo hay 32 estados, sino una infinidad de tradiciones que se preservan en el fuego de los comales, las ollas, las vasijas de barro. Celebrar por supuesto a las cocineras tradicionales que, según Iturriaga, “son el objeto mismo de la declaratoria”, el libro atemporal de los saberes culinarios de cada región. José N. Iturriaga, escritor de libros como 'Saberes y delirios' o 'Confieso que he comido', afirma que parte de la responsabilidad de tener una cocina protegida por la UNESCO es la de rescatar, salvaguardar y promocionar la tradición “más que a un platillo o a un ingrediente; preservar la cocina de nuestros pueblos, la cocina de los mercados, de las abuelas”.Para lograrlo se creó el Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, un organismo consultor de la UNESCO que lleva a cabo reuniones nacionales anuales, foros mundiales de gastronomía mexicana, seminarios académicos y hasta encuentros de cocineras tradicionales. “A los platillos y tradiciones hay que estarles dando nuevo vigor. Preservarlos y salvaguardarlos para que no caigan en desuso y se mantengan vivos. El sentido principal de la organización es la conservación de las tradiciones”. Lo que nos toca hoy en casa es aprender y enseñar sobre cocina mexicana a las generaciones venideras. Desempolvar el tortillero y echarle leña al fuego. Poner literalmente las manos en la masa y extender los hilos de la tradición hasta el infinito. Hoy te invito a tomar alguna de nuestras recetas tradicionales y prepararla en familia. Además de cincelar recuerdos harás historia, harás cultura, serás parte de este ritual iniciático que puso a suspirar a los primeros mexicanos.
NEWSLETTER

Suscríbete al news de kiwi y recibe recetas originales de temporada, menús y mucho más cada semana en tu inbox.

Enviar
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD