El origen de las tradiciones navideñas
Navidad

El origen de las tradiciones navideñas

Por Kiwilimón - Diciembre 2019
¡Pavo relleno, bacalao, romeritos y regalos! Si esto te suena al kit perfecto navideño pero desconoces la razón del porqué se cocinan estos platillos y el real símbolo de dar regalos, te contamos todo a detalle.

A pesar de que en cada país se celebra la Navidad con diferentes platillos, en todos los lugares se comparte el mismo significado: amor, alegría y felicidad.

1. La cena de Navidad

Entre los platillos típicos para la celebración de Nochebuena se encuentran el bacalao, los romeritos, el pavo relleno, la pierna de cerdo, el lomo adobado, la ensalada de manzana, el pozole, los tamales e infinidad de postres como el arroz con leche. También algunas familias preparan ponche, champurrado o atole de diferentes sabores.

La tradición dicta que lo más importante no es la comida sino la convivencia con los seres queridos. Se cocinan diferentes alimentos dependiendo el país, por ejemplo, en Estados Unidos, como platillo principal no puede faltar el pavo; en Argentina se hacen ensaladas y vital toné. Sobre postres, en España los buñuelos, y en Colombia e Italia, el turrón.

Te contamos de dónde provienen algunos de los platillos que más se cocinan en México:

Bacalao. Además de prepararse en Navidad, este platillo originario de Veracruz también se sirve en Semana Santa, debido a la vigilia.

Pavo relleno. A pesar de que no es un platillo tradicionalmente mexicano, es verdad que nos hemos encargado de darle un toque nacional agregando carne molida de res, verduras, pasas y almendras.

Romeritos. Este platillo es originario de la Ciudad de México, se dice que era el preferido se los aztecas por la alta cantidad de nutrientes que contienen los quelites, el mole y los nopales. Además de prepararse en Navidad también es tradicional en Semana Santa.

Atole. Una bebida de origen azteca, el atole se consume especialmente en épocas de invierno ya que su textura y temperatura es ideal para acompañar con otros platillos tradicionales como los tamales.

Champurrado. La bebida ideal para acompañar el postre. El champurrado es un atole de maíz al que se le agrega piloncillo, chocolate oscuro, agua y un toque de vainilla. Debe hervir para adquirir la textura adecuada. Esta bebida proviene de los aztecas y es deliciosa.

Sidra. Esta bebida se obtiene gracias a la fermentación del jugo de manzana. Existen pruebas de que la sidra era consumida por griegos, egipcios y hebreos. México heredó la tradición de los españoles y hasta la fecha ésta se produce en Huejotzingo y Zacatlán de las Manzanas en Puebla.

2. El árbol de Navidad y otros detalles

La decoración y simbolismo no puede faltar en esta época del año. Es un momento perfecto también para que nosotras nos pongamos a hacer alguna manualidad junto a nuestros seres queridos. Uno de los elementos más importantes es el árbol de Navidad, el cual se decora con diferentes ornamentos y esferas de color rojo, blanco y oro. Otro básico navideño es la corona de Adviento, la cual tiene 4 velas para simbolizar las cuatro semanas previas al 25 de diciembre.

3. El pesebre

Algunas fuentes aseguran que el primer pesebre se hizo en el año 345, en un sepulcro de Letrán en la Era Cristiana, pero la costumbre de hacer nacimientos fue una iniciativa de San Francisco de Asís en Italia, en 1223, quien insistió que esta actividad fuera parte de las tradiciones navideñas. Los frailes dieron a conocer esta costumbre en México y a partir del siglo XV se generalizó la actividad en el resto del mundo.

4. Los regalos

La costumbre de dar regalos en Navidad representa el acto de dar y de recibir. Es el momento más esperado y más especial para muchos durante la festividad. ¿También es el tuyo?

Para esta Navidad, acomoda tu mesa con esta guía rápida:



Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La feijoada, que en español tiene una traducción literal de “frijolada”, es uno de los platillos emblemáticos de la gastronomía brasileña, el cual obviamente es un platillo con frijoles, complementado con carne de cerdo generalmente seca.Como muchos otros platillos nacionales del mundo, la feijoada tenía como fin sacarle provecho a los restos de cerdo; en la actualidad, es una comida tan famosa y reconocida, que ya es más bien un platillo gourmet.Su origen viene de Europa, en específico de Portugal, y la fusión de culturas que se produjo. Entre sus primeras apariciones en textos gastronómicos, se puede mencionar el libro de Luís da Câmara Cascudo titulado História da Alimentação no Brasil (Historia de la alimentación en Brasil), donde se habla sobre los orígenes de la feijoada.Así, el origen de la feijoada está también ligado a la esclavitud y se dice que estos esclavos africanos que los portugueses llevaron a Brasil, obligados a servirlos, recogían lo que sobraba de los festines y lo mezclaban con frijoles negros. Esto dio como resultado algo así como la primera versión de la feijoada.Ya que sus ingredientes son pocos, comunes en Brasil y su preparación es sencilla, la feijoada es además un platillo económico, que hoy en día sigue siendo muy consumido por los brasileños, pero para ellos, los días tradicionales para comerlo suelen ser los miércoles y los sábados, pues esos días no faltan en los menús de los restaurantes o en las reuniones familiares.¿Has probado la feijoada? Puedes prepararla en casa con nuestra receta si te ha despertado la curiosidad y contarnos qué tal te pareció o si conoces más de su origen en los comentarios.
Cuando era chiquita habitaba en mí una fantasía. No es que me haya surgido de la nada. En el dos había una telenovela, La pícara soñadora, en la que la protagonista vivía dentro de una tienda departamental. Durante años me sobaba la cabeza la idea de pernoctar en un lugar en el que todo oliera a nuevo; un espacio en el que todos mis antojos estuvieran a mi disposición y en el que yo tuviera la posibilidad de estrenar a cada momento.Si por alguna razón mi fantasía se hiciera realidad en la actualidad, en el súper, iría directo al pasillo de verduras, al pasillo donde habita lo fresco y al de vinos. Porque aunque no sea la primera opción que se venga a la mente cuando pensamos en vinos, en ese frío espacio es posible encontrar etiquetas que encarnan lo bueno, lo bonito, lo barato.Ya sea que nos quedemos a vivir en una tienda –guiño, guiño– o simplemente queramos comprar vinos junto a la lista de la despensa, le pregunté a varios expertos cuáles eran sus recomendaciones. Esto fue lo que me dijeron. Para la periodista gastronómica Mariana Camacho, el denominado vinho verde –que en realidad es un vino blanco– de la bodega Casal García es una excelente opción cuando se busca maridar la primavera. Otros de su lista del súper son Flor de Vetus o María 1926, ambos de la uva tempranillo. Para el experto en vinos españoles Raúl Juárez, en su lista del súper no falta Protos, un Terras Gaudas blanco de la región de Rías Baixas, Ochoa Crianza Tempranillo y Marqués de Riscal de la Rioja. La sommelier de Bornos Bodegas y best sommelier del Concurso Nacional de Sommelier Jr de la ASI  2016 - 2019, Astrid Pérez Aguilar, recomienda el Rutini Malbec o la mezcla de cabernet sauvignon y malbec, de la misma bodega. “La verdad le tengo amor al país y a la bodega. Me parece que es una gran relación calidad precio”. En cuanto a espumosos, Astrid afirma que Kirkland Rosé cumple para saciar el antojo de burbujas sin tener que echar la casa por la ventana. De mexicanos, a ella le gusta el Monte Xanic Sauvignon Blanc, pues tiene “mucha elegancia y frescura”. Para el Head Sommelier de Acento Culinaria Pablo Mata, no hay pierde con Teziano Cabernet Sauvignon de la bodega de Valle de Guadalupe, Norte 32. Recomienda también la etiqueta argentina Catena Zapata Malbec High Mountains y, directo de la borgoña, un Bouchard Aîné & Fils Heritage Du Conseiller. “Son tres vinos de diferentes precios que por supuesto me compraría”.Raquel del Castillo, sommelier y editora gastronómica de Menú en el Universal, se inclina por un malbec de corte moderno como el Elsa Bianchi, el rosé de tempranillo de la bodega riojana Cune, o el Fonte Vinho Verde de Portugal. “Es de esos vinos ricos para platicar y pasar una tarde en el jardín. En nariz es frutal, con manzana verde, de cítricos recién cortados y mineralidad. En boca es de paso ligero y muy fresco. Le va bien a un ceviche, tataki de atún y pollo asado con sal y pimienta”.A mí personalmente me gusta Laus Chardonnay de la región del Somontano porque es súper fácil de beber, sobre todo si hay música de terraza, o bien, Flores de Callejo de Ribera del Duero si hay una tablita de carnes frías al centro. De mexicanos, el nebbiolo de L.A Cetto es garantía sin pretensiones para armonizar un plato de pasta bañada en salsa pomodoro.Expertos, novatos y aficionados, todos encontramos en el supermercado vinos con las tres B y que no estorban en el carrito, junto al kilo de jitomate saladet.¿Cuáles son los tuyos?
Cuando era chiquita habitaba en mí una fantasía. No es que me haya surgido de la nada. En el dos había una telenovela, La pícara soñadora, en la que la protagonista vivía dentro de una tienda departamental. Durante años me sobaba la cabeza la idea de pernoctar en un lugar en el que todo oliera a nuevo; un espacio en el que todos mis antojos estuvieran a mi disposición y en el que yo tuviera la posibilidad de estrenar a cada momento.Si por alguna razón mi fantasía se hiciera realidad en la actualidad, en el súper, iría directo al pasillo de verduras, al pasillo donde habita lo fresco y al de vinos. Porque aunque no sea la primera opción que se venga a la mente cuando pensamos en vinos, en ese frío espacio es posible encontrar etiquetas que encarnan lo bueno, lo bonito, lo barato.Ya sea que nos quedemos a vivir en una tienda –guiño, guiño– o simplemente queramos comprar vinos junto a la lista de la despensa, le pregunté a varios expertos cuáles eran sus recomendaciones. Esto fue lo que me dijeron. Para la periodista gastronómica Mariana Camacho, el denominado vinho verde –que en realidad es un vino blanco– de la bodega Casal García es una excelente opción cuando se busca maridar la primavera. Otros de su lista del súper son Flor de Vetus o María 1926, ambos de la uva tempranillo. Para el experto en vinos españoles Raúl Juárez, en su lista del súper no falta Protos, un Terras Gaudas blanco de la región de Rías Baixas, Ochoa Crianza Tempranillo y Marqués de Riscal de la Rioja. La sommelier de Bornos Bodegas y best sommelier del Concurso Nacional de Sommelier Jr de la ASI  2016 - 2019, Astrid Pérez Aguilar, recomienda el Rutini Malbec o la mezcla de cabernet sauvignon y malbec, de la misma bodega. “La verdad le tengo amor al país y a la bodega. Me parece que es una gran relación calidad precio”. En cuanto a espumosos, Astrid afirma que Kirkland Rosé cumple para saciar el antojo de burbujas sin tener que echar la casa por la ventana. De mexicanos, a ella le gusta el Monte Xanic Sauvignon Blanc, pues tiene “mucha elegancia y frescura”. Para el Head Sommelier de Acento Culinaria Pablo Mata, no hay pierde con Teziano Cabernet Sauvignon de la bodega de Valle de Guadalupe, Norte 32. Recomienda también la etiqueta argentina Catena Zapata Malbec High Mountains y, directo de la borgoña, un Bouchard Aîné & Fils Heritage Du Conseiller. “Son tres vinos de diferentes precios que por supuesto me compraría”.Raquel del Castillo, sommelier y editora gastronómica de Menú en el Universal, se inclina por un malbec de corte moderno como el Elsa Bianchi, el rosé de tempranillo de la bodega riojana Cune, o el Fonte Vinho Verde de Portugal. “Es de esos vinos ricos para platicar y pasar una tarde en el jardín. En nariz es frutal, con manzana verde, de cítricos recién cortados y mineralidad. En boca es de paso ligero y muy fresco. Le va bien a un ceviche, tataki de atún y pollo asado con sal y pimienta”.A mí personalmente me gusta Laus Chardonnay de la región del Somontano porque es súper fácil de beber, sobre todo si hay música de terraza, o bien, Flores de Callejo de Ribera del Duero si hay una tablita de carnes frías al centro. De mexicanos, el nebbiolo de L.A Cetto es garantía sin pretensiones para armonizar un plato de pasta bañada en salsa pomodoro.Expertos, novatos y aficionados, todos encontramos en el supermercado vinos con las tres B y que no estorban en el carrito, junto al kilo de jitomate saladet.¿Cuáles son los tuyos?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD