Reglas básicas para saber qué sí y qué no cocinar en el horno de microondas
trucos de cocina

Reglas básicas para saber qué sí y qué no cocinar en el horno de microondas

Por Kiwilimón - May 2020
En la actualidad, el horno de microondas es uno de los electrodomésticos que no puede faltar en todas las cocinas, aunque fue apenas en 1870 que comenzó a ser parte de ellas. Con un funcionamiento eléctrico, el horno tiene usos distintos y ciertas reglas para hacerlo.
El proceso de calentamiento en uno de estos electrodomésticos es simple: cuando presionas iniciar, las microondas comienzan a rebotar alrededor de la cámara y así infiltran moléculas electromagnéticas excitadas en cualquier producto alimenticio que estés cocinando para calentarlo.

El horno de microondas es una herramienta muy práctica, en la que sólo tienes que introducir tu comida, indicarle tiempo y pulsar un botón de inicio para calentar, pero también puedes cocinar por completo los alimentos.

Además de precauciones que quizá ya hayas escuchado, como que no puedes meter ciertos materiales, por ejemplo, el papel de aluminio o los recipientes de plástico no aptos para microondas, cuando se trata de la comida en sí, ¿qué se puede cocinar con seguridad en el microondas?

En general, puedes calentar en el microondas cualquiera de los grupos de alimentos, como pollo, huevos, verduras; sin embargo, al momento de cocer algo, el Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) recomienda remover o voltear la comida a la mitad de su tiempo de cocción, cubrirla con un material apto para microondas y usar un termómetro de alimentos para asegurarse de que el calor se distribuya de manera uniforme.

Estos consejos te aseguran que cualquier bacteria dañina sea completamente destruida y así estés protegido de las enfermedades transmitidas por los alimentos causadas por patógenos nocivos, como la salmonella.

Revisa aquí algunos trucos con tu microondas.

También debes tener en consideración que los diferentes grupos de alimentos tienen diferentes estándares de seguridad para cocinar y acá te decimos cuáles sí y cuáles no debes meter al horno de microondas.

Vegetales

Las verduras son uno de los mejores alimentos para cocinar en el microondas, porque generalmente están tiernos o tienen un alto contenido de humedad. Aunque la investigación es mixta, en su mayor parte se descubrió que el microondas conserva los nutrientes bastante bien, aparte de algunos casos en que se agrega agua.

La recomendación es usar vidrio, recipientes de cerámica y todos los plásticos etiquetados para uso en hornos microondas y evitar meter uvas o zanahorias crudas, pues se ha encontrado que a veces han soltado chispas.

Da clic aquí y pon en práctica estas recomendaciones con preparando brócoli en el microondas 

Aves

Puedes cocinar pollo completamente en el microondas, aunque hay algunas cosas a tener en cuenta. Lo primero es asegurarse de que el calor está completamente distribuido volteando el pollo a la mitad del tiempo de cocción. La recomendación es cocinar todas las aves de corral sin relleno a una temperatura segura de 73 °C. Además, lo mejor es evitar cocinar este tipo de comida enteras y rellenas en el microondas, ya que el relleno puede no alcanzar una temperatura interna lo suficientemente alta como para destruir las bacterias.

Huevo

Es muy práctico y sí puedes cocinar huevos en el microondas con o sin la cáscara, pero una investigación publicada en el American Journal of Ophthalmology reveló que los huevos que se cocinan en el microondas en con cáscara pueden explotar e incluso han causado lesiones oculares como resultado.

Carne

Aunque puede parecer extraño, puedes cocinar asados de carne y filetes a fondo en el microondas. Para cocinarla, el USDA recomienda hacerlo a potencia media o media-alta, y dejar que la carne se enfríe durante tres minutos antes de manipularla. Si tienes un asado, pre-cocínalo en una olla tapada antes de cocinar en el microondas.

Ya sea que vayas a cocinar o simplemente a calentar tu comida en el microondas, no olvides las reglas básicas: usa recipientes adecuados y no olvides removerla o voltera tu comida a la mitad de la cocción.


Recetas en microondas para ti:

Papas al gratín

Flan en microondas

Pastelito de nutella en taza






Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Ciudad de México celebró la segunda edición de A que me sabes #CDMX 2021, un festival gastronómico que comenzó como una iniciativa para reactivar a la industria y que ahora mostró lo mejor de la escena culinaria en la ciudad del lunes 22 al domingo 28 de noviembre de 2021. En esta ocasión se unieron más de 60 bares y restaurantes que prepararon menús exclusivos, ensalzando las mejores propuestas de sus reconocidos chefs o jóvenes talentos con un mismo objetivo en común: invitar a locales, turistas y extranjeros a disfrutar de la escena culinaria que hace de la Ciudad de México el mejor destino gastronómico del país. A que me sabes #CDMX 2021 contó con experiencias únicas, restaurantes pop-up y take overs en diferentes puntos de la ciudad para sorprender a los comensales de forma inédita. Las estrellas de cada restaurante ofrecieron un menú de 3 tiempos con su plato o coctel insignia a precio accesible. También se contó con la participación especial de “Prime Time, Prime Wine”, una celebración de día de Gracias en l’Hermitage, el nuevo lugar del sommelier Miguel Angel Cooly, así como “Festival Climats”, donde la importadora Climats dará a conocer más de 20 etiquetas de su selección de vinos franceses.De igual manera, A qué me sabes se asoció con grandes pilares de la industria gastronómica en México como Barra México, festival de bartenders y mixología; Open Table, la plataforma digital que une a restaurantes y comensales para contactar a los interesados en un sólo click y por último, US MEXICO, un fuerte aliado de la escena culinaria mexicana.Sin duda, la última edición de A que me sabes fue un rotundo éxito y no podemos esperar a ver cómo se reinventará el próximo año.
Leer en españolYou may not be an experienced baker, and even if you have baked before, sometimes the outcome makes you wonder, “What the hell am I doing wrong and why are my cookies hard?!” Despite being an easy recipe, cookies often turn out to be one of the most difficult foods to prepare as you need to find the perfect balance in each step so that they don’t end up being too thick, too cakey, or too hard. Whether they are chocolate chips cookies or banana cookies, there are several things you must watch out for to understand what went wrong with your cookies, for example, the consistency of the cookie dough before baking. Some of the most common mistakes made when making cookies include not adding enough flour or adding too much, using more eggs than needed, or even more sugar, and many more that you can read next: Using baking powder instead of baking soda. Mixing all the ingredients at once instead of following the recipe step by step. Adding extra eggs. Completely forgetting about the eggs. Not sifting the flour or adding too much of it. Not using enough flour. Overmixing the dough. Using too much butter. Not using enough butter. Not using enough sugar.Why do my cookies turn out hard?If your cookies turn out rock-hard, you must have made one of the two most common mistakes: not adding enough butter or not using enough flour. Some cookies are crispy and have a firmer consistency, while others, like chocolate chips or oatmeal cookies, can be either soft or crunchy. The secret to a fluffy texture instead of a thin and crispy texture lies in moisture. For example, forming cookies in high mounds, instead of flattening them with your hands, and cooking them for a minute or two will help them retain more density and will make them softer. To make the cookie dough moister, you can add extra butter, egg yolks, or brown sugar, which will make them even softer. To make softer cookies, add 2 to 4 tablespoons of softened butter or ¼ cup of sugar to the dough.Using less flour will make cookies flat, brown, crispy, fragile, and greasy. Moreover, they will be done much faster. The outcome will be hard and fragile cookies, just as when you use butter that is too soft or slightly melted to the dough, which can also result in flat cookies. The easy solution is to add more flour to the dough, little by little, until the dough sticks to the mixer.Try these small changes with your next cookies. Finding the perfect way to make cookies that don’t turn out rock-hard is a matter of trial and error.                                                                                                                                                           Translated by Miranda Perea
Michoacán es un estado abundante en riqueza cultural, con un legado arquitectónico casi tan impresionante como su pasado histórico, ¡y qué decir de su contexto artístico! Pero si hay algo por lo que destaca el estado de Michoacán, es por su maravillosa gastronomía tradicional, no por nada en 2010 la comida mexicana fue declarada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) bajo el paradigma de Michoacán. La cocina tradicional michoacana está conformada por platillos clásicos como la sopa tarasca, las corundas y, por supuesto, las famosas enchiladas morelianas, entre otros. Dichas recetas se constituyen por ingredientes oriundos de la región del campo, de sus lagos y hasta del mar. Algunos de los que más destacan son los aguacates, los pescados de sus abundantes lagos, los hongos de las montañas y las truchas de los ríos. Estos ingredientes sólo podrían ser transformados en auténticos manjares por las cocineras tradicionales, quienes nos han compartido sus secretos culinarios a través de Morelia en Boca, el Festival Internacional de Gastronomía y Vino de México, uno de los más importantes del país donde confluyen productos regionales de gran calidad, recetas irresistibles y muy creativas y conceptos gastronómicos locales y nacionales. Disfruta exclusivamente para ti, suscriptor de KiwiPro, la cocina tradicional michoacana, que las cocineras más pro de Michoacán, México, tienen para ti.
Uno de los regímenes alimenticios que ha cobrado relevancia en los últimos años por sus beneficios visibles en la reducción y mantenimiento del peso es la “Dieta Paleo”, que se refiere a un tipo de alimentación basado en lo que se consumía en la prehistoria –justamente en la era paleolítica, de ahí su nombre–, antes de que existiera la agricultura, es decir, en lo que se obtenía mediante la caza y la recolección, como carnes, pescado, frutas, verduras, semillas y frutos secos. Su fundador, el Dr. Loren Cordain, profesor en la Universidad Estatal de Colorado, señala que su concepto es extremadamente simple y lo resume así: “debemos comer alimentos similares a aquellos en los que evolucionamos y debemos evitar los alimentos que no fueron parte de nuestra evolución”. Aunque muchos de los alimentos que consumía el hombre ancestral ya no existen, este movimiento explica que “la Dieta Paleo moderna imita los alimentos que hubiéramos consumido en nuestro pasado histórico. Es lo más cercano que podemos llegar a una dieta no adulterada por métodos agrícolas modernos, cría de animales o alimentos procesados”. ¿Y por qué evitarlos? Este movimiento considera que gracias a la incorporación de los alimentos provenientes de la agricultura, como los lácteos, cereales y leguminosas, ahora tenemos enfermedades como obesidad, diabetes y padecimientos cardiacos, por eso convendría retomar esta dieta primaria. Voltear o no hacia un régimen “Paleo” Pero, ¿qué tan sencillo sería trasladar esta idea a nuestras condiciones actuales de vida? La nutrióloga del deporte Raquel Pérez de León García señala que el fundamento de esta dieta es que “el cuerpo está genéticamente preparado para una alimentación paleolítica”. Sin embargo, agrega la experta, aunque este régimen incluye alimentos base de un estilo de vida saludable, la ausencia de cereales integrales y leguminosas, que son buenas fuentes de fibra, vitaminas y otros nutrientes, podría generar deficiencias. En general, la Dieta Paleo es un régimen muy saludable, sin embargo no es para todos, aclara la especialista Pérez de León García: “una dieta correcta es la que incluye todos los grupos de alimentos y, por ejemplo, si eres una persona físicamente activa, puede ser que con el régimen Paleo no cubras tus requerimientos y que tu rendimiento baje al excluir muchos alimentos que son ricos en hidratos de carbono y fibra, como los cereales y las leguminosas”. De hecho, médicos, nutriólogos y diversas investigaciones sugieren que se pueden obtener los mismos beneficios de esta dieta si se come de todo pero de manera equilibrada y haciendo ejercicio. Si en tus planes está seguir la “Dieta Paleo”, ten en cuenta sus beneficios y posibles inconvenientes, aunque lo mejor que puedes hacer es acercarte con un nutriólogo para que pueda orientarte: Pros y contras de la Dieta Paleo Beneficios Se alcanza un peso saludable al evitarse casi todos los alimentos que son ricos en hidratos de carbono y que realmente son los que nos hacen subir de peso: harinas, azúcares, pastas y todos los alimentos procesados. Ayuda a controlar los niveles de glucosa y triglicéridos en sangre, así como la presión arterial, lo que contribuye a prevenir enfermedades cardiometabólicas como la diabetes tipo 2, sobrepeso, obesidad y padecimientos del del corazón, aunque en los estudios clínicos que se han realizado con ella, todavía no hay resultados a largo plazo de los posibles riesgos y beneficios de la dieta. Inconvenientes Seguir la Dieta Paleo no es algo muy práctico, ya que no se puede consumir ningún alimento procesado o empacado. Aunque implica comer más natural, lo cual es muy bueno, explica la nutrióloga Pérez de León García, necesitarás mayor tiempo para preparar tus alimentos, además de que deberás buscar formas para adaptarte en caso de que te inviten a comer o tengas alguna reunión social. Es mucho más caro comer así, por eso no está al alcance de todos. Si la dejas de hacer y empiezas a comer harinas, cereales y azúcares, puede venir el efecto rebote (si no lo haces correctamente).Lo que sí y lo que no en un régimen Paleo Alimentos permitidos Frutas Verduras Semillas Frutos secos Carnes bajas en grasa Pescado Aceites de oliva, aguacate, macadamia y coco Agua y tés herbales Raíces Alimentos prohibidos Cereales como el trigo, avena y cebada Leguminosas como las habas, lentejas, garbanzos y alubias Productos lácteos como leche y yogur Azúcar Comida procesada Sal Muy rara vez puedes comer o beber Café Vino y cerveza Azúcares naturales como la miel Harina de almendra o coco ¡Aliméntate en serio con Santander!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD