Cómo usar correctamente un horno
trucos de cocina

Cómo usar correctamente un horno

Por - Diciembre 2019
El horno de la estufa es, sin duda alguna, uno de los grandes aliados de la cocina. Sin embargo, a veces preferimos no usarlo y existen dos grandes motivos por los cuales no lo aprovechamos al máximo: el principal es que no tienes tiempo para cocinar y el segundo, porque desconoces cómo usar el horno correctamente o qué alimentos puedes preparar sin ocasionar un desastre total. 

Ante esta situación, te mostraremos cómo usar el horno de forma fácil y sencilla.

1. Al abrir la puerta del horno te darás cuenta que tiene dos rejillas, las cuales sirven para colocar los refractarios, sin embargo, debes saber que su función principal es distanciar los recipientes con los alimentos del calor, por lo que si quieres gratinar algo deberás colocarlo en la parte más alta, pues es donde se más concentra el calor.

2. Poner tu platillo a la mitad de las rejillas te dará una cocción pareja, pues el calor inundará tu platillo por todas partes, así que es la distancia perfecta para cocinar, y si tan solo deseas recalentar tus alimentos, deberás ubicarlos en la parte más baja, ya que la temperatura en menor.

CÓMO COCINAR PAPAS AL HORNO CON TOCINO

3. Los hornos modernos ya cuentan con distintas funciones, por lo que con girar una perilla puedes escoger la forma de cocinar tu platillo, ya sea grill (asar cortes de carne o gratinar), cocción lenta (cocer piezas de carne en un recipiente abierto), función pizza o simplemente descongelar. Además, si tu horno no es tan moderno y aún no cuenta con la tecnología, puedes calcular la cocción con un termómetro que puedes encontrar en cualquier supermercado. 

4. Para deshidratar alimentos, lo ideal es colocarlos a una temperatura de 80 grados centígrados para que de esa forma conserven sus propiedades. Además, para que la temperatura no se eleve demasiado y afecte el resultado final de tus platillos, te recomendamos no cerrar por completo el horno, es decir, dejar una rendija para que circule el aire, pues de esa forma se mantendrá nivelada la temperatura. El tiempo de deshidratación será variable dependiendo del grosor de los alimentos, pero entre siete y ocho horas estarán listos.

5. En caso de que desees ponerte creativa y hacer postres como unas galletas, recuerda que la temperatura ideal para hornearlas deberá ser de 130 grados centígrados y aún así, te recomendamos tomar en cuenta que todo horno tiene una potencia variable. Además, puede verse afectado por el grosor de la harina, pero entre 30 a 35 minutos estarán listas.

6. Para preparar guisados, tu horno deberá estar a 150 grados centígrados. Por ejemplo: una lasaña, la cual está compuesta por pasta, quesos y crema, estará lista en 30 minutos. En caso de realizar lomo de cerdo deberás dejarlo en el horno aproximadamente 25 minutos, para que de esa forma la carne absorba los sabores de los ingredientes con los que lo cocinas; mientras que un pollo relleno deberá estar cocinándose por 30 minutos. Recuerda que estos tiempos pueden variar dependiendo la potencia de cada horno. 

RECETA DE LASAÑA BOLOÑESA

7. Para los postres horneados como panques, pasteles o cupcakes, tu horno deberá estar a una temperatura de 180 grados centígrados, sin importar si es de chocolate, vainilla o fresa, por ejemplo. El refractario con la harina deberá estar dentro del horno por aproximadamente 40 minutos, una vez que esté cocido y ligeramente dorado, podrás sacarlo y antes de retirarlo, dejarlo enfriar por 15 minutos para desmoldar con éxito. Una vez que esté a temperatura ambiente, podrás decorarlo.

8. Si vas a cocinar carne o pescado en el horno, este deberá estar a 200 grados centígrados. En caso de que tu carne lleve hueso este deberá quedar abajo. Si se trata de un corte con bastante grasa, esa parte deberá estar arriba, para que así pueda escurrir y darle mejor sabor al corte. La a carne y el pescado se sellarán (dorar por fuera y mantiene su jugo) de 5 a 10 minutos. Una vez que se cumpla este tiempo baja la temperatura a 180 grados y déjala unos 10 minutos más para que no pierda su sabor.

9. Cuando cocines con niños, te recomendamos elegir una receta como pizza, ya que es divertida, pero al mismo tiempo servirá para que los niños conozcan la dificultad de amasar, crear la salsa y colocar los ingredientes (queso, peperoni, jamón, piña, etc). Antes de meterla al horno, este deberá estar precalentado a 250 grados, posteriormente tendrás que bajar la temperatura a 220 grados e introduce la pizza, la cual estará lista entre 5 y 10 minutos.

10. La clave de oro para que muchos platillos logren una coción perfecta es nunca abrir el horno mientras se esté cocinando algo o al menos no durante los primeros 20 minutos. Y es que recuerda que la temperatura en el interior se transforma y los golpes de aire dañarán tus platillos; la carne se desangra, los pastelillos se achatan... Esta maniobra (abrir la puerta) únicamente es válida cuando estás gratinando algún alimento.

En caso de que tu horno no tenga un termómetro integrado puedes adquirir uno, el cual podrás colgar o poner de pie dentro de tu horno para así estar observando la temperatura.

Una vez que le pierdas el miedo y aprendas cómo usar el horno, verás todas las ventajas, beneficios y platillos que puedes preparar ahí y se volverá tu aliado para preparar comida deliciosa.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Si quieres lucir una piel sana, radiante y libre de arrugas y líneas de expresión, no tienes que gastar una fortuna en procedimientos estéticos y productos de belleza. Puedes mejorar la apariencia de tu piel al consumir varios alimentos ricos en ácido hialurónico, notarás la diferencia en poco tiempo.¿Qué es el ácido hialurónico?Según el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU., el ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en todo el cuerpo: en la piel, el líquido de los ojos y en las articulaciones. Gracias a que hace que los líquidos se vuelvan gelatinosos, esto ayuda a proteger nuestras articulaciones y tejidos. Por otro lado, de acuerdo con diferentes estudios científicos, este ácido ayuda a tratar heridas, la osteoartritis, el reflujo y los ojos secos.Aunque esta sustancia es muy importante para nuestras articulaciones y otros padecimientos, el ácido hialurónico también es un poderoso aliado cuando se trata de cuidar nuestra piel, ya que reduce la apariencia de las arrugas y líneas de expresión. Por si fuera poco, mejora la hidratación de la piel, la textura y la elasticidad.Ahora que ya sabes todos sus beneficios, seguramente quieres incrementar la producción de ácido hialurónico en tu cuerpo. Por un lado, el mercado ofrece una serie de suplementos alimenticios, tratamientos estéticos y productos de belleza que contienen ácido hialurónico, sin embargo, también puedes incrementar la producción de esta sustancia rejuvenecedora a través de diferentes alimentos, los cuales además son muy nutritivos y deliciosos. ¡Aquí te decimos cuáles son!También puedes leer: ¿Qué alimentos previenen las líneas de expresión?¿Para qué sirve el ácido hialurónico?Como ya mencionamos anteriormente, el ácido hialurónico sirve para tener una piel hidratada y libre de arrugas, así como para fortalecer nuestras articulaciones, reducir el dolor provocado por la osteoartritis y hasta para mantener nuestros ojos hidratados. Es por esto que es muy importante que incorpores ciertos alimentos en tu dieta, pues te ayudarán a incrementar la producción de esta sustancia en el cuerpo de manera natural. Adicionalmente, esta sustancia tienes muchos otros beneficios, aquí te decimos cuáles, seguro te sorprenderás.Dile adiós a las arrugas: Un estudio publicado en 2017 señala que el consumo diario de esta sustancia inhibe la aparición de arrugas.Piel hidratada: De acuerdo con diferentes estudios, el consumo de ácido hialurónico es ideal para elevar los niveles de hidratación en la piel, así que te puedes olvidar de la piel seca para siempre.Acelera la cicatrización: Esta sustancia es esencial en para la cicatrización de heridas, ya que ayuda a bajar la inflamación y a la cicatrización de heridas.Olvídate del dolor: Una investigación de 2018 señala que el ácido hialurónico inyectado o tomada es una gran opción para aliviar el dolor causado por la osteoartritis.Alimentos ricos en ácido hialurónicoSi quieres disfrutar de todos los beneficios que el ácido hialurónico tiene para ti, no tienes que gastar una fortuna en productos de belleza o suplementos alimenticios, ya que puedes incrementar la producción de esta sustancia al consumir alimentos ricos en ácido hialurónico, aquí te decimos cuáles son.NaranjasAunque las naranjas no contienen ácido hialurónico, este cítrico sí contiene una sustancia llamada naringenina, un potente antioxidante y la encargada de inhibir los efectos de la hialuronidasa, una encima que descompone el ácido hialurónico. Por lo tanto, consumir más naranjas es una gran idea, ya que te ayudará a mantener niveles saludables de ácido hialurónico.AlmendrasLas almendras son una excelente opción para incluir en tu dieta, ya que son muy versátiles y contienen fibra y proteína. Puedes utilizarlas para preparar deliciosos desayunos, granola, ensaladas y postres saludables. Así mismo, las almendras son ricas en magnesio, una sustancia que aumenta la producción de ácido hialurónico en el cuerpo.También puedes leer: Los increíbles beneficios del aloe vera para la pielCamoteAnímate a incluir el camote en tu dieta, pues te hará lucir una piel sana y radiante. Este tubérculo, además de ser rico en vitaminas A y C, también es rico en magnesio, lo que hace que tu cuerpo produzca ácido hialurónico de manera mucho más eficaz.BrócoliAhora tienes otra razón más para incluir más brócoli en tu alimentación. Gracias a que este vegetal es rico en magnesio, esto ayudo a elevar la producción de ácido hialurónico. Por otro lado, el brócoli también contiene una cantidad importante de vitamina C, lo que ayuda en la producción de colágeno.KaleEl kale, también conocida como col rizada, es uno de los alimentos más nutritivos que puedes incluir en tus comidas, ya que es un vegetal rico en fibra, calcio y vitaminas A y K. Así mismo, gracias a que contiene altos niveles de magnesio, un mineral, es la opción perfecta para incrementar la producción de ácido hialurónico.Caldo de huesosAunque para algunos suena poco apetitoso, este caldo es una excelente opción para lucir una piel sana, radiante y libre de arrugas. Para prepararlo, debes cocinar los huesos entre 12 y 48 horas. Una vez que esté listo, prepárate para consumir ácido hialurónico puro y colágeno, tu piel te lo agradecerá.También puedes leer: Alimentos para combatir el envejecimientoTofuSi te gusta el tofu o eres vegetariano, tenemos muy buenas noticias para ti, pues el tofu es un gran aliado para olvidarte de las arrugas. Aunque este alimento no contiene ácido hialurónico, sí es rico en fitoestrógeno, una sustancia que aumenta los niveles de ácido hialurónico en el cuerpo.EdamamesLos edamames son las vainas de soya inmaduras, las cuales suelen servirse en restaurantes japoneses y chinos. Al igual que el tofu, el edamame contiene fitoestrógeno, una sustancia que nos ayuda a incrementar los niveles de ácido hialurónico en el cuerpo de manera natural.Así que ya lo sabes, el ácido hialurónico es la mejor opción para la cara, la piel, las articulaciones, los ojos y la salud en general. No lo pienses más e incrementa el consumo de estos alimentos en tu dieta.
El caldero no solo fue uno de los primeros instrumentos que se usaron para cocinar, también se convirtió en un símbolo de magia y transformación en la cultura popular desde la época medieval. Aunque el caldero se relaciona con el mundo de la cocina, también está ligado con la brujería y la hechicería. En la antigüedad, hace miles de años, se utilizaba para cocinar al aire libre, en una época en la que los métodos de cocción estaban muy limitados, por lo que fue un instrumento que revolucionó la cocina en aquel momento. Sin embargo, el caldero también es un instrumento que asociamos con las brujas. En la cultura popular y en las películas de Hollywood estamos acostumbrados a ver escenas en las que se mezclan todo tipo de ingredientes para crear pócimas y venenos, todo dentro de un caldero. Aunque el origen del caldero es más bien utilitario, este se ha convertido en un símbolo de la magia dentro de la cocina, pues mezclar ingredientes siempre resulta en un proceso mágico para crear deliciosos platillos para saciar el hambre.El origen del calderoSegún los expertos, los calderos comenzaron a producirse alrededor del siglo XII, convirtiéndose en un valioso instrumento para cocinar, pero también una que se relacionaba con la hechicería y las brujas. Este instrumento mágico continuó siendo un básico dentro de las cocinas de Europa del norte hasta el siglo XVIII. Cabe mencionar que, en la época medieval, los calderos se encontraban en todas las casas, fueran ricas o pobres, pero con ciertas diferencias. Por un lado, las casas de los ricos, los calderos se encontraban únicamente en la cocina, mientras que, en las casas más pobres, esta olla solía encontrarse en medio de la casa, pues también servía como fuente de calor. Por otro lado, cabe mencionar que, aunque los calderos eran muy comunes y de poco valor económico, estos tenían un importante valor sentimental para las familias, ya que se heredaban de generación en generación.Los calderos y la brujeríaSegún información publicada por la Universidad de Cornell, los calderos se convirtieron en un símbolo de la brujería a finales de la Edad Media, cuando se registraron juicios y ejecuciones contra presuntas brujas. La idea de que las brujas usaban calderos para cocinar letales pócimas se extendió gracias a panfletos, dibujos y libros sobre el tema, mientras que los testimonios en juicios también sirvieron para cimentar la simbología del caldero como instrumento mágico. En aquellos años comenzaron a surgir imágenes de grupos de brujas congregadas alrededor de calderos, las cuales se relacionaban con conjuros malignos para invocar la muerte y controlar los elementos. En el mundo de la literatura, el caldero también comenzó a relacionarse con la magia. El ejemplo más famoso es "Macbeth", una de las obras más famosas de Shakespeare, en donde las brujas se reúnen alrededor de un caldero.Los calderos en la mitologíaDe acuerdo con el Museo Británico, los calderos no solo eran objetos utilitarios, también tenían un importante valor simbólico. Tan era así que arqueólogos han encontrado estos objetos en ríos y pequeñas cuencas lacustres, lugares que se consideraban como sagrados y como portales entre el mundo de los vivos y los muertos. En Irlanda e Inglaterra, expertos también han encontrado calderos en lugares en donde se realizaban importantes rituales. El caldero, ese instrumento mágico que une la gastronomía con la brujería, estuvo presente diferentes culturas y fue parte importante de leyendas y de la mitología de Irlanda, Gales, Grecia y Noruega, entre otros países. Por ejemplo, en la mitología irlandesa, el dios Dagda era dueño de un poderoso caldero que siempre producía abundante comida para los guerreros, curaba a los heridos y revivía a los muertos. Por su parte, en la mitología griega, la hechicera Medea usaba su caldero para revivir a los muertos y rejuvenecer a las personas. Mientras que, en la mitología nórdica, el dios Odín bebió sangre mágica de un caldero para obtener sabiduría y conocimiento. En todas estas culturas, el caldero se convirtió en un medio para obtener sabiduría y vencer la muerte.De olla, sartenes y calderosPara las brujas modernas, el caldero es un símbolo de transformación y abundancia. Mientras que, para los cocineros, preparar alimentos es magia pura. Colocamos todos los ingredientes en ollas y sartenes, versiones modernas de los calderos, y al final obtenemos platillos deliciosos. Las ollas y sartenes se convierten en vehículos para transformar simples ingredientes en mágicos platillos que cautivan nuestros sentidos, así como alguna vez lo hicieron los calderos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD