El secreto para el capeado perfecto
trucos de cocina

El secreto para el capeado perfecto

Por Kiwilimón - Noviembre 2019
Lograr un capeado perfecto es un arte y como en todas las cosas que valen la pena, hay que ponerle un poco de esfuerzo para lograrlo.

¿Qué es el capeado?

En la cocina mexicana, “capear” se refiere al proceso de cubrir un elemento con claras de huevo batidas, que posteriormente se fríe en aceite hasta que esté ligeramente dorado.

Si aún no has probado prepara unos camarones o un chile relleno con esta técnica, o no has logrado esa textura que le dará un delicioso sabor a tus platillos, estos son los mejores tips para un capeado perfecto.

Bate
Separa las claras de dos huevos en un recipiente y comienza a batirlos con un globo, batidora o a mano con un tenedor hasta dejarlas a punto de nieve, que es cuando se espesan hasta que parece espuma blanca y se forman picos consistentes. Una vez que llegue a esta consistencia agrégale unas gotas de limón para evitar que se corte. Las claras deben estar a temperatura ambiente.

Agrega
Tras lograr el punto de nieve o punto de turrón, agrega las dos yemas del huevo y continúa batiendo por algunos minutos, para así complementar la mezcla. Posteriormente, añade una pizca de fécula de maíz para lograr una mezcla resistente. Es muy importante que no dejes de batir mientras añades estos ingredientes.

Espolvorea
Antes de capear el alimento debes de revolcarlo sobre un poco de harina. Ya que esté bien cubierto, ahora sí puedes sumergirlo en la mezcla del huevo; déjalo remojando unos 15 segundos y échalo al sartén para freír.

Aceite
Antes de que introduzcas lo capeado al sartén, debes de asegurarte de que tienes la suficiente cantidad de aceite, pues debe cubrir por completo el alimento, para que se fría adecuadamente. Por otro lado, el aceite debe estar a alta temperatura para lograr una buena fritura y que el capeado no lo absorba tanto.

Para terminar, en un plato coloca papel de estraza, servilletas o algún material que te ayude a absorber el aceite extra de tu alimento.
Cuando esté completamente seco podrás servirlo y llevarlo a tu mesa para disfrutar de tu estupenda labor.

Con estos tips, seguramente triunfarás la próxima vez que sirvas un alimento que necesite capearse. ¿Ya ves que no es tan complicado?
Califica este artículo
Calificaciones (1)
Sara Cerna
11/11/2019 15:58:25
Excelente. Muy buenas recetas
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La gastronomía colombiana es uno de los tesoros más grandes de Latinoamérica y es que nadie puede resistirse a las tradicionales arepas, sancocho, empanadas y todas esas delicias hechas con maíz o arroz. Por eso, en esta ocasión te mostramos algunos platos típicos de Colombia que no podrás resistir. Arepas Al igual que en Venezuela, las arepas son un platillo muy común en tierras colombianas. Las arepas son unas tortitas hechas con harina de maíz y cocinadas a la parrilla; pueden prepararse muy sencillas, desde sólo un poco de mantequilla hasta de carne con queso y más ingredientes. En Cartagena destacan las arepas de huevo, ¿a ti de qué se te antojan? Ajiaco Si de sopas se trata, no podrás resistir el tradicional ajiaco, la cual se prepara con pollo desmenuzado, diferentes tipos de papas, maíz y guasca. No te dejes llevar por su esencia de sopa, ya que más que una entrada principal, el ajiaco cuenta como un platillo completo. Picada Otra joya de la gastronomía colombiana es la picada, un exquisito plato con diferentes cortes de carne que se acompaña con papas, elotes, patacones, aguacate y las siempre presentes arepas. Generalmente se come en reuniones para disfrutar con los amigos. Pargo frito y arroz de coco El pargo frito se trata de un tipo de pescado que se cocina frito, con plátanos machos cortados en rodajas, aplastados y fritos, además de un delicioso arroz dulzón con coco, un clásico de las costas colombianas. Arroz atollado El arroz atollado es un plato delicioso hecho de arroz con pollo, carne de cerdo y res, acompañado de cebolla, papa y pimientos. Es un plato tradicional colombiano que simplemente no te puedes perder. Patarasca La patarasca es un platillo típico del sureste de Colombia, cerca del Amazonas y se trata de un pescado sazonado con azafrán criollo, envuelto en hoja de plátano y cocinado a las brasas. ¡Un verdadero manjar! Sobrebarriga santandereana La sobrebarriga es un corte de carne del lateral del estómago de la res que se hornea con jitomate, ajo y diversos condimentos y se acompaña con papa y yuca, una especie de camote muy rico. Este plato es tradicional de Satander, departamento andinos al nororiente de Colombia. ¿Qué platillo tradicional de Colombia se te antoja más?
Lo femenino es un adjetivo que describe una realidad biológica, sociológica y gramatical. Eso sí, el sustantivo al que se lo colgamos tiene que ver con una concepción ideológica. En la cocina, lo femenino se ha generalizado a dos actividades: a la informal, que termina derrumbando el zaguán de una casa por necesidad, para trasladarse a un puesto callejero; y la dulce, la de los pasteles y las galletas con royal icing, la de la estación de postres en los restaurantes con duela encerada. Pero ya hay más. Las mujeres hemos llenado la canasta de lo femenino con frutos inesperados.En el rewind de la vida, la tierra y el fuego fueron los elementos iniciáticos de lo femenino. En nosotras estaba la responsabilidad de resguardar el hogar, de encender y mantener la hoguera –del latín focus, fuego– en las cuevas originarias. En cada una, el brasero era monumento a la vida, pues alejaba animales salvajes y resguardaba el calor familiar.La civilización evolucionó, no así el destino de las de nuestro género. El fuego de la brasa se mantuvo prendido en el hogar sin el derecho a volverlo oficio. Eso sí, en la historia no faltaron las hechiceras que prepararon encantamientos culinarios, cocineras de corte, mujeres que alimentaban soldados, amas de cría y reinas que colonizaron con recetas los terruños de su lazo matrimonial. Por supuesto, estaban las monjas, las guardianas del saber teológico y culinario. Bajo el son del ora et labora se especializaron en la creación culinaria, la repostería, la confección del chocolate. A nadie extrañó que los libros de cocina y las gacetas culinarias del renacimiento y barroco ni por equivocación tuvieran el nombre de una mujer. En el siglo XVIII, momento histórico en el que la palabra gastrónomo se puso de moda, la versión gramatical en femenino brilló por su ausencia. En la nouvelle cuisine del siglo XX, en la cocina moderna de August Escoffier, a la mujer se le confinó a la mesa. Nada nuevo. Capítulos que retrataron, como en otros ámbitos, el machismo como devenir histórico. Se nos vio débiles para cargar ollas, mal agüero si estábamos en nuestro periodo. Y luego llegaron mujeres que no pidieron perdón por ser talentosas: las Eugénie Brazier –la primera mujer en obtener tres estrellas en la Guía Roja–, las Julia Child –cocinera que popularizó la cocina francesa en Estados Unidos por sus libros y programas de televisión–, las Alice Waters –la madre de la cocina californiana en su Chez Panisse de los setenta–.Gracias a las de delante y detrás, la cocina actual es un campo de batalla donde lo femenino se resignifica cada jornada. Como Gabriela Cámara, que se hizo restaurantera con menos de treinta años y ha sabido romperla en México y Estados Unidos. Como Celia Florián, cocinera de las Quince Letras, que preserva saberes regionales en su restaurante y es voz de otras cocineras tradicionales en Oaxaca. Como Martha Ortiz Chapa o Elena Reygadas, que supieron amalgamar el talento artístico con el fine dining. Como Norma Listman de Masala y Maíz que conceptualiza lo mismo una barbacoa especiada que un texto incendiario. Como Pía Quintana, Titita o Margarita Carrillo que picaron piedra, documentaron y replicaron para dignificar lo que hoy se come sobre manteles largos.  Lo femenino aterrizó entonces en los magueyes pulqueros de Hidalgo, en los de mezcal con Lala Noriega; se expandió en los campos de agave azul con la tequilera Melly Barajas Cárdenas; se sirvió en una copa martinera en la mano de Fátima León o Mafer Tejada. Es el sabor detrás de grandes cervezas con Diana Arcos, química de Wendlant. Ha sido nariz en el vino junto a Georgina Estrada, a Claudia Juárez y a Michelle Carlín y es el espíritu de los viñedos que cuida la enóloga Lourdes Martínez en Bruma. Taqueras, torteras, pescadoras, tamaleras, carniceras, dueñas de fonditas, embajadoras de bebidas, emprendedoras de proyectos comunitarios, creadoras de conceptos restauranteros, productoras gourmet, agrónomas, meseras, garroteras, conservacionistas de cultura comestible, fotógrafas culinarias, cocineras medicina, escritoras de experiencias sápidas que nos la han puesto difícil al definir lo femenino en la cocina y que han hecho que no quede vocación allá fuera sin el latido de una mujer.
Si eres amante del terror y misterio, vive una deliciosa y macabra experiencia con el increíble menú que te ofrece Lovecraft Café, el Kiwifav de la semana a cargo de nuestra coordinadora de marketing, Pamela Montaño. Lovecraft Café es una cafetería temática para los amantes del talentoso escritor de terror H.P. Lovecraft, donde podrán encontrar platillos deliciosos, postres en forma de calavera, corazón y partes del cuerpo, así como bebidas terroríficas que no podrán resistir.Al llegar a Lovecraft Café podrás encontrar unos grandes tentáculos abrazando una taza de café, siluetas de gatos y un techo oscuro, todo inspirado en la literatura de terror creada por H.P. Lovecraft, Edgar Allan Poe y Clive Barkets, entre otros, que te harán sentir que estás dentro de tu novela de terror favorita.Además de sus postres temáticos, como el clásico cráneo de chocolate o el almoahdón de plumas, en honor al famoso cuento de Horacio de Quiroga, podrás encontrar una gran variedad de cervezas artesanales, chapatas, snacks, sodas italianas y, por supuesto, café. ¡Seguro su personal te orientará a elegir la mejor opción para ti!En Lovecraft Café puedes llevar a tus peques, pues no tienen problema en recibir niños y además, podrás encontrar libros, juegos de mesa, muñecos y actividades que te acercarán más a la literatura oscura.Deja que el terror estimule tu imaginación, hambre y sed y visítalos de jueves a domingo en Lorenzo Bouturini esquina Calle 1325, en el centro de la Ciudad de México.
Hoy más que nunca es prioritario el compromiso con la agricultura, la alimentación, la naturaleza y el impacto social a través de la gastronomía.Estos elementos fueron la motivación de Lucio Usobiaga para conformar Arca Tierra, un lugar de encuentro entre agricultores campesinos y las personas que viven en Ciudad de México, interesadas en llevar una alimentación saludable y apoyar al campo. Arca Tierra busca sanar la tierra aplicando los principios de la agricultura regenerativa y el comercio justo en Xochimilco. Hace algunos años, Lucio llegó a Xochimilco en busca de verdura orgánica y al percatarse de los problemas de la zona y la grave amenaza que enfrentan si no se tejen redes para su conservación dedicó toda su energía para consolidar Yolcan, en el 2011, proyecto que ha ido recuperando las técnicas y tradiciones de la agricultura en las chinampas. Hoy Lucio continúa sus esfuerzos de consolidación y promoción de la agricultura orgánica en México con Arca Tierra. Aquí ofrecen canastas básicas de los productores tales como vegetales, hortalizas y semillas. También productos de especialidad como salsas, café, tlacoyos o sales. Su oferta se nutre de las entrañas del campo mexicano y las manos que lo producen. Además, en Arca Tierra ofrecen experiencias que van desde los recorridos por las chinampas y su enseñanza de la agricultura orgánica, hasta experiencias gastronómicas de la mano de los mismos productores y reconocidos chefs.  Para Lucio, las y los agricultores son las personas más importantes en la sociedad actual: "cuidan el entorno, nos alimentan y nos conectan con la naturaleza. En gran medida, nuestra salud y la salud del suelo depende de ellas y ellos. Ahora necesitamos más agricultoras y agricultores orgánicos que nunca para conservar nuestras variedades, lograr la seguridad alimentaria y ayudar a revertir el cambio climático”.Sin duda, Arca Tierra es un proyecto que vale la pena conocer y compartir para alimentarnos sanamente, apoyar el trabajo de agricultores campesinos, fortalecer la economía local, regenerar la tierra, revertir el cambio climático y conservar nuestras tradiciones culinarias y culturales. ¡Te invitamos a conocer Arca Tierra! 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD