3 formas de cocinar más fácil y rápido
trucos de cocina

3 formas de cocinar más fácil y rápido

Por Liverpool - Julio 2020
A medida que los años pasan, muchas costumbres van quedando atrás o se mantienen, pero con un destello de modernidad. Tal como sucede con las personas que tienen gusto por cocinar, por la repostería o por la mixología, que ven una pequeña luz en el camino en cómo pueden optimizar el tiempo en la cocina e incluso perder el miedo a que un gran desastre ocurra.

Y es que, quién no sueña con formas rápidas y fáciles de cocinar, con controlar mejor los tiempos de cocción y el plus de todo: texturas espectaculares. Así que, ahora es momento de afrontar que la cocina tiene un gran reto: conquistar a las nuevas generaciones, y eso se ha ido logrando gracias a los electrodomésticos fáciles de usar, llamativos, y hasta dignos de colocar en una foto para redes sociales.

De hecho, en un informe publicado en 2019 por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) se reveló que "los millennials consumen alimentos en un restaurante o bar un 30 por ciento más a menudo que cualquier otra generación” y es que claro, seguramente no habían encontrado nada tan llamativo dentro de las paredes coloridas de una cocina, hasta que las marcas de electrodomésticos tocaron fibras sensibles como la nostalgia o los colores que enamoran hasta el más inexperto en temas de cocina.

Estos son los 3 mejores aliados para cocinar más fácil y rápido

Tomando esto en cuenta, entre algunas cosas que no pueden faltar en cocinas de toda casa, para cocinar fácil y rápido, podemos mencionar cosas más allá de licuadora o batidora.

Por ejemplo, hoy en día, si alguien quiere lograr platillos como los del restaurante favorito, es posible gracias al término de cocción que puede tener un salmón, un pescado, pizzas e incluso el gratín de pastas, que da el potente Hamilton Beach® Horno de Mostrador con Convección y Rostizador, en el que puedes cocinar hasta dos pizzas de 30 cm, dos cacerolas de 23 x 33 cm, o dos moldes para tortas. Además, con este perderás el miedo a hornear, ya que su función de convección hornea más rápida y uniformemente que el horno tradicional.



Pizza al pastor 

Pero, como lo hemos dicho antes, los electrodomésticos se han ido adaptando a las necesidades de los usuarios y formas de vida de cada hogar, y si en tu casa lo que más predomina son las cocciones libres de grasa sin dejar a un lado el sabor perfecto, entonces puedes optar por el Hamilton Beach® Deshidratador de alimentos que, gracias al flujo de aire continuo con el que trabaja, proporcionará un secado uniforme y eliminará la necesidad de girar las bandejas, en las que puedes secar frutas, verduras, carne seca y más. ¿Quién no sueña con preparar esos platanitos crujientes, pero más saludables?

Chips de Kale 



Y, como sabemos que a medida que pasa el tiempo ya no es suficiente tener un electrodoméstico clásico que licúe todo, una opción que ha tomado relevancia son, sin duda, los procesadores de alimentos, como el Hamilton Beach® Stack & Snap™, que te permitirá rallar o rebanar de más de 3 formas, debido a que sus dos velocidades más el pulso te permiten conseguir las texturas adecuadas en tus platillos.

Dip de tres chiles 

Así que, ahora que tienes ideas de cómo sacarle provecho a todos los electrodomésticos que están conquistando el mercado y te permiten cocinar fácil y rápido en el día a día, ¿qué otros platillos te gustaría preparar? Visita Liverpool y encuentra todo lo necesario para cocinar más fácil y rápido.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
No hay nada más triste que intentar comerse un pan duro cuando apenas tienes un día de haberlo comprado, pero la clave para saber cómo mantener el pan fresco durante más tiempo está en la humedad, ya que ésta es la que mantiene a tu pancito con textura suave y esponjosa. Así que no te puedes perder estos tips para poder disfrutar de tu pan como si fuera el primer día. Escoge correctamente tu pan Asegúrate de elegir un pan recién hecho en el momento en que llegues a la panadería, ya que si tiene más de un día, será imposible conservarlo en buen estado por mucho tiempo. Toma en cuenta que el pan elaborado con algún tipo de grasa, como mantequilla o aceite, durará más tiempo fresco. Deja enfriar el pan Si fuiste por pan temprano en la mañana, pero te lo comerás hasta la noche, lo ideal es que lo dejes al aire hasta que se haya enfriado, porque si guardas pan recién horneado en una bolsa, el calor lo humedecerá, se arruinará y podrás olvidarte de tu pancito con leche para cenar. Elige lo que te comerás Si compraste pan de caja, corta las rebanadas exactas que te comerás, ya que el pan cortado se seca mucho más rápido. Lo mismo sucede con el pan dulce, procura comerte tus piezas enteras y no dejar pedacitos sobrantes. Almacena el pan en bolsas de papel o tela Cuando sea momento de guardar el pan sobrante, lo mejor es hacerlo dentro de una bolsa de tela de algodón o lino, o incluso, en la misma bolsa de papel que te dan en las panaderías; si tienes, puedes colocarlo también dentro de la clásica caja de madera. Estos materiales le permiten respirar correctamente y conservar la humedad en su interior, en cambio, si lo conservas en una bolsa de plástico se endurecerá más rápido. Utiliza el horno para traerlo a la vida Si olvidaste cerrar adecuadamente la bolsa de pan y amaneció duro o aguado, puedes calentarlo unos minutos en el horno para que su consistencia se vuelva crujiente y sea más fácil devolverle la frescura. No hay nada como comer pan recién horneado, pero si te sobra un poco, siempre puedes acudir a estos consejos para mantener el pan fresco durante más tiempo. Generalmente podrás conservarlo en buen estado entre 2 a 7 días, dependiendo del tipo de masa e ingredientes, pero asegúrate de revisarlo bien antes de consumirlo. ¿Conoces algún otro truco para mantener el pan fresco que le falte a esta lista? ¡Compártenos tus secretos!
El uso horario y las coordenadas geográficas pueden cambiar y, sin embargo, las mañanas del mundo entero huelen a café: a los procedentes de Etiopía, de Guatemala, de Colombia, de Brasil o de México; tierras cuyos componentes, alturas y temperaturas caen como anillo al dedo al cultivo del oro verde. Pero claro, no todos los cafés son ese placer a veces frutal, a veces terroso, que despierta a los sentidos lo mismo que al cuerpo. Si la taza está hecha en México, hay de dos: que sea soluble –el país es uno de los mayores consumidores de los llamados “instantáneos”– o que sea de grano –café procedente del comercio justo y de los microclimas que en su mayoría ofrecen una calidad inmejorable–. Lo primero que hay que saber es que la mejor taza de café mexicano no es soluble, sino de grano. ¿De qué estado en particular procede? Aquí, la respuesta se pone interesante. La tradición cafetalera nacional se importó en Veracruz a penas se descubrió que el café tenía propiedades estimulantes para el cuerpo. Desde el siglo XVIII las fincas cafetaleras proliferaron por las montañas y laderas de ese estado, de Oaxaca, de Chiapas, de Puebla, de Nayarit y de diez entidades productoras. De ahí que el mejor café de México provenga de varios orígenes y no sólo de uno. Lo importante es conocer lo que ofrece cada geografía y el “saber hacer” de cada productor (este término se emplea para hablar de las técnicas, el conocimiento y la experiencia alrededor de la producción de algo tan complejo como el café). Jesús Salazar, el Cafeólogo –doctor y filósofo que ha puesto al café de Chiapas en el ojo mundial– me cuenta que gran parte de los 500 mil caficultores nacionales pertenecen a etnias indígenas. Para él, este es un valor adicional que el café mexicano ofrece versus la competencia. ¡Conocimientos y cultura en cada taza! En Chiapas, uno de los orígenes del mejor café de México, se cultivan variedades clásicas como bourbón, typica, caturra e incluso marago en tierras de policultivos. ¿Y dónde creen que terminan los aromas y sabores de esos otros productos que crecen en la tierra? Acertaron. Todo eso le confiere características únicas al cafecito de la mañana. Tenejapa, Jaltenango, Monte Cristo son algunos de los poblados chiapanecos donde se produce café de gran calidad. Sin embargo, para el Cafeólogo no hay un área única que deba llevarse el título de La Mejor. Para él, en cada taza caben las montañas, la flora y la fauna, la gastronomía, la historia y cultura. Él dice que lo intangible le da un “valor agregado” a la taza de café perfecta.Otro estado en el que se produce el mejor café de México es Veracruz. En su territorio existe una combinación exitosa de suelos, humedad, sol y sombra que son el escenario perfecto para que las cerezas del café crezcan a sus anchas. No por nada el mayor número de medallas del concurso Taza de Excelencia México se ha quedado en la entidad. Poblaciones como Zongolica, Coatepec y Huatusco están bajo la mirada de los principales concursos de café mundiales, pues están haciendo las cosas bien desde el campo. Existen proyectos como el de Rodrigo Quirós y Carlos Juárez, de Ímpetus Café, que luchan diariamente para que, además de una buena producción, el café pase por un proceso de tostado de calidad y que su preparación en la barra sea la óptima. Si me preguntan a mí, las tazas más impresionantes que he probado en México proceden de la zona de Huatusco en Veracruz. La probé en Ímpetus Café en el puerto, junto a unas galletas recién horneadas. En la ciudad de México, Chiquitito Café tuesta e infusiona granos de Boca del Monte, en Veracruz, y de Pluma Hidalgo, en Oaxaca. Su café es excepcional. En Cucurucho, otro de mis favoritos personales, existe un café de pequeños productores llamado La Resistencia y que procede de Nayarit: una locura de notas cítricas. Sólo hay una forma de elegir el mejor café: experimentando con los granos que se tengan a la mano. Hazlo en café americano, moliendo los granos al momento, o como te guste. Sí, en pastel también se vale. ¿De dónde viene tu café favorito?
La gastronomía brasileña es tan amplia como la gran extensión de este país y tan maravillosa como las diversas culturas que habitan dentro de él. Recordemos que la inmensa gama de sabores que encontramos en la comida de Brasil se debe principalmente a la influencia de los ingredientes indígenas mezclados con la tradición de la cocina europea y la africana, por eso, podrás conocer lo mejor de la cocina brasileña a través de estos 6 platillos. Vatapá Si quieres conocer los platos típicos de Brasil, debes comenzar por probar el vatapá, un tipo de puré hecho con mariscos cocidos, pan previamente remojado en leche de coco, cacahuetes, cebolla, jengibre, sal, pimienta y cilantro. Puede servirse con arroz y pollo o puede usarse como guarnición de otros platos. Feijoada Una de las comidas brasileñas más conocidas en el mundo es la feijoada, preparada con frijoles que se acompañan de pies, rabos y orejas de cerdo. A esto también se le puede agregar otro tipo de carne como lomo, costilla, tocino y longaniza ahumada. La feijoada surge en la época de la colonia, cuando los esclavos le añadían frijoles a la carne que sobraba de las fiestas de los dueños de grandes plantaciones. Acarajé El acarajé es un plato de origen africano que tradicionalmente se come en la zona de Bahía, al noreste de Brasil. Se trata de unas fritangas rellenas de frijoles blancos, cebolla y camarón que van acompañadas de vatapá. ¡Una gran opción para cenar! Moqueca de Peixe Un platillo muy tradicional de Brasil es la moqueca, un guisado hecho con pescado, sal, especias y hierbas que se adoba con cebolla, pimiento, tomate y hojas de cilantro, además de leche de coco y aceite de palma. En algunas zonas lo acompañas también con camarones. ¿Te gustaría probarlo? Pan de queso El pão de queijo es otro favorito de la gastronomía brasileña y aunque consiste en unos sencillos pancitos de queso, su sabor es indescriptible. El pan de queso de Brasil se prepara con harina, leche, aceite, agua, almidón de yuca dulce, huevos y queso minas, una variedad de queso muy popular del estado de Minas Gerais, en Brasil. Churrasco Aunque también podemos encontrar churrasco argentino o boliviano, el churrasco de Brasil tiene una esencia y sabor incomparables. Se trata de un trozo de carne de res cocido a la plancha, a las brasas o directamente en el fuego; generalmente es picaña, que suele presentarse en espadas, cocinarse en ellas a la leña y se acompaña de plátano. Sin duda, las espadas brasileñas son un clásico imperdible. ¿Has probado alguno de estos platillos de comida brasileña? ¿Cuál es tu favorito?
Cuando te comes un mango con chile o tomas un vaso de agua de mango, ¿te has preguntado qué es lo que lo hace tan delicioso? Pues resulta que hay una gran variedad de mangos que se utilizan para diferentes platillos; dependiendo de qué tipo de mango se trate, existe un uso específico para explotar mejor su sabor. ¡Conoce los mangos más consumidos en México y para qué puedes usarlos! El mango es una fruta tropical que proviene de Asia, pero llegó para quedarse en México a través de la conquista española. Desde entonces, además de convertirse en parte importante de la gastronomía mexicana, también se volvió en una de las frutas favoritas de las personas, ¿tú qué tipo de mango prefieres? Mango manila Existen más de mil especies de mangos en el mundo y sin duda el mango manila es uno de los favoritos. Esto se debe principalmente a su sabor dulce y poca fibra en pulpa, que además es tierna y suave. El mango manila es ideal para preparar postres, hacer agua y si lo compras verde, su sabor acidito puede servirte para los ceviches de pescado. Mango Kent Si buscas un mango de pulpa suave y poca fibra, el mango kent es el ideal. Este mango lleno de sabor y jugo, es el ingrediente perfecto para preparar ensaladas o comer con yoghurt y granola. Su forma es más redonda que los primeros y su cáscara puede variar entre el verde oscuro y tintes de rojo intenso.Mango ataúlfo El mango ataúlfo es de los mangos más suaves y cremosos que las personas disfrutan de comer en rebanadas. Su forma es pequeña y ovalada pero un tanto puntiaguda y a diferencia del manila, éste si tiene consistencia fibrosa. Este tipo de mangos son los que usualmente venden con chile y limón en las esquinas.  Mango Tommy Atkins En este mango predomina el color rojo oscuro sobre su cáscara, pero su sabor no es tan dule ni intenso; tiene bastante fibra y esto provoca que su pulpa sea más tenue. El mango Tommy Atkins soporta más la manipulación y tiene alta resistencia a los golpes, por ello que tenga una vida más larga que el resto de los mangos en la tiendita. Este mango es ideal para preparar adobos o salsas para pescado, pollo y carnes. Mango Champagne El mango champagne suele confundirse con el mango manila porque su forma y color son muy parecidos, sólo que éste tiene la piel más gruesa y sabor no es tan dulce, por lo que es perfecto para platillos salados y conservas, siempre y cuando esté bien maduro. ¿Habías probado todos estos tipos de mangos? ¿Cuál es tu favorito y para qué lo utilizas comúnmente?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD