Las mejores formas de conservar frutas y verduras en buen estado
trucos de cocina

Las mejores formas de conservar frutas y verduras en buen estado

Por Kiwilimón - May 2019
Si haces el mandado el fin de semana, y para el martes o miércoles los plátanos y aguacates ya se han echado a perder, tal vez el problema no es que no sepas elegir tus alimentos, sino que no sabes cómo guardarlos. Descubre las mejores formas de conservar tus frutas y verduras en buen estado por más tiempo.

Algunos alimentos (al igual que las flores) producen un gas llamado etileno. Este gas hace que las frutas y verduras maduren más rápido. Para evitar que tus frutas y verduras se echen a perder en poco tiempo, separa los aguacates, plátanos, kiwis, mangos, papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones.

Existen verduras o frutas climatéricas (como el aguacate, durazno, higo, kiwi, mamey) y no climatéricas (por ejemplo, aceitunas, fresa, cereza, arándano). La diferencia entre estas dos es que las primeras pueden comprarse sin estar aún maduras, mientras que las segundas deben adquirirse cuando ya están maduras. Si los alimentos climatéricos aún no están listos para comerse, déjalos fuera del
refrigerador y espera hasta que maduren para guardarlos.

El apio requiere cuidados especiales. Para que dure más tiempo fresco, crujiente y con un verde intenso lo mejor que puedes hacer es envolverlo en papel aluminio. Después, solo tienes que guardarlo en una sección del refrigerador en la que nada más pueda aplastarlo. papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones.
Las papas en realidad no requieren refrigeración. Solo debes guardarlas en un lugar fresco, seco y sin luz. Nada  más te recomendamos estar muy al pendiente y no olvidarlas, ya que cualquier gota de humedad puede provocar un brote y convertir tus papas en unas plantitas.

La lechuga, kale, espinaca y ese tipo de alimentos no tienen la misma caducidad que otras frutas y verduras. Aunque lo ideal es que las consumas uno o dos días después de comprarlas, también puedes extender su tiempo de frescura envolviendo las hojas en una toalla de papel y después guardándolas dentro de una bolsa de plástico.

Los hongos son muy delicados, por lo que no duran mucho tiempo después de cortarlos. Para evitar que se echen a perder debes guardarlos en un lugar fresco y seco. Recuerda que es muy importante mantenerlos alejados de la humedad, ya que esta hace que se acelere el proceso de descomposición de los champiñones.

Uno de los errores más comunes que cometemos es poner los tomates en el refrigerador. Para conservar en buen estado los tomates por más tiempo hay que ponerlos en un recipiente a temperatura ambiente. Ten presente que las frías temperaturas del refrigerador afectan el sabor y la textura del tomate, así que lo mejor es tenerlos en la barra de la cocina, lejos de las fuentes de calor y de la luz directa del sol.

Aplica estos tips en casa y verás cómo te duran más tus frutas y verduras.
Califica este artículo
Calificaciones (7)
Irma Chilan
05/07/2020 08:15:25
Excelente
Shura Shut Up
26/06/2020 10:09:26
Por eso me interesa mucho las publicaciones de kiwilimon.
Maribel Olvera
23/05/2020 23:19:44
Gracias por el tic
Ana Huerto
29/04/2020 12:42:48
Por eso entre a kiwilimon me encanta comer sano
Marleni Figueroa
11/04/2020 21:08:26
Gracias, me ayudan a saber que los tomates y otras frutas y verduras no necesitan refrigeración.
Ver más
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Para cerrar la semana patria hablemos del elefante verde, blanco y rojo del cuarto: la cocina nacional es insuperable. Mientras el taco roba la atención internacional hace falta ser paisano para comprender la complejidad, amplitud y delicia de nuestra gastronomía; los entrañables guisos regionales, las tradiciones patronales, las sazones cocinadas en olla de barro, bajo el calor del pib o en la incandescencia de la brasa. Ya lo dijo la UNESCO hace justamente diez años, la cocina tradicional mexicana es patrimonio del mundo, cultura que vale la pena preservar por los siglos de los siglos. Basta ver al ajonjolí de todos los moles: el mole. Su complejidad resuena en la infinidad de ingredientes que lo componen –algunos de ellos tan improbables como unas galletas de animalitos–, en sus acepciones regionales, en las sutilezas que se modifican de acuerdo con las festividades como Día de Muertos, en su amplitud cromática que abarca casi todos los colores del arcoíris. El mole, salsa densa que nos recubre tanto la memoria como la cucharada de arroz más humilde, debe su honor, más que a sus recetas, a la tradición alrededor de su preparación.Así como en el mole, el mestizaje y la cultura se mezclan como pinturas al óleo en las cocinas tradicionales de México tanto, que hace diez años la UNESCO nombró a su totalidad como un patrimonio de la humanidad. En la declaratoria no había que ser esfinge: había que presentar un caso de estudio, reunir un sinfín de requisitos e información por parte de un grupo multidisciplinario de cocineros, historiadores, antropólogos y hasta ingenieros en alimentos con el fin de perseverar. El resultado fue una condecoración como nunca se le había otorgado a otro país. La cocina tradicional mexicana es nuestra Muralla china, nuestro Machu Picchu cultural. Según el escritor e historiador de cocina mexicana José N. Iturriaga, no es que no se hayan honrado a otras cocinas antes o después. En los últimos años se han protegido otras maravillas culinarias como, por ejemplo, la etiqueta en la cocina francesa, la dieta mediterránea y la tradición japonesa en la cocina, pero no así a un país. A diez años del fallo de la declaratoria en la que se reconocen las prácticas, rituales y elaboraciones vinculadas a nuestra cocina, merece volver a celebrar el mérito. Celebrar que en México no sólo hay 32 estados, sino una infinidad de tradiciones que se preservan en el fuego de los comales, las ollas, las vasijas de barro. Celebrar por supuesto a las cocineras tradicionales que, según Iturriaga, “son el objeto mismo de la declaratoria”, el libro atemporal de los saberes culinarios de cada región. José N. Iturriaga, escritor de libros como 'Saberes y delirios' o 'Confieso que he comido', afirma que parte de la responsabilidad de tener una cocina protegida por la UNESCO es la de rescatar, salvaguardar y promocionar la tradición “más que a un platillo o a un ingrediente; preservar la cocina de nuestros pueblos, la cocina de los mercados, de las abuelas”.Para lograrlo se creó el Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, un organismo consultor de la UNESCO que lleva a cabo reuniones nacionales anuales, foros mundiales de gastronomía mexicana, seminarios académicos y hasta encuentros de cocineras tradicionales. “A los platillos y tradiciones hay que estarles dando nuevo vigor. Preservarlos y salvaguardarlos para que no caigan en desuso y se mantengan vivos. El sentido principal de la organización es la conservación de las tradiciones”. Lo que nos toca hoy en casa es aprender y enseñar sobre cocina mexicana a las generaciones venideras. Desempolvar el tortillero y echarle leña al fuego. Poner literalmente las manos en la masa y extender los hilos de la tradición hasta el infinito. Hoy te invito a tomar alguna de nuestras recetas tradicionales y prepararla en familia. Además de cincelar recuerdos harás historia, harás cultura, serás parte de este ritual iniciático que puso a suspirar a los primeros mexicanos.
Las semillas de girasol son una colación muchas veces recomendada por los nutriólogos y también son incluidas comúnmente en mezclas de frutos secos, pan de granos múltiples y barras nutritivas, así que será que sirven para perder peso.Las semillas de esta flor son ricas en grasas saludables, compuestos vegetales beneficiosos y varias vitaminas y minerales, nutrientes que pueden ayudar a reducir el riesgo de problemas de salud comunes, como enfermedades cardíacas y diabetes tipo.Sin embargo, dado que tienen un alto contenido de grasas y calorías, eso causa confusión al momento de incluirlas en una dieta, por lo que aquí te contaremos cómo afectan las semillas de girasol al bajar de peso.Los nutrientes y calorías de las semillas de girasolLas semillas de girasol están llenas de proteínas, grasas saludables y fibra. Sus valores nutricionales varían de acuerdo con la forma en la que se cocinan, pero 28 gramos, o aproximadamente un cuarto de taza de semillas de girasol tostadas en seco y sin cáscara contienen los siguientes nutrientes: Calorías: 165Grasa total: 14 gramosGrasa monoinsaturada: 3 gramosGrasa poliinsaturada: 9 gramosGrasa saturada: 1.5 gramosCarbohidratos: 7 gramosFibra: 3 gramosProteína: 5.5 gramosLas semillas de girasol también proporcionan 21 vitaminas y minerales esenciales, lo cual incluye 49% del valor diario recomendado de vitamina E y 41% del de selenio por porción de 28 gramos.A pesar de que su contenido de grasa es alto y las semillas de girasol son ricas en calorías (165 calorías en una porción de ¼ de taza), el tipo de grasa que se encuentra en las semillas de girasol puede ser muy beneficioso para el corazón, pues se trata de grasas insaturadas, las cuales reducen los niveles de colesterol en la sangre.Cómo ayudan las semillas de girasol a bajar de pesoAunque aún falta realizar más investigaciones sobre las semillas de girasol y la pérdida de peso, los nutrientes en estas semillas sí pueden ayudar a perder peso pues aumentan la sensación de saciedad, preservan la masa muscular y te ayudarán a seguir un plan de pérdida de peso por más tiempo.Las semillas de girasol pueden mantenerte lleno y evitar comer en exceso porque comerlas como colación ayuda a reducir el hambre y así previenes comer en exceso en las comidas posteriores.Por otra parte, pueden ayudarte a mantener los músculos, pues al seguir una dieta baja en calorías, los estudios han sugerido que más de 35% de la pérdida de peso puede deberse al músculo. Sin embargo, para limitar la pérdida de masa muscular, muchos estudios sugieren comer una cantidad adecuada de proteínas y como las semillas de girasol sin cáscara contienen alrededor de 2 gramos de proteína por cucharada, son una excelente manera de aumentar el contenido de proteína de sus refrigerios y comidas.Así que sí, aunque tiene un alto contenido de calorías, las semillas de girasol son ricas en nutrientes que pueden ayudarte a bajar de peso.
Las propiedades de la papaya, junto con su refrescante sabor, la han convertido en una fruta muy popular, pero al consumirla, muchos tiran las semillas porque las consideran un desperdicio. Pues resulta que además de la pulpa, las semillas de la papaya tienen muchos beneficios para la salud que tienes que aprovechar. Semillas de papaya para la digestión De acuerdo a estudios realizados por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, las semillas de papaya trituradas sirven para fortalecer el sistema inmune y digestivo, ya que contienen altos niveles de fibra y otras propiedades antibacterianas que ayudan a combatir microorganismos dañinos para los intestinos. Desintoxica hígado y riñones con semillas de papaya En un estudio realizado por el African Journal of Health Sciences, se menciona que las semillas de papaya contienen propiedades antibacterianas que ayudan a eliminar toxinas del organismo, principalmente en hígado y riñones. Las semillas de papaya contra las enfermedades crónicas En un artículo publicado por The American of Clinical Nutrition se explica que el alto contenido de fenólicos y flavonoides en las semillas de papaya las convierten en poderosos antioxidantes que podrían retrasar el envejecimiento y prevenir enfermedades crónicas. Disminuye el exceso de grasa con semillas de papaya Otro maravilloso beneficio de las semillas de papaya sería que ayudan a acelerar la digestión, mejorando el metabolismo y eliminando el exceso de grasa y azúcares del sistema. Además, tienen un sabor ahumado que podría sustituir a la pimienta en la comida. Las semillas de papaya para los hongos e infecciones Consumir semillas de papaya también podría combatir infecciones causadas por hongos y parásitos, ya que, según explican expertos del Indian Journal of Pharmaceutical Sciences y la Universidad de Obafemi Awolowo en Nigeria, contienen altos niveles de enzimas antiparasitarias. Para consumirlas, puedes masticar las semillas de papaya limpias o molerlas y agregárselas a los alimentos de manera moderada. Recuerda que a la par debes de mantener una alimentación saludable y una vida activa.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD