Cómo cultivar tus propios champiñones en casa
Vida sustentable

Cómo cultivar tus propios champiñones en casa

Por Eloísa Carmona - June 2020
Cultivar tus propios vegetales en casa ya es algo más o menos común, así que por qué no intentar con champiñones también, ¿no?
Los champiñones son hongos comestibles con muchos beneficios para la salud, por ejemplo, fortalecen el sistema inmunológico, son una buena fuente de antioxidantes y contienen una buena cantidad de fibra.

Antes de saber cómo cultivar champiñones en casa, tienes que conocer el ciclo de su crecimiento. Los hongos tienen un ciclo de vida que termina en un sentido y comienza en otro al mismo tiempo.

Descubre cómo cortar champiñones aquí.

Este ciclo comienza cuando un hongo maduro deja caer sus esporas, que funcionan como el equivalente de las semillas en una planta.
Cuando las esporas caen al suelo y se mezclan con otras esporas compatibles, inicia el crecimiento del micelio, una red de células que se parecen a un sistema de raíces de plantas, pero el micelio se parece más a la planta y los hongos son como su fruto. El micelio puede ser un solo organismo o varios organismos diferentes que trabajan juntos como una colonia.

Después de que el micelio crece, entonces comenzará a producir cabezas de alfiler. Estas son pequeñas protuberancias que antes de convertirse en hongos, pasan por una etapa llamada primordia, que parecen hongos bebé miniatura. Eventualmente, los primordios se convierten en hongos de tamaño completo que luego maduran, dejan caer sus propias esporas y el ciclo comienza de nuevo.

Cómo cultivar champiñones en casa

Para cultivarlos en casa, lo más fácil es comprarlos precultivados, así sólo necesitarás una hielera de unicel (poliestireno expandido), paja, composta, agua y una tela o mantillo para cubrirlos. Puedes encontrar el micelio de champiñones en tiendas en línea, sólo recuerda que deben ser de la variedad Agaricus Bisporus para que sean comestibles. Recuerda que comprar el micelio será como comprar "las semillas".

Mezcla la paja (hiérvela antes, para evitar que germine) con la composta, humedece un poco la mezcla. Colócala en la hielera y añade el micelio.

Tapa la caja, pues los hongos no necesitan luz solar para vivir, de hecho, lo mejor es que coloques la caja en una habitación oscura para no exponerla al sol. Mantén la caja tapada y cuando riegues, sólo moja la tierra. Riega cada que las gotas de agua se sequen.

De ser posible, usa agua de lluvia o mineral, pues el agua del grifo está clorada, y controla a los mosquitos para evitar riesgos.

Transcurridos alrededor de 20 días, los champiñones estarán maduros y podrás recolectarlos retorciéndolos hasta que el cuerpo se desprenda del sustrato; evita cortarlos, para que se pudran.

Como todo ser vivo, cultivar champiñones requerirá de atención, pero tener tus propios hongos y poder cocinarlos inmediatamente después de recolectarlos será una experiencia de sabor increíble, por ejemplo, en una sopa, en unas tortitas con queso, o en una pasta.

Ya sabes cómo cultivarlos, ahora aprende la mejor forma de lavar champiñones aquí.






Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
No hay nada más triste que intentar comerse un pan duro cuando apenas tienes un día de haberlo comprado, pero la clave para saber cómo mantener el pan fresco durante más tiempo está en la humedad, ya que ésta es la que mantiene a tu pancito con textura suave y esponjosa. Así que no te puedes perder estos tips para poder disfrutar de tu pan como si fuera el primer día. Escoge correctamente tu pan Asegúrate de elegir un pan recién hecho en el momento en que llegues a la panadería, ya que si tiene más de un día, será imposible conservarlo en buen estado por mucho tiempo. Toma en cuenta que el pan elaborado con algún tipo de grasa, como mantequilla o aceite, durará más tiempo fresco. Deja enfriar el pan Si fuiste por pan temprano en la mañana, pero te lo comerás hasta la noche, lo ideal es que lo dejes al aire hasta que se haya enfriado, porque si guardas pan recién horneado en una bolsa, el calor lo humedecerá, se arruinará y podrás olvidarte de tu pancito con leche para cenar. Elige lo que te comerás Si compraste pan de caja, corta las rebanadas exactas que te comerás, ya que el pan cortado se seca mucho más rápido. Lo mismo sucede con el pan dulce, procura comerte tus piezas enteras y no dejar pedacitos sobrantes. Almacena el pan en bolsas de papel o tela Cuando sea momento de guardar el pan sobrante, lo mejor es hacerlo dentro de una bolsa de tela de algodón o lino, o incluso, en la misma bolsa de papel que te dan en las panaderías; si tienes, puedes colocarlo también dentro de la clásica caja de madera. Estos materiales le permiten respirar correctamente y conservar la humedad en su interior, en cambio, si lo conservas en una bolsa de plástico se endurecerá más rápido. Utiliza el horno para traerlo a la vida Si olvidaste cerrar adecuadamente la bolsa de pan y amaneció duro o aguado, puedes calentarlo unos minutos en el horno para que su consistencia se vuelva crujiente y sea más fácil devolverle la frescura. No hay nada como comer pan recién horneado, pero si te sobra un poco, siempre puedes acudir a estos consejos para mantener el pan fresco durante más tiempo. Generalmente podrás conservarlo en buen estado entre 2 a 7 días, dependiendo del tipo de masa e ingredientes, pero asegúrate de revisarlo bien antes de consumirlo. ¿Conoces algún otro truco para mantener el pan fresco que le falte a esta lista? ¡Compártenos tus secretos!
Las fiestas de independencia son celebradas de formas distintas en cada país y por supuesto, la comida siempre está presente en estas celebraciones.Así como en México comemos pozole, pambazos o tacos de guisados y tostadas de tinga el 16 de septiembre, en Estados Unidos de América se celebra su independencia el 4 de julio, fecha en la que se firmó su separación formal del imperio británico.Pero ¿qué comen el 4 de julio los estadounidenses para celebrar? A continuación, te dejamos algunos de sus platillos típicos para esta fecha.Barbacoas (BBQ) Esta es sin duda la comida más popular para este día, pues alrededor de 74 millones de estadounidenses planean una carne asada, o barbacoa, como ellos la llaman, para celebrar el Día de la Independencia.Sin embargo, estas barbacoas no son sólo echar carne a la parrilla, más bien consisten en diversas formas de cocinar lentamente carne de cerdo, sobre todo, con salsa BBQ, por lo regular.Hot DogsNo puede haber una barbacoa sin un clásico hot dog. De hechon en EU incluso existe un Consejo Nacional de Hot Dogs y Salchichas y este ha declarado el mes de julio como el Mes Nacional de los Hot Dogs. La estadística revela que en el 4 de julio es el día en el que más hot dogs se comen, con un estimado de 150 millones de ellos consumidos.Postres y comida decorada con los colores de la banderaUna de las tradiciones gastronómicas más importantes del 4 de julio es la prevalencia del rojo, blanco y azul, los colores de la bandera. Así que ese día se ven paletas de hielo de estos colores, cake pops o donas, pastel, galletas… todo decorado así.CervezaUna barbacoa siempre va bien acompañada de cerveza, en este día especial, los estadounidenses compran su cerveza nacional, llamada Budwiser.Elotes asadosUntado con mantequilla y espolvoreado con sal, el elote no sólo es un plato clásico de verano en Estados Unidos, sino también es típico en las barbacoas del 4 de julio.LimonadaEsta es la bebida sin alcohol más popular para celebrar el Día de la Independencia en Estados Unidos. La receta clásica sólo consiste en jugo de limón, agua bien fría y azúcar.PayEl pay es un postre que está presente en varias celebraciones de EU, así que no podía faltar el 4 de julio, con rellenos de manzana o moras, estos pays no pueden faltar.Estas son algunas de las comidas que se comparten entre familia y amigos, más comunes del 4 de julio, son muy diferentes a las mexicanas, pero se ven igual de deliciosas, ¿no?
Así como la gastronomía mexicana está llena de antojitos, chile y mucha tortilla, la gastronomía mediterránea también tiene muchos ingredientes característicos de la región.Principalmente, podríamos mencionar el pan, el aceite de oliva y el vino como sus pilares. Como su nombre lo describe, esta comida es típica de la cuenca del Mediterráneo, en especial al sur de Europa y el norte de África.¿Cuál es la comida mediterránea?Como la comida mediterránea se cocina prácticamente en todo el territorio europeo en el que se da el árbol de oliva, esta engloba una variedad de culturas.Entre las comidas mediterráneas entonces tenemos la italiana, la española o la griega y ellas comparten no sólo preparaciones con pan, aceite de oliva y el vino, sino que también tienen en común guisos de carne con verdura y tomate, o pescados curados con sal.Los pilares de la comida mediterránea se traducen también como trigo (el pan), olivas y uvas, y son ellos los recurrentes en todos los países con esta singular gastronomía, pero se adaptan con otros ingredientes como frutas, verduras y especias típicas de cada zona.En Italia, por ejemplo, destaca el trigo en sus pizzas y pastas, siempre acompañadas de buenos vinos; en España, el pan con tomate es un clásico; Marruecos es famoso por su cous cous, hecho con sémola de trigo, verduras y garbanzos, todas con un sinfín de hortalizas y demás frutas y verduras regionales incluidas.Por supuesto, la costa hace que el consumo de pescados y mariscos sea abundante; el arroz desempeña un papel importante; las hortalizas y las legumbres son una constante en las ensaladas y las frutas más comunes son los cítricos, como naranjas, limones o mandarinas.Las carnes que más se utilizan en la gastronomía mediterránea son la de cordero y la de cerdo, esta última sobre todo en embutidos, como el jamón. Finalmente, para condimentar sus comidas, las especias más populares son el tomillo, orégano, albahaca, pimienta, hierbabuena; también se usa el vinagre.Cabe mencionar que la gastronomía mediterránea es algo completamente diferente a la dieta mediterránea, cuyas principales características son reducir el consumo de carnes y carbohidratos, y aumentar el de vegetales y grasas monoinsaturadas.Ahora que conoces un poco sobre la gastronomía de la cuenca del Mediterráneo, quizá puedas poner en práctica un poco de turismo culinario y probar todo lo que la región tiene para tu paladar, o si tienes curiosidad, mira lo que la gastronomía árabe tiene para ti.
Las recetas con carne molida son súper prácticas, porque es una carne con la que puedes hacer rellenos, simplemente guisarla o albóndigas, las favoritas, y tener una comida deliciosa, rápida y completa.Las albóndigas son bolitas de carne molida, también conocida como carne picada; por lo general se hacen con carne de res o de ternera, pero también las hay de pollo, de atún o hasta veganas, hechas con arroz, por ejemplo.Solas, con relleno o condimentadas con perejil, las albóndigas son un gran platillo en los menús semanales, pero a veces incluso el platillo que puedes repetir mil veces necesita un aire nuevo, y en el caso de las albóndigas, un relleno, cambiar el tipo de carne o los sazonadores pueden hacer toda la diferencia.Elige la carne correctaSi bien puedes hacer albóndigas con cualquier carne molida, las carnes con más grasa como la carne de res, el cordero y el cerdo, te darán como resultado albóndigas más tiernas. Si usas carnes magras como pollo o pavo, no las cocines demasiado porque pueden ponerse duras. Para un gran sabor, usa una mezcla de diferentes tipos de carnes molidas.Enfría los ingredientesPara evitar que la grasa se derrita y la carne se deshaga, mantén la carne y los ingredientes lo más fríos posible. Haz la mezcla en un recipiente frío y, si agregas ingredientes precocinados como cebolla, déjalos enfriar por completo antes de agregarlos.Añade humedad con un poco de huevoLa proteína en la carne hace que se encoja cuando se cocina y puede resultar en albóndigas duras. Añadir huevo y aglutinantes como pan molido mezcladas con leche ayudan a mantener las albóndigas tiernas y húmedas.Forma las albóndigas con cuidadoSi las albóndigas se aprietan y compactan demasiado al formarlas, saldrán duras, gomosas y chiclosas. Para evitarlo, engrasa tus manos para que la mezcla no se te pegue y fórmalas suave y rápidamente. Si quieres hacerlo aún mejor, usa una pequeña cuchara para bolas de helado para hacer albóndigas de tamaño uniforme.Haz una prueba de sazón Antes de que te asustes, no tienes que probar la carne cruda. El truco está en cocinar una mini hamburguesita o albóndiga para rectificar si a la mezcla de carne molida le hace falta sal, pimienta, perejil, o tu toque especial.Ya tienes todo para mejorar tus albóndigas, así que no dudes en implementar estos consejos, pero sobre todo, cuéntanos qué es lo que hace a tu receta de albóndigas extra especial.Pon en práctica estos trucos con estas recetas:Albóndigas rellenas de queso cremaAlbóndigas picositas al chipotleAlbóndigas en salsa morita
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD