¿Por qué me quedan duras las galletas? Los dos errores más comunes
trucos de cocina

¿Por qué me quedan duras las galletas? Los dos errores más comunes

Por Eloísa Carmona - Mayo 2020
Puede que no seas una experta en repostería, pero aunque ya hayas horneado antes, a veces el resultado te deja preguntándote ¿¡que diablos estoy haciendo mal y por qué me quedan duras las galletas?!

A pesar de tener una receta muy sencilla, las galletas suelen ser uno de los alimentos que más complicados nos resultan a la hora de hacerlos, porque en su paso a paso, necesitamos encontrar el equilibrio perfecto para que no queden demasiado gruesas, o demasiado pastelosas o muy duras.

Para sabe qué salió mal con tus galletas, tienes que fijarte en varias cosas, por ejemplo, la consistencia de las galletas o de la masa antes de hornearlas. Así, entre los errores más comunes al hacer galletas se encuentra no agregar suficiente harina o usar demasiada; usar una cantidad mayor de huevos o incluso de azúcar… Y más que enlistamos a continuación:

  • Usar polvo de hornear en lugar de bicarbonato de sodio
  • Mezclar todos los ingredientes al mismo tiempo en lugar de seguir las instrucciones paso a paso
  • Agregar huevos extra
  • Olvidar los huevos por completo
  • Embutir la harina y usar demasiada
  • No usar suficiente harina
  • Batir en exceso la masa
  • Usando demasiada mantequilla
  • No usar suficiente mantequilla
  • No usar suficiente azúcar
¿Por qué me quedan duras las galletas?

Cuando horneas galletas y te quedan duras, lo más seguro es que hayas caído en dos de los errores más comunes: te faltó mantequilla o no usaste suficiente harina.

Algunas galletas son crujientes y de consistencia más dura, pero otras, como las de chispas de chocolate o avena, pueden ser suaves o crujientes. El secreto para lograr una textura esponjosa en lugar de una textura delgada y crujiente está en la humedad.

Por ejemplo, formar las galletas en montículos altos en lugar de aplanarlas con la palma de la mano y cocinarlas por un minuto o dos ayudará a retener densidad y las hará más suaves. Para agregar más humedad a la masa, puedes hacerlo en forma de mantequilla adicional, yemas de huevo o azúcar morena, esto hará queden aún más suaves.

Para hacer las galletas más suaves, puedes agregar de 2 a 4 cucharadas de mantequilla ablandada, o 1/4 taza de azúcar a la masa.

Cuando usas poca harina, las galletas salen planas, marrones, crujientes, frágiles y grasientas; además, se cocinan mucho más rápido.
El resultado son galletas duras y frágiles, igual que cuando usas mantequilla demasiado suave o ligeramente derretida a la masa también puede dar como resultado galletas planas. La solución fácil es agregar más harina a la masa, poco a poco, hasta que la mezcla se pegue bien a la batidora.

Prueba con estas pequeñas modificaciones en tus recetas de galletas, porque sólo a prueba y error encontrarás la forma perfecta de hacer galletas que no te queden duras.
Califica este artículo
Calificaciones (1)
Yolanda Frati
31/05/2020 08:47:33
Me parece un buen consejo, probaré
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las fiestas de independencia son celebradas de formas distintas en cada país y por supuesto, la comida siempre está presente en estas celebraciones.Así como en México comemos pozole, pambazos o tacos de guisados y tostadas de tinga el 16 de septiembre, en Estados Unidos de América se celebra su independencia el 4 de julio, fecha en la que se firmó su separación formal del imperio británico.Pero ¿qué comen el 4 de julio los estadounidenses para celebrar? A continuación, te dejamos algunos de sus platillos típicos para esta fecha.Barbacoas (BBQ) Esta es sin duda la comida más popular para este día, pues alrededor de 74 millones de estadounidenses planean una carne asada, o barbacoa, como ellos la llaman, para celebrar el Día de la Independencia.Sin embargo, estas barbacoas no son sólo echar carne a la parrilla, más bien consisten en diversas formas de cocinar lentamente carne de cerdo, sobre todo, con salsa BBQ, por lo regular.Hot DogsNo puede haber una barbacoa sin un clásico hot dog. De hechon en EU incluso existe un Consejo Nacional de Hot Dogs y Salchichas y este ha declarado el mes de julio como el Mes Nacional de los Hot Dogs. La estadística revela que en el 4 de julio es el día en el que más hot dogs se comen, con un estimado de 150 millones de ellos consumidos.Postres y comida decorada con los colores de la banderaUna de las tradiciones gastronómicas más importantes del 4 de julio es la prevalencia del rojo, blanco y azul, los colores de la bandera. Así que ese día se ven paletas de hielo de estos colores, cake pops o donas, pastel, galletas… todo decorado así.CervezaUna barbacoa siempre va bien acompañada de cerveza, en este día especial, los estadounidenses compran su cerveza nacional, llamada Budwiser.Elotes asadosUntado con mantequilla y espolvoreado con sal, el elote no sólo es un plato clásico de verano en Estados Unidos, sino también es típico en las barbacoas del 4 de julio.LimonadaEsta es la bebida sin alcohol más popular para celebrar el Día de la Independencia en Estados Unidos. La receta clásica sólo consiste en jugo de limón, agua bien fría y azúcar.PayEl pay es un postre que está presente en varias celebraciones de EU, así que no podía faltar el 4 de julio, con rellenos de manzana o moras, estos pays no pueden faltar.Estas son algunas de las comidas que se comparten entre familia y amigos, más comunes del 4 de julio, son muy diferentes a las mexicanas, pero se ven igual de deliciosas, ¿no?
Saber quién es Frida Kahlo es conocer su arte, su relación tormentosa con Diego Rivera, pero también su pasión por México y su comida.La pintora, que cumplía años el 6 de julio (tendría 113), no sólo pintaba alimentos, también tenía una estrecha relación con ellos, tanto así que Guadalupe Rivera (hija de Diego Rivera y Guadalupe Marín) escribió un libro titulado “Las fiestas de Frida y Diego. Recuerdos y Recetas”.En él, se narran memorias a partir de la comida que la hija del pintor recuerda, con platillos como mole o manchamanteles, chiles rellenos de queso o buñuelos.En casa de Frida, siempre había flores y un gran platón de Frida, cuenta Lupe Rivera y recuerda que la pintora le regaló un Diccionario de cocina, que había pertenecido a la madre de Kahlo.Las reuniones de la artista eran famosas por sus menús llenos de sabores típicos mexicanos, los cuales Frida se encargaba de planear.La pintora se acercó mucho a la cocina mexicana con el fin de complacer a Rivera y planeaba todos los menús muy mexicanos para sus fiestas, reuniones o cualquier ocasión especial. Por ejemplo, en su boda con Diego Rivera el menú incluyó una sopa de ostiones, chiles rellenos de queso, mole negro, entre otros platillos. Como dato curioso, no hubo cubiertos excepto para la sopa, para todo lo demás, había tortillas.Rivera Marín relata que había un triángulo gastronómico entre ella, su madre y Frida, pues durante un tiempo, su madre y Frida vivieron en la misma casa, pero en diferentes pisos. Fue ahí donde Guadalupe Marín le enseñó a cocinar para Diego.Entre los platillos que Frida aprendió de la exesposa de Rivera están el pollo en pipián, chilaquiles, tamales con picadillo, chiles en salsa de nuez, sopa de flor de calabaza y cerdo con nopales.No obstante, después, en la famosa casa azul, Frida tendría cocineras que preparaban estos platillos, porque la artista conocía la importancia de la comida en su vida.Para celebrar a la talentosa pintora, te proponemos aprender a cocinar algunos de sus platillos favoritos con estas recetas:Mole manchamanteles con Pollo3 recetas con pipiánSopa de flor de calabaza
No existe pollo flaco o hervido que continúe tristeando por las esquinas de una olla si se le añade un baño de especias. Más aún si se trata de especias mexicanas. El uso en la cocina de los también llamados condimentos se remonta al antiguo Egipto y es tan viejo como nuestro deseo por hacer que lo nutritivo pase al cuerpo sin tener que taparse la nariz. Y es que, como si fueran un rey Midas del sabor, las especias tienen el poder de darle sazón a todo lo que tocan gracias a su concentración de aromas provenientes de las semillas o de la corteza de algunas plantas aromáticas. Hay que frotarlas como a una lámpara maravillosa. Una ráfaga de aromas saldrá de su interior invitándonos a embriagarnos con ellas. ¡Pero cuidado! Hay que ser sutiles a la hora de usarlas y cuidar de no tostarlas demasiado para que decoren cada bocado sin abrumar. Las especias de México no son la excepción. Son explosión pura. Son razón suficiente para voltear hacia la tierra –o al cielo– para agradecer lo que nos da. Sin las especias mexicanas al mundo le faltaría algo así como su Quinta Sinfonía de Beethoven, sus Meninas de Velázquez, culinariamente hablando. Ahí tienen a la vainilla. ¿Qué sería de las tartas de manzana sin un helado con su sabor? ¿De qué serían de los pasteles de bodas sin sus bizcochos avainillados? A la crema pastelera le faltaría el cincuenta porciento de su alma. A las galletas su olorosa estampa. ¡Olvídense del rompope! La vainilla planifolia es una especia originaria de México y en Papantla es donde alcanza su plenitud. Esta especia mexicana es de esas cosas –dieciséis en total– a las que se les ha defendido con una Denominación de Origen por parte del gobierno. En el caso de la vainilla, este rango celebra pedazos de tierra –treinta y nueve municipios entre Veracruz y Puebla–, procesos y mano de obra de quien sabe cómo cuidar las orquídeas de vainilla desde tiempos prehispánicos. De esa pequeña vaina, con el sencillo movimiento de un cuchillo, salen partículas que huelen a una flor suave pero pungente.Otra especia orgullosamente mexicana es la pimienta gorda o pimienta Tabasco, que también cuenta con el título nobiliario de Denominación de Origen. Y aunque a veces a la pimienta gorda se le confunde con pimienta negra, por su sabor es fácil diferenciarla: una mezcla entre clavo, canela, nuez moscada y pimiento. Su fama llega a la India, en donde se muele para preparar masalas y posteriormente currys cremosos y especiados. Sin ir más lejos, es un ingrediente esencial en el rezo de especias ocupadas en el mole, pero también en el sazón y sabor de embutidos, salchichas y salsas BBQ.La canela, por su parte, aunque es originaria de Ceilán (actualmente Sri Lanka), se ha llegado a denominar canela mexicana porque es el país con mayor producción. Sólo piensen por un segundo: ¿qué no huele a canela en México? Su sabor ligeramente picante –como todo lo que gusta al mexicano– combina a la perfección con lo dulce o lo salado. La canela nada en un mar de aguas de horchata, en la molienda especiada del mole, en los recados. Está en los panes dulces que pasean los jóvenes en sus canastas y en los carritos de churros de las esquinas. Es perfume en pepianes y adobos. Está en todo.No nos olvidamos de otra gran especia mexicana, el achiote, sin el cual la cochinita sería una simple carne cocida y los tacos al pastor –¡de nada, mundo!– no existirían. México sabe a chile, por su puesto. Pero también a la festividad de sus especias y a las hierbas de olor (que son harina de otro costal y al cual nos zambulliremos pronto). En conjunto, las especias mexicanas le dan identidad a una despensa a la que es correcto llamar barroca e incluso churrigueresca. Sólo basta recordar que el mexicano no come pollo ni chayote hervidos más que en la enfermedad. Más vale muertos que sencillos, hasta en la comida. Lo nuestro es combinar densidades y capas de sabor, técnicas y preparaciones que dan lugar a una sinfonía compleja llamada gastronomía mexicana. ¿Cuál es tu especia mexicana favorita?
La cocina tailandesa es catalogada como una de las mejores en el mundo gracias a la exquisita fusión de sabores dulce, picante, agrio, amargo y salado, acompañados la mayoría de las veces de un ingrediente básico: el arroz. Es por eso que a continuación te presentamos 5 formas diferentes de comer arroz en la gastronomía de Tailandia que no te puedes perder. Pad Thai Sin duda, el plato más famoso de la comida tailandesa es el clásico Pad Thai, el cual consiste en fideos de arroz frito, salteados con pollo o tofu y condimentado con salsa de pescado, salsa de soya, huevo, chile y azúcar. Una forma totalmente diferente de comer arroz, ¿no crees? Khao niao Mamuang El Khao niao Mamuang o Mango Sticky Rice es el postre favorito de la gastronomía de Tailandia. Lo podemos comprar con el arroz con leche de la abuela, pero hecho con leche de coco y acompañado con mango. ¡Es un manjar imperdible!Khao Pad Saparod Te presentamos Khao Pad Saparod, una versión parecida al Pad Thai pero con arroz frito mezclado con gambas (crustáceos parecidos a los camarones) o pollo, piña, huevo, pasas y salsa de pescado con un toque de curry. Puede parecer que tiene demasiados ingredientes, pero es una delicia. Kai Pad Med Mamuang Otro de los tesoros de la gastronomía de Tailandia es el Kai Pad Med Mamuang, un plato de pollo con nueces, pimienta, cebolla y champiñones bañados en salsa de ostras y soya. Éste va acompañado con arroz integral. Pad Krapau Un platillo tailandés muy común es el Pad Krapau, que consta de arroz acompañado de pollo con chile, albahaca y salsa de ostras. Lo podemos relacionar con un plato latino de pollo con arroz, pero mucho más especiado y sazonado. ¿Te atreves a probarlo? Como puedes darte cuenta, el arroz es un ingrediente indispensable y combinable en la cocina tailandesa, así que cuéntanos cuántos de estos platillos con arroz ya has probado o qué otros agregarías a la lista.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD